Globalización, Agricultura y Alimentación. Entre el hambre y la comida basura.

 

 

agronegocio

La inseguridad alimentaria en lo que respecta a la cantidad y distribución de los alimentos, es un problema antiguo y sangrante por ser la causa directa de la malnutrición, el hambre y la muerte de una parte significativa de la población mundial.

La calidad y la seguridad de los alimentos que comemos está cada vez más en entredicho a raíz de los escándalos alimentarios. Con ello, crece la desconfianza de la población. A su vez, se han puesto de manifiesto las contradicciones de la alimentación actual.Los ingredientes: dioxinas en los pollos, priones locos en las vacas, transgénicos y antibióticos para el engorde; las formas y condiciones de producción y de trabajo en el campo y en las industrias de transformación: intensificación de cultivos y ganado, alteración de los procesos naturales, competitividad y abaratamiento de costes a ultranza, mano de obra precarizada en las industrias de transformación y empleada en condiciones de esclavitud en los invernaderos; las formas de distribución y consumo: concentración y monopolio de empresas transnacionales que controlan producción-distribución-consumo, predominio de grandes superficies que ofrecen gran variedad de alimentos importados a bajo coste y que emplea a jóvenes mediante contratos basura, generalización de restaurantes de comida rápida, etc. Esta es la dimensión cualitativa de la falta de seguridad alimentaria que afecta a la salud.

Se promueven alimentos transgénicossemillas estériles<[2]> y patentes<!–[if !supportFootnotes]–>[3]<!–[endif]–> sobre seres vivos, como la solución de los problemas originados por la agricultura industrial cuando, en realidad, son la máxima expresión de dicho modelo de producción industrializada de alimentos.

Formular adecuadamente los problemas cuantitativos y cualitativos de la inseguridad alimentaria supone interrogarse sobre el modelo de producción, distribución y consumo de alimentos propiciado por la Organización Mundial para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) e impulsado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), a través de la liberalización del comercio de los productos agrícolas. Un modelo que se desentiende tanto de las necesidades sociales y ecológicas, como de sus consecuencias actuales y futuras. Que crece en abierta oposición a los derechos de la población (campesina o consumidora) a una alimentación suficiente, saludable y nutritiva, a una vida digna en su propia tierra y a su cultura tradicional.

EL MODELO GLOBALIZADO DE ALIMENTACIÓN

Este modelo capitalista de alimentación a nivel mundial ha demostrado ya su incapacidad para resolver los problemas de seguridad alimentaria. Es más, activa las condiciones para el aumento de la inseguridad, tanto desde el punto de vista de la cantidad, como de la calidad de los alimentos:

<!–[if !supportLists]–>1) <!–[endif]–>No se produce lo que necesita la población para una alimentación sana y suficiente, sino lo que asegura más beneficios al capital invertido.

<!–[if !supportLists]–>2) <!–[endif]–>Al perseguir el abaratamiento de los costes y la competitividad en una cadena de distribución planetaria, este modelo enfrenta a productor@s y consumidor@s en intereses contrapuestos y enormemente alejados.

<!–[if !supportLists]–>3) <!–[endif]–>Elimina la pequeña producción agroalimentaria y a l@s campesin@s, reemplazándoles por empresas o sociedades anónimas que concentran la producción y la distribución donde les es más rentable.

<!–[if !supportLists]–>4) <!–[endif]–>Convierte la agricultura y la ganadería en una factoría industrial. El oficio y la habilidad del agricultor/a y su conocimiento de la naturaleza no tienen el menor valor siendo sustituidos por producción en serie.

<!–[if !supportLists]–>5) <!–[endif]–>Se trata a los animales como máquinas productoras de carne, leche o huevos, con los riesgos ya conocidos de alteración del ciclo natural, la generación de enfermedades como la EEB (vacas locas), la propagación de salmonella, listeria, E. Coli, activada por el hacinamiento del ganado y transmitida a personas que manipulan e ingieren carne o productos derivados, la contaminación de los piensos por dioxinas, etc.

<!–[if !supportLists]–>6) <!–[endif]–>No se vela por la calidad de los alimentos sino, tan sólo, por el cumplimiento de la legalidad: informar en las etiquetas, no incorporar productos prohibidos o en dosis no autorizadas. A las sustancias nuevas que van a ser autorizadas para intervenir en la producción de alimentos, no se les pide la ausencia de riesgos directos o indirectos para la salud o el medio ambiente. Se aceptan ciertos umbrales de contaminación y riesgo y sólo se abordan los riesgos conocidos. No se aplica el principio de precaución ante la duda o los riesgos de los que se desconoce su resultado.

<!–[if !supportLists]–>7) <!–[endif]–>Se viola el derecho a la soberanía alimentaria como “derecho de los pueblos a definir su propia política agraria y alimentaria”, mientras se consolidan las patentes sobre la vida.

<!–[if !supportLists]–>8) <!–[endif]–>Se esquilman y privatizan territorios, recursos naturales, agua, suelo, semillas, etc., provocando una contaminación y desertización crecientes que aumentan la dependencia, la pobreza, el hambre, el desarraigo y la emigración forzosa.

LA INTERVENCIÓN DE LAS INSTITUCIONES INTERNACIONALES Y DE LOS GOBIERNOS

A pesar de todo esto, ni la FAO ni la OMS se cuestionan este modelo productivo que provoca inseguridad alimentaria. Separan las dos dimensiones de la seguridad alimentaria (cantidad y calidad) y promueven tan sólo soluciones técnicas. En el caso de la calidad de los alimentos proponen controles analíticos cuya premisa es la demostración fehaciente del efecto perjudicial sobre la salud (eliminan sólo los productos que han demostrado ser la causa de enfermedades graves o muertes directas). En el caso de la cantidad, la solución es acelerar la industrialización agraria y alimentaria. El Gobierno de Bush presionaba en la última Cumbre Mundial de la Alimentación, junio 2002, para impulsar la ingeniería genética como solución al problema del hambre. Pero plantearse aisladamente ambos problemas y buscar soluciones meramente técnicas es no querer resolverlos. No interrogarse sobre las causas que cronifican el hambre y la malnutrición por un lado, y que extienden y profundizan el deterioro de la calidad de los alimentos por otro, lleva a soluciones parciales, contradictorias, compasivas, que reproducen y agudizan un ciclo en el que l@s afectad@s ni siquiera pueden articular sus propias estrategias de defensa de la salud y la nutrición. No pueden ejercer su derecho a la soberanía alimentaria.

En el ámbito de la Unión Europea, al igual que en el resto de países ricos, la dimensión más evidente para la gran mayoría de sus ciudadan@s es la calidad alimentaria. Las instituciones y los gobiernos de la UE, responsables de la autorización de los productos que intervienen en la elaboración de alimentos, dicen sin el menor pudor, que el riesgo cero no existe. No dan garantías de calidad para toda la población. Se limitan a identificar seguridad alimentaria con inocuidad. El mercado es la institución que “debe solucionar” este problema. Se promueven etiquetas que fijan distintos niveles de calidad: alimentos ecológicos, alimentos naturales, alimentos de denominación de origen. Lo que queda sin etiquetar son alimentos convencionales y comida basura. Es decir, nichos de mercado que estratifican a la población consumidora por su poder adquisitivo. La alimentación suficiente y saludable no es un derecho para toda la población. La Política Agraria Común (PAC), desconsidera el impacto sobre la seguridad alimentaria de otros países y pone en un segundo plano todas las dimensiones (social, campesina, ecológica, etc.) que no tengan que ver con el abaratamiento de los costes y la competitividad de los productos agrícolas en el mercado mundial.

La Cumbre de Johannesburgo de Desarrollo Sostenible (2002), segunda edición de la Cumbre de Río, debería haber intentado impedir que la economía sea el argumento para aplazar, una vez más, las soluciones a los problemas alimentarios, sociales y ecológicos. Tras la primera Cumbre de la Tierra (1992) no sólo no se han reducido los problemas, sino que han aumentado (“Río menos 10”, ya que han perdido 10 años). Las grandes líneas en Johannesburgo: erradicar la pobreza; modificar las modalidades insostenibles de producción y consumo; proteger y gestionar los recursos naturales; comercio global; salud; y desarrollo sostenible. Pero, el presidente del primer bloque económico del mundo, EEUU, no apareció y el segundo bloque económico, la UE, presentó una propuesta de Pacto Global que pretendía aumentar la liberalización de los mercados, a cambio de apoyar la condonación de la deuda externa e invertir y transferir tecnologías a los países del Sur. Suavizar el camino para la nueva reforma de la OMC, desligando el crecimiento económico de la presión sobre los recursos medioambientales en los ámbitos de la energía, los residuos, el uso de sustancias químicas y la biodiversidad. La solución del Pacto Global, liberalización de los mercados en energía, agua y biodiversidad, significa que la riqueza potencial de tales recursos, radicada sobretodo en los países del Sur y soporte de comunidades indígenas y campesinas, quede “libre” en condiciones de mercado (es decir, privatizable) para ser “gestionada” y “protegida” por el capital internacional. El resultado, la iniciativa privada haciendo negocio con el pretexto de llevar agua y energía al 50% de los que carecen de ella, con el apoyo de algunas corporaciones no gubernamentales.

La “Ronda del Desarrollo” de la OMC que se inició en Doha (nov. 2001) tras el fracaso de Seattle, prometía reactivarse en la V Reunión Interministerial de Cancún (10-14/sep./2003), profundizando la orientación neoliberal que inició la Ronda de Uruguay, última Ronda del antecesor de la OMC. (Acuerdo General de Aranceles y Comercio o GATT). En Cancún, tanto EEUU como la UE esperaban un avance en la liberalización del comercio mundial. El cálculo se basaba en presuponer que los países pobres tuvieran un mayor interés en un marco de acuerdo multilateral de liberalización del comercio, más protegidos que con acuerdos bilaterales o regionales promovidos por EEUU, aunque, de hecho, los acuerdos multilaterales legalizan e institucionalizan la dependencia de los países pobres conseguida en los acuerdos bilaterales. En la estrategia de los países ricos no cabía una coalición entre los menos fuertes. Pero el G-22, impulsado por Brasil y Argentina e integrado por las economías más débiles se convirtió, contra todo pronóstico, en el bloque opositor al frente Washington-Bruselas. Cambió la agenda al supeditar la reducción de aranceles sobre las mercancías no agrarias a la eliminación de los subsidios a la exportación y las ayudas internas a la agricultura. El G-22 ha impedido finalmente que la UE, pero también EEUU y Japón, introdujeran entre los compromisos dos elementos letales para las economías más débiles: la protección a las inversiones (libre acceso de las inversiones extranjeras) y garantías a la libre competencia en los mercados (es decir, impedir la protección de la actividad local frente a las multinacionales). Los países pobres han preferido renunciar a lo conseguido en agricultura, a exponer sus economías, sin protección, al capital internacional.

Pero el fracaso de Cancún es sólo un aplazamiento de la Ronda del Desarrollo. Aunque la alianza del G-22 podría convertirse en un medio para frenar el despliegue del libre comercio, se basa en la defensa de intereses compartidos y no en la reclamación de políticas específicas que partan de la realidad de cada país para proteger del hambre y las privaciones a su propia población, para mantener a sus propios campesinos, defendiendo su derecho a ejercer la soberanía alimentaria. Considerar que haciendo más justas las reglas del comercio internacional y eliminando las subvenciones a la agricultura doméstica, se restablece el equilibrio y a partir de ahí, es posible que los productos del Sur puedan “competir” en los mercados del Norte, es quedarse en la superficie del problema. Se restablecería una mejor competencia de los capitales y la guerra entre ellos no sería tan desfavorable para los países del Sur. La dependencia de los países poco desarrollados no se debe tanto a las subvenciones que reciben los agricultores de los países ricos como a un modelo de agricultura industrializada y productivista, orientada a la exportación. Al pedir la eliminación de esas subvenciones, los países pobres no ponen en cuestión su participación en el mismo modelo alimentario que, si en los países ricos, es causante de la inseguridad alimentaria por la comida basura, en su propio país es causante de los monocultivos, el hambre, el subdesarrollo y la perpetua dependencia.

La fragmentación de intereses conduce a falsas soluciones

Desde dentro del modelo agroalimentario dominante, y a pesar de que el 50% de la población mundial es campesina –el 80% de ella cultiva sus propios alimentos-, la contraposición de intereses cada vez más enfrentados, entre personas agricultoras y consumidoras, dificulta la elaboración de un discurso que integre las necesidades de tod@s, que vaya a la raíz de los problemas y que permita desarrollar, experiencias y espacios de economía solidaria y apoyo mutuo. Las personas, agricultoras o consumidoras, estamos indefensas en una situación que nos convierte en víctimas y, a la vez, en colaboradores eficientes en nuestra faceta de consumidor@s, productor@s o trabajador@s, reclamando nuestros intereses legítimos, pero individuales y fraccionados. Esta visión fragmentada convierte cada solución en parte del problema. De hecho se presentan soluciones parciales de diverso tipo: a) preservar los derechos de la naturaleza sin atender ni las condiciones en que l@s agricultor@s viven en los pueblos, trabajan y venden el producto de su trabajo, ni la sobreexplotación laboral de trabajador@s inmigrantes, ni las necesidades de l@s consumidor@s; b) proporcionar alimentos sanos, biológicos, para quién pueda pagarlos, promoviendo un segmento de mercado biológico de élite, pero sin cuestionar el modelo de producción y distribución, desentendiéndose de las condiciones de vida de la mayor parte de las personas consumidoras; c) soluciones que sólo parten de las necesidades e intereses del sector agrario, profundizan más la brecha entre población agraria y población consumidora. Agudizan las dificultades para que haya alimentos sanos y suficientes para toda la población y tampoco garantizan la viabilidad de las explotaciones agrarias familiares o comunitarias, tanto del norte como del sur; d) iniciativas de comercio justo Norte-Sur, que tienen la mejor intención solidaria con campesinos del Sur, pero no dan cuenta de la realidad que afecta a los campesinos del Norte, también en desaparición, además de ignorar el principio de cercanía. Todas estas razones no deben desconsiderar los múltiples aspectos positivos que contienen muchas de las iniciativas “parciales” frente a la inseguridad alimentaria, sino mostrar su coexistencia pacífica con un modelo de producción, distribución y consumo de alimentos irreformable e incompatible con la seguridad alimentaria de la inmensa mayoría de la población mundial.

SOBERANÍA ALIMENTARIA DESDE EL CONSUMO AGROECOLÓGICO RESPONSABLE

Reclamar la seguridad alimentaria no es una cuestión exclusivamente campesina, sino también ciudadana. No sólo porque el modelo alimentario y sus consecuencias en salud, económicas, ecológicas y sociales nos afectan a tod@s. También porque ejercer la soberanía alimentaria supone reconstruir las relaciones de intercambio en múltiples direcciones: campo-ciudad; campesin@s-consumidor@s; autócton@s-inmigrantes; Norte-Sur; subsidios agrícolas-ayuda alimentaria; pobres de hoy-generaciones futuras; medioambiente según el Norte-agroecología según el Sur. La defensa de la seguridad alimentaria implica saberse parte interviniente, responsable y solidaria en los hábitos de consumo, es decir, a la hora de comprar alimentos cada día.

El conocimiento, la actitud y la responsabilidad ante la propia alimentación es un acto político, de soberanía alimentaria. Educar-nos para alimentar-nos con dignidad y de forma saludable, teniendo en cuenta las consecuencias de nuestra elección, es una tarea necesaria, hoy más que nunca. Las personas involucradas en asociaciones/redes/cooperativas de consumo agroecológico, consideramos que esta es una aportación real y concreta que podemos compartir con otras personas preocupadas que se esfuerzan, desde otras dimensiones de lo social (inmigración, salud, educación, feminismo, sindicalismo, entre otras), por construir un mundo más humano y sostenible hacia el futuro. De la mano de ese empeño, es necesario desarrollar espacios comunes de cooperación entre proyectos de producción y consumo agroecológicos para superar nuestras limitaciones y, si es posible, ayudarnos a resolver algunos de los problemas que venimos teniendo, vinculados en general, a nuestra pequeña escala y al esfuerzo enorme que hay que hacer para que estos proyectos de economía social sobrevivan y se desarrollen.

Es necesario reconstruir las relaciones económicas entre las personas. Hacerlo desde la apuesta colectiva y organizada por un consumo responsable y comprometido con las necesidades de consumidor@s y agricultor@s, respetuoso con los ciclos naturales y las generaciones futuras. Explorar soluciones diversas que tengan en cuenta a todas las partes (producción, consumo y distribución-transporte). Agricultor@s buscando un vínculo con consumidor@s que quieran ver algo más que el producto y el precio. Consumidor@s que se asocian y crean las condiciones para la producción agroecológica. Estas apuestas se llevan haciendo bastantes años desde diversos proyectos alternativos. Pero precisan la vocación de transcrecer los límites que marcan el necesario esfuerzo militante y la “identidad propia”. Por un lado, dar seguridad a l@s agricultor@s agroecológic@s. Por otro, asegurar unas condiciones de viabilidad más allá de un consumo de apuesta política testimonial, mostrando a sectores crecientes de la sociedad que “otra forma de alimentarse es posible”. Todo ello cuidando la escala y la dimensión de los proyectos, porque se puede morir tanto por ser inviable como por ser demasiado viable.

RASGOS DE LA GLOBALIZACIÓN EN LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN

La alimentación y la salud

Una de las dimensiones básicas de la salud está ligada a la alimentación. Todos los seres vivos y entre ellos, los seres humanos, precisan alimentos nutritivos, saludables y en una cantidad y composición adecuadas para permitir, no sólo su desarrollo como organismo vivo, sino asegurar las condiciones de reproducción y por tanto, de supervivencia como especie. Es decir, que un escalón básico de la salud individual, pero también colectiva, presente y futura, depende de la alimentación. Además, en la medida en que un ser vivo está bien alimentado permanece más tiempo saludable y es menos sensible a enfermedades, o estas son más pasajeras y tienen consecuencias menores. En definitiva, requiere menos tratamientos médicos. La salud está vinculada también a diversos factores como, por ejemplo, la salubridad del medio en el que vivimos, las relaciones laborales, la extracción socioeconómica, la afectividad que damos/recibimos. Estos aspectos, entre otros, conforman el conjunto de condiciones por las cuales nos convertimos en seres humanos sanos o enfermizos.

Pudiera parecer que procurarse una vida más o menos saludable depende de la voluntad y libertad individual. Sin embargo, la mayor parte de la población que muere de hambre, malvive en condiciones de desnutrición y malnutrición, o muere de enfermedades evitables, no ha elegido las condiciones de su existencia, sino más bien ha sido víctima de tales condiciones. Esta es la primera dimensión de la inseguridad alimentaria: la escasez y la (baja) calidad de los alimentos, suele estar vinculada a la pobreza. Por otro lado, cada vez con mayor frecuencia, encontramos alimentos contaminados o inseguros desde el punto de vista nutricional o de su calidad. Tampoco su ingesta es fruto de la voluntad individual. Se trata de la segunda dimensión de la inseguridad alimentaria: insalubridad o riesgos indirectos para la salud y la reproducción. Esta dimensión tiene que ver con la forma en que se cultivan y procesan los alimentos en el modelo actual de producción, distribución y consumo a escala planetaria.

No sólo no están garantizadas cantidad y calidad de alimentos para toda la población mundial sino que, a pesar de que la Declaración Universal de los Derechos Humanos considera el derecho a alimentarse y al bienestar nutricional como uno de los derechos humanos más elementales y que la Organización Mundial de la Alimentación reúne periódicamente a los Jefes de Estado y de Gobierno para acordar estrategias conjuntas con el propósito de combatir la inseguridad alimentaria, ésta crece en paralelo al desarrollo del comercio global de alimentos.

Desde la primera Cumbre Mundial de la Alimentación en 1974, no sólo no se ha conseguido reducir la inseguridad alimentaria, sino que se han ido rebajando progresivamente los objetivos. En la Cumbre de 1996 se reconocía que 800 millones de personas no disponían de alimentos suficientes, y se constataba que tal cuestión dependía de la voluntad política de los Estados. La Declaración expresaba que no se trata de la cantidad de alimentos producidos sino de la capacidad de acceso de las familias a dichos recursos. Sin embargo el compromiso fue, tan sólo, reducir la cifra de hambrientos a la mitad y en el horizonte del 2015<!–[if !supportFootnotes]–>[4]<!–[endif]–>.

El Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria reunido en La Habana en septiembre de 2001, y en el que se dieron cita organizaciones campesinas, indígenas, asociaciones de pescadores, ONGs, organismos sociales, académicos e investigadores de 60 países, responsabilizó a las políticas neoliberales de las últimas dos décadas y a las políticas económicas, agrícolas, pesqueras y comerciales impuestas por el Banco Mundial de “profundizar la brecha entre países ricos y pobres y dentro de ellos, y agravar las condiciones de producción de alimentos para el acceso a una nutrición sana y suficiente”.

En su declaración se señalaban las ideas sobre las que se legitima el modelo alimentario actual, que no sólo no mejoran la seguridad alimentaria, sino que, por el contrario, incrementan los factores que originan la inseguridad.

<!–[if !supportLists]–>1) <!–[endif]–>La creencia de que “la sustentabilidad de los sistemas alimentarios es una cuestión meramente técnica y no política”, cuando es la “lógica de la ganancia la que genera una situación de insostenibilidad de los sistemas alimentarios, al sobrepasar los límites a la producción permitidos por la naturaleza”.

<!–[if !supportLists]–>2) <!–[endif]–>La concepción promovida por el neoliberalismo sobre las “ventajas comparativas” provoca el desmantelamiento de la producción doméstica y del comercio local.

<!–[if !supportLists]–>3) <!–[endif]–>Considerar que las “agriculturas campesinas, indígenas y la pesca artesanal son ineficientes e incapaces de responder a las necesidades crecientes de alimentos”, es el argumento técnico para “imponer una agricultura y pesca industrial intensivas de gran escala”.

<!–[if !supportLists]–>4) <!–[endif]–>Considerar que “la población rural es excesiva en comparación con su aporte al producto interno bruto”, es el argumento para “expulsarles de sus tierras y privatizar los recursos naturales” a pesar de lo insostenible del modelo urbano.

<!–[if !supportLists]–>5) <!–[endif]–>El único patrón alimentario defendido como “viable, apropiado y correcto en un mundo global”, supone un verdadero “imperialismo alimentario que atenta contra la diversidad de las tradiciones alimentarias y sus identidades culturales y étnicas”

Las consecuencias políticas señaladas por el Foro de la Habana apuntan a la inseguridad alimentaria. El resultado es el aumento de la deuda externa de los países empobrecidos, la desruralización forzada y genocida en el caso de algunas culturas campesinas e indígenas y el aumento de la pobreza, miseria y exclusión de los sectores populares del sur, pero también del norte<!–[if !supportFootnotes]–>[5]<!–[endif]–>.

La inseguridad alimentaria

La inseguridad alimentaria en lo que respecta a la cantidad y distribución de los alimentos, por tanto, es un problema antiguo y sangrante por ser la causa directa de la malnutrición, el hambre y la muerte de una parte significativa de la población mundial. La calidad y la seguridad de los alimentos que comemos está cada vez más en entredicho a raíz de los escándalos alimentarios. Con ello, crece la desconfianza de la población. A su vez, se han puesto de manifiesto las contradicciones de la alimentación actual. Los ingredientes: dioxinas en los pollos, priones locos en las vacas, transgénicos y antibióticos para el engorde; las formas y condiciones de producción en el campo y en las industrias de transformación: intensificación de cultivos y ganado, alteración de los procesos naturales, competitividad y abaratamiento de costes a ultranza, mano de obra precarizada en las industrias de transformación y empleada en condiciones de esclavitud en los invernaderos; las formas de distribución y consumo: concentración y monopolio de empresas transnacionales que controlan producción-distribución-consumo, predominio de grandes superficies que ofrecen gran variedad de alimentos importados a bajo coste y que emplea a jóvenes mediante contratos basura, generalización de restaurantes de comida rápida, etc. Esta es la dimensión cualitativa de la falta de seguridad alimentaria que afecta a la salud. Se promueven alimentos transgénicos<!–[if !supportFootnotes]–>[6]<!–[endif]–>, semillas estériles<!–[if !supportFootnotes]–>[7]<!–[endif]–> y patentes<!–[if !supportFootnotes]–>[8]<!–[endif]–> sobre seres vivos, como la solución de los problemas originados por la agricultura industrial cuando, en realidad, son la máxima expresión de dicho modelo de producción industrializada de alimentos<!–[if !supportFootnotes]–>[9]<!–[endif]–>.

Formular adecuadamente los problemas cuantitativos y cualitativos de la inseguridad alimentaria supone interrogarse sobre el modelo de producción, distribución y consumo de alimentos propiciado por la Organización Mundial para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) e impulsado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), a través de la liberalización del comercio de los productos agrícolas<!–[if !supportFootnotes]–>[10]<!–[endif]–>.

El mantenimiento del ciclo del capital a costa de la vida, la salud y la seguridad alimentaria

Es evidente que el modelo actual de producción, distribución y consumo de alimentos no persigue la satisfacción de las necesidades de alimentación de toda la población del mundo en condiciones suficientes y de calidad, garantizando a su vez, el respeto ecológico para las necesidades futuras. Por el contrario, promueve:

<!–[if !supportLists]–>1) <!–[endif]–>Intensificación de la producción en base a la introducción de tecnologías o bien no suficientemente probadas –transgénicos- o cuyos efectos perjudiciales están demostrados -plaguicidas, pollos con dioxinas-. Todo ello a costa de la salud de las personas, del agotamiento y contaminación de suelos, agua, semillas, de la eliminación progresiva de ecosistemas naturales.

<!–[if !supportLists]–>2) <!–[endif]–>Producción a gran escala a costa del endeudamiento creciente de agricultor@s y ganader@s, que además, expulsa a los que no pueden “competir” y elimina la cultura y modo de vida campesina.

<!–[if !supportLists]–>3) <!–[endif]–>Una dependencia cada vez mayor del mercado y sus reglas por parte de l@s agricultor@s y ganader@s, no sólo por las condiciones de venta de sus productos, sino por la imperiosa necesidad de comprar todo lo que precisan (privatización de las semillas, ingeniería genética, plaguicidas, fertilizantes, maquinaria, etc.) convirtiéndoles en eslabones de una cadena que les controla y hace co-responsables de los resultados en caso de contaminación alimentaria.

<!–[if !supportLists]–>4) <!–[endif]–>Deterioro progresivo de la calidad de los alimentos, incluso su contaminación, debido a los productos y/o tecnología empleados.

<!–[if !supportLists]–>5) <!–[endif]–>Incremento obligatorio del comercio mundial de alimentos (normas de la OMC), impulsado mediante subvenciones. Consiguiente impacto negativo sobre las economías y condiciones de vida de agricultor@s, jornaler@s y campesin@s en los países de origen y destino. También sobre el medio ambiente, por el aumento de envases y el consumo energético debido al transporte y la conservación.

<!–[if !supportLists]–>6) <!–[endif]–>Proliferación de grandes superficies, controladas por el capital internacional, a costa del pequeño comercio local. Sus ventajas competitivas residen en la precarización de sus emplead@s, las presiones que ejercen sobre los precios y la forma de pago a l@s agricultor@s y proveedores en general.

Este modelo capitalista de alimentación a nivel mundial ha demostrado ya su incapacidad para resolver los problemas de seguridad alimentaria. El control, forma y condiciones con que el capital está operando en la alimentación a nivel mundial, además de generalizar dicho modelo, activa las condiciones para el aumento de la inseguridad, tanto desde el punto de vista de la cantidad, como de la calidad de los alimentos:

<!–[if !supportLists]–>1) <!–[endif]–>No se produce lo que necesita la población para una alimentación segura, sino lo que asegura más beneficios al capital invertido.

<!–[if !supportLists]–>2) <!–[endif]–>Al perseguir el abaratamiento de los costes y la competitividad en una cadena de distribución planetaria, este modelo de producción alimentaria, enfrenta a productor@s y consumidor@s en intereses contrapuestos y enormemente alejados.

<!–[if !supportLists]–>3) <!–[endif]–>Elimina a la pequeña producción agroalimentaria y a l@s campesin@s,<!–[if !supportFootnotes]–>[11]<!–[endif]–> reemplazándoles por empresas o sociedades anónimas que concentran la producción y la distribución donde les es más rentable.

<!–[if !supportLists]–>4) <!–[endif]–>Convierte a la agricultura y ganadería en una factoría industrial. El oficio y habilidad del agricultor/a y su conocimiento de la naturaleza no tienen el menor valor y han sido sustituidos por la producción en serie.

<!–[if !supportLists]–>5) <!–[endif]–>Se trata a los animales como máquinas productoras de carne, leche o huevos, con los riesgos ya conocidos de alteración del ciclo natural, la generación de enfermedades como la EEB (vacas locas), la propagación de salmonella, listeria, E. Coli, activadas por el hacinamiento del ganado y transmitidas a las personas que manipulan e ingieren carne o productos derivados, la contaminación de los piensos por dioxinas, etc.

<!–[if !supportLists]–>6) <!–[endif]–>Lo importante no es la calidad de los alimentos, sino el cumplimiento de la legalidad: informar en las etiquetas, no incorporar productos prohibidos o en dosis no autorizadas. A las sustancias nuevas que van a ser autorizadas para intervenir en la producción de alimentos, no se les pide la ausencia de riesgos directos o indirectos para la salud o el medio ambiente. Se aceptan ciertos umbrales de contaminación y riesgo y sólo se abordan los riesgos conocidos. No se aplica el principio de precaución ante la duda o los riesgos de los que se desconoce su resultado.

<!–[if !supportLists]–>7) <!–[endif]–>Se viola el derecho a la soberanía alimentaria como “derecho de los pueblos a definir su propia política agraria y alimentaria”, mientras se consolidan las patentes sobre la vida.

<!–[if !supportLists]–>8) <!–[endif]–>Se esquilman y privatizan territorios, recursos naturales, agua, suelo, semillas, etc., provocando una contaminación y desertización crecientes que aumentan la dependencia, la pobreza, el hambre, el desarraigo y la emigración forzosa.

Este modelo alimentario se desentiende tanto de las necesidades sociales y ecológicas, como de sus consecuencias actuales y futuras. Crece en abierta oposición a los derechos de la población (campesina o consumidora) a una alimentación suficiente, saludable y nutritiva, a una vida digna en su propia tierra y a su cultura tradicional. Lo único importante es que no se interrumpa el ciclo de producción y circulación de las mercancías, que no cese la producción de plusvalor.

LOS INSTRUMENTOS DE LA GLOBALIZACIÓN ALIMENTARIA

Formular adecuadamente los problemas de la inseguridad alimentaria supone interrogarse por el modelo de producción, distribución y consumo de alimentos propiciado por la Organización Mundial para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Comercio (OMC), a través de la liberalización del comercio de los productos agrícolas.

Instituciones para la salud y la alimentación

La FAO (Organización Mundial para Agricultura y la Alimentación) reúne periódicamente a los Jefes de Estado y de Gobierno de Naciones Unidas para acordar estrategias conjuntas que combatan la inseguridad alimentaria. En la Cumbre de 1996 se reconocía que 800 millones de personas no disponían de alimentos suficientes y dependían de las “ayudas” de los países ricos. Sin variar la estrategia impulsada tras la primera Cumbre (1974), el compromiso se limitó a intentar reducir la cifra de hambrientos a la mitad en el 2015. Seis años después, aunque la población mundial hambrienta había aumentado a 850 millones de personas, la Cumbre Mundial de la Alimentación reafirmó los mismos objetivos y plazos.

La FAO y la OMS (Organización Mundial de la Salud), tienen como finalidad oficial resolver los problemas de la alimentación y la salud de la población a nivel mundial. Pero no cuestionan el origen de dichos problemas. Evalúan la inseguridad alimentaria separando sus dos dimensiones (cantidad y calidad) y promueven tan sólo soluciones técnicas. Con respecto a la calidad de los alimentos, proponen controles analíticos cuya premisa es contraria al principio de precaución, al limitarse a exigir la demostración fehaciente del efecto perjudicial sobre la salud, una vez que el producto está en el mercado. Por el contrario, el principio de precaución exige la demostración fehaciente de que un producto no es nocivo antes de poderse comercializar. En cuanto al acceso insuficiente a los alimentos, proponen intensificar la industrialización agraria y alimentaria. Al plantearse aisladamente los problemas de cantidad y calidad de los alimentos y al no atajar sus causas, reproducen eternamente el problema y obstaculizan la capacidad de l@s afectad@s para articular estrategias autónomas de defensa de la nutrición y la salud.

Las Instituciones para el “desarrollo sostenible” y la “protección del medio ambiente”

La Cumbre de Johannesburgo de Desarrollo Sostenible, segunda edición de la Cumbre de Río (1992) se inició el 26 de agosto de 2002 y congregó a gobiernos de 180 países. Debería haber sido un foro para replantearse el rumbo e impedir que la economía sea el argumento para aplazar, una vez más, las soluciones a los problemas alimentarios, sociales y ecológicos<!–[if !supportFootnotes]–>[12]<!–[endif]–>. Tras la primera Cumbre de la Tierra, a pesar de los diversos compromisos de los Gobiernos, no sólo no se han reducido los problemas, sino que han aumentado. A esta segunda cumbre se le ha llamado Río menos 10, porque se han perdido estos 10 años.

Las grandes líneas de la Cumbre de Johannesburgo se referían a erradicar la pobreza, modificar las modalidades insostenibles de producción y consumo, proteger y gestionar los recursos naturales, el comercio global, la salud y un desarrollo sostenible. Pero comenzó con pocas expectativas de remontar la década anterior. El presidente Bush no se dignó a comparecer. El segundo bloque económico del mundo, la UE, presentó una propuesta de Pacto Global cuyos objetivos eran desligar el crecimiento económico, de la presión sobre los recursos medioambientales en los ámbitos de la energía, los residuos, el uso de sustancias químicas y la biodiversidad. La solución del Pacto Global, en el fondo, persigue aumentar la liberalización de los mercados a cambio de apoyar la condonación de la deuda externa e invertir y transferir tecnologías a los países del Sur. Es decir, suavizar el camino para la nueva reforma de la OMC. Algunas ONGs “bienintencionadas” confían en que la liberalización restituya la desigualdad entre países ricos y países pobres. Sin embargo, liberalización de los mercados en energía, agua y biodiversidad significa que la riqueza potencial de tales recursos, radicada sobretodo en los países del Sur y soporte de comunidades indígenas y campesinas, quede “libre” en condiciones de mercado (es decir, privatizable) para ser “gestionada” y “protegida” por el capital internacional. Acudieron una nutrida representación de los intereses empresariales para “asesorar” a las delegaciones gubernamentales. El resultado estaba abonado. Ni siquiera acuerdos que el tiempo convierta en papel mojado<!–[if !supportFootnotes]–>[13]<!–[endif]–>.

En definitiva, este modelo económico y social antepone las “necesidades” de la mercancía alimenticia en particular, y de las mercancías en general, a las necesidades de las personas que trabajan elaborando alimentos y/o se alimentan con ellos. La globalización económica es la extensión, consolidación y radicalización de este modelo, colonizando bajo la forma de mercancía todo lo que aún permanecía fuera, protegido bajo la forma de patrimonio común, o incluso, carente de valor comercial. Liberando todas las formas autosuficientes de vida, poniéndoles precio para que puedan ser intercambiadas, bajo las reglas democráticas del mercado.

La UE presentó una propuesta de Pacto Global que aumentaba la liberalización de los mercados, a cambio de apoyar la condonación de parte de la deuda externa e invertir y transferir tecnologías a los países del Sur. El objetivo era suavizar el camino para la nueva reforma de la OMC. Algunas ONGs “bienintencionadas” confíaban en que la liberalización disminuiría la desigualdad entre países ricos y países pobres. Sin embargo, la liberalización de los mercados de la energía, el agua y la biodiversidad significa que tales recursos, radicados sobretodo en los países del Sur y soporte de comunidades indígenas y campesinas, queden “libres” (es decir, privatizable) para ser “gestionados” y “protegidos” por el capital internacional. A esta Cumbre, como es habitual, acudió una nutrida representación de las multinacionales para “asesorar” a las delegaciones gubernamentales del Sur. El resultado estaba abonado. Los países pobres ni siquiera consiguieron llegar a acuerdos que el tiempo pudiera convertir en papel mojado<!–[if !supportFootnotes]–>[14]<!–[endif]–>. El Pacto Global que se adoptó finalmente, dejó libre el camino para la privatización de energía, agua y biodiversidad.

Cuatro años después, la 8ª Conferencia de las Partes del Convenio de Biodiversidad, que desarrollaba la Cumbre de la Tierra con el compromiso de 188 estados celebrada en Curitiba, Brasil del 20 al 31/3/06, fracasó nuevamente en el intento de preservar los recursos naturales de la voracidad de las multinacionales. Con lo que se demuestra que, sin modificar un Convenio que sólo protege los derechos reconocidos por el mercado, el fracaso esta servido. Al no prosperar el desarrollo del Convenio, continúa la privatización sin contrapartida. Y de haber prosperado, la contrapartida económica legitimaría la esquilmación y privatización de territorios y recursos naturales por parte de las multinacionales.

Las Instituciones para la liberalización del comercio

La OMC (ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE COMERCIO) se crea en 1994, como transformación del GATT (Acuerdo General de Aranceles y Comercio, instituido 50 años antes) para liberalizar los mercados mundiales, verificar el cumplimiento de las normas comerciales internacionales y sancionar a los Estados que no las acaten o antepongan cualquier cuestión, incluidos los derechos humanos y las leyes laborales o de protección medioambiental, al “libre comercio”.

La OMC, en manos de los países ricos, persigue la industrialización y la mercantilización de la producción agrícola y ganadera. Poner la alimentación en manos del mercado exige destruir la cultura campesina, sustituyéndola por empresarios rurales, orientados a la producción en masa y en busca de beneficios. Tras sesenta años de vigencia, está demostrado que este modelo alimentario, basado en la eficiencia económica y productiva, contamina la tierra y el agua, convierte a los animales en maquinas de producir carne, huevos y leche, destruye empleo rural y despuebla el campo, produciendo enormes movimientos migratorios. El resultado en los países ricos es la comida basura y las subvenciones a los excedentes productivos para ser exportados de forma competitiva. EEUU y la U.E. gastan anualmente 300.000 millones de dólares (50 billones de pesetas) en subvenciones agrícolas. Eso supone el desplome de los precios en los mercados mundiales y la ruina de los campesinos de los países pobres. Las subvenciones a los 25.000 empresarios agrícolas que producen algodón en EEUU violan los acuerdos de la cumbre de la OMC de Marrakech (1994) y están causando una catástrofe económica y social en países como Burkina Fasso, Benin, Chad y Mali, que carecen, incluso, de capacidad técnica para interponer una demanda contra EEUU por dicho incumplimiento.

En la lógica de la producción a gran escala y la distribución mundial, solo gana el gran capital trasnacional. La OMC es la institución del capitalismo global destinado a garantizar este escenario trucado. Controlada por los países ricos, impone la más dura doctrina neoliberal a través de una apariencia dialogante. Sus declaraciones a favor de conciliar la liberalización del comercio mundial y el desarrollo de los países pobres, constituye una falacia negada por los hechos. La inmensa riqueza de los poderosos tiene como condición el hambre en los países pobres. Los objetivos declarados por la OMC de establecer una regulación multilateral del comercio mundial mediante una apertura equilibrada de fronteras entre el Norte y el Sur, es solo ideología que no se compadece con los hechos.

Bajo el impulso de la Ronda de Uruguay surgió, en 1995, la OMC que, en sus fines, medios y procedimientos, desborda los objetivos del GATT. No es casual la coincidencia entre este proceso en la segunda parte de los ochenta, con la crisis de las economías planificadas del este de Europa. Con el desplome del modelo de acumulación soviético como un modelo de modernización económica alternativo a las economías de mercado cayó también el modelo de acumulación capitalista que se le oponía en Europa. Este modelo, perfectamente acotado en sus circunstancias históricas, económicas y políticas, consistía, desde 1950, en una economía basada en activar la demanda. Esta fórmula implicaba una participación de las masas trabajadoras en el consumo opulento y actuaba como mecanismo de integración económica y política de los trabajadores y como motor del crecimiento económico.

Tras la revuelta de Seattle contra la Tercera Conferencia de Ministros de Asuntos Exteriores de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en diciembre de 1999,quedó momentáneamente paralizado el mecanismo que impulsa y legaliza a escala internacional el intercambio desigual, el despojo y la dependencia de los países pobres respecto a los ricos. Este mecanismo, que se presenta como dialogante, democrático y defensor de la civilización y el bienestar general, recibe el nombre de Ronda (o ciclo) de negociaciones multilaterales entre los 140 miembros de la OMC.

Frustrada la inauguración de la “Ronda del Milenio” de Seattle por la presión popular y las contradicciones entre los distintos países y bloques, los países ricos retomaron la iniciativa en Noviembre de 2001 trasladando a Doha, capital del emirato de Qatar en el sur de la península arábiga, lejos del territorio habitual de los antiglobalización, la 4ª Conferencia Interministerial de la OMC, bautizada con el nombre de “Ronda del Desarrollo”.

En Doha, se proyectó hacia delante la agenda neoliberal instaurada en la ronda de Punta del Este (Uruguay) en 1986 y se sentaron las bases para transformar lo que era solamente (y nada menos) que un acuerdo de desarme arancelario para eliminar obstáculos al comercio mundial (GATT: General Agreement on Tarifs and Trade – Acuerdo General de Aranceles y Comercio) en una institución para el libre comercio que tiende a un tratamiento integrado de todos los planos de la actividad económica conectados con dicho comercio con el objetivo de conseguir la máxima libertad de inversiones de capital respecto a las instituciones y leyes de cada estado, incluyendo especialmente la protección de los derechos sociales y los impactos ecológicos.

La reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC), celebrada en Doha –Qatar- en noviembre de 2001, concluyó abriendo una nueva ronda de negociaciones para impulsar la liberalización del comercio mundial de mercancías. En relación con la agricultura se propone ampliar el acceso a los mercados (la obligación actual de importación es del 5%), y reducir tanto las subvenciones a la exportación (14% del presupuesto agrícola comunitario en el 2000), como los apoyos internos a la agricultura que provoquen distorsiones comerciales. Se impulsaron también los Derechos de la Propiedad intelectual (patentes). Paradójicamente la Cumbre Mundial de la Alimentación que debía celebrarse en Roma en el mismo mes, se retrasó a junio de 2002 para evitar otra protesta masiva como la ocurrida en Génova en julio de 2001 contra la Cumbre del G7, e impedir que se denunciase la vergonzosa subordinación de la alimentación al comercio. En definitiva, se pospone el derecho a la soberanía alimentaria, a articular políticas para proteger los derechos de las personas pobres, hambrientas, campesinas, pero no se para la agenda de liberalización del comercio a escala planetaria. Las mercancías están protegidas pero no las personas y el medio en el que viven.

A pesar de las consecuencias, ni la FAO ni la OMS se cuestionan este modelo productivo que provoca inseguridad alimentaria. Separan las dos dimensiones de la seguridad alimentaria (cantidad y calidad) y promueven tan sólo soluciones técnicas. En el caso de la calidad de los alimentos proponen controles analíticos cuya premisa es la demostración fehaciente del efecto perjudicial sobre la salud (eliminan sólo los productos que han demostrado ser la causa de enfermedades graves o muertes directas). En el caso de la cantidad, la solución es acelerar la industrialización agraria y alimentaria. El Gobierno de Bush presionaba en la última Cumbre Mundial de la Alimentación, junio 2002, para impulsar la ingeniería genética como solución al problema del hambre. Pero plantearse aisladamente ambos problemas y buscar soluciones meramente técnicas es no querer resolverlos. No interrogarse sobre las causas que cronifican el hambre y la malnutrición por un lado, que extienden y profundizan el deterioro de la calidad de los alimentos por otro, lleva a soluciones parciales, contradictorias, compasivas. Soluciones que reproducen y agudizan un ciclo en el que l@s afectad@s ni siquiera pueden articular sus propias estrategias de defensa de la salud y la nutrición, impidiéndoles ejercer su derecho a la soberanía alimentaria.

En el ámbito de la Unión Europea, al igual que en el resto de países ricos, la dimensión más evidente para la gran mayoría de sus ciudadan@s es la calidad alimentaria. Las instituciones y los gobiernos de la UE, incluidos los Gobiernos de España, responsables de la autorización de los productos que intervienen en la elaboración de alimentos, dicen sin el menor pudor, que el riesgo cero no existe. No dan garantías de calidad para toda la población. Se limitan a identificar seguridad alimentaria con inocuidad. El mercado es la institución que “debe solucionar” este problema. Se promueven etiquetas que fijan distintos niveles de calidad: alimentos ecológicos, alimentos naturales, alimentos de denominación de origen. El resto son alimentos convencionales y comida basura. En otras palabras, la alimentación suficiente y saludable no es un derecho para toda la población. Este derecho se sustituye por nichos de mercado que estratifican a la población consumidora por su poder adquisitivo. La Política Agraria Común (PAC), como veremos a continuación, desconsidera el impacto sobre la seguridad alimentaria de otros países y pone en un segundo plano todas las dimensiones (social, campesina, ecológica, etc.) que no tengan que ver con el abaratamiento de los costes y la competitividad de los productos agrícolas en el mercado mundial.

En la V Reunión Interministerial de Cancún (10-14/sep./2003), el G-22, impulsado por Brasil y Argentina e integrado por economías más débiles, se convirtió en un bloque opositor frente al bloque Washington-Bruselas, al supeditar la reducción de aranceles de los países pobres sobre las mercancías no agrarias, a la eliminación de los subsidios a la exportación y las ayudas internas a la agricultura en los países ricos. El G-22 impidió en Cancún que la UE, EEUU y Japón, introdujeran dos elementos letales para las economías más débiles: el libre acceso de las inversiones extranjeras y las garantías a la libre competencia en los mercados, imposibilitando la protección de las propias empresas nacionales frente a las multinacionales.

En Cancún, EEUU y la U.E., unidos por encima de sus diferencias en el mismo afán imperialista de extorsionar a los países más débiles, pusieron como condición para respetar los acuerdos incumplidos, nuevas facilidades de los países pobres para las inversiones de las multinacionales y mayor acceso a los concursos públicos de los estados. Ante esta imposición disfrazada de negociación, se forjó la unidad de 22 países en desarrollo, el G-22, bajo el liderazgo de Brasil y Argentina con la finalidad de mejorar su posición negociadora.

El fracaso relativo de la Cumbre de la OMC en Cancún supuso un éxito relativo de los países menos desarrollados frente a las imposiciones de EEUU y la Unión Europea (U.E). Cabe felicitarse por un hecho sin precedentes desde que la “Conferencia de Países no Alineados” de los años sesenta, liderada por Indonesia, Argelia y Yugoslavia, intentara buscar un camino para el desarrollo de los países pobres al margen de las dos potencias hegemónicas.

Fracasó Cancún, pero sólo por un tiempo. La alianza del G-22 podría haberse convertido en un medio para frenar el despliegue del “libre comercio”. La impotencia de los países de la periferia, como una vez más, ha demostrado la VI Reunión Interministerial de la OMC en Hong-Kong (dic. 2005)<!–[if !supportFootnotes]–>[15]<!–[endif]–>, se explica porque su unidad frente a EEUU y la UE se basaba exclusivamente en sus intereses coyunturales en el mercado internacional y no en la reclamación de políticas que, partiendo su derecho a la soberanía alimentaria, les permitieran proteger del hambre a su propia población y mantener a su sector campesino. Esta alianza intentaba hacer más justas las reglas del comercio internacional eliminando las subvenciones de los países ricos a su propia agricultura, para que los productos del Sur pudieran competir en los mercados internacionales. Pero olvidaba que la dependencia de los países poco desarrollados se debe precisamente a un modelo de agricultura industrializada orientada a la exportación. Al pedir la eliminación de las subvenciones a los agricultores de los países ricos, los países pobres no ponen en cuestión su participación en un modelo alimentario que, en los países ricos es causante de la inseguridad alimentaria por la comida basura y en los países pobres produce el subdesarrollo, la dependencia y el hambre.

La autodefensa de los países pobres y “en vías de desarrollo” frente a los ricos, se expresa a menudo mediante soluciones que, siendo en todo caso comprensibles, forman parte del problema. La dependencia de los países poco desarrollados no se debe tanto a las subvenciones que reciben los agricultores de los países ricos como a un modelo de agricultura industrializada y productivista, orientada a la exportación. Al pedir solo la eliminación de las subvenciones agrícolas en los países ricos, los pobres no ponen en cuestión su participación en el mismo modelo alimentario que, si en los países ricos, es causante de la inseguridad alimentaria por la comida basura, en su propio país es causante de los monocultivos, el hambre y la perpetua dependencia y el subdesarrollo.

Los intentos de democratizar los mercados, incluso acumulando fuerza mediante la organización de los países perjudicados, como sucedió en Cancún, son vanos. Es irracional intentar resolver los problemas de desigualdad, injusticia y hambre causados por la lógica del mercado mediante más mercado, es decir, permitiendo el “libre comercio”, el comercio a una escala creciente, mundial. El mercado no puede ser garante de la seguridad alimentaria y los derechos humanos porque solo entiende de competitividad y beneficios.

El discurso ambiguo del “libre comercio” está plagado de declaraciones de principios acerca del medio ambiente, el pleno empleo y la soberanía de las instituciones democráticas. Pero su movimiento real, subordina todas estas “preocupaciones no comerciales” a la libertad de movimiento de los capitales, la centralidad del consumidor y la producción de valor para los más fuertes a costa de los más débiles.

“Fuera la Agricultura de la OMC” es una negación correcta pero indeterminada. Las proclamas a favor del “desarrollo de los pueblos”, son necesarias, pero no suficientes. Sin poner en España, que es Europa, la política agraria común (PAC), en primer plano, es falsa la oposición a la OMC. Se la combate en sus manifestaciones en la India ó Brasil, pero no aquí. Toda la estrategia de la Agenda 2000 (presupuesto de la UE para el período 2000-2006) y toda la política agraria común de la UE, de la que se deduce toda la política agrícola de España, están impregnadas de los criterios de industrialización, concentración, intensificación, competitividad y eficiencia económica, como ejes dominantes, que emanan de la OMC. Es imprescindible hablar de la PAC en España para hablar de la OMC, al igual que lo es hablar de la OTAN y las bases norteamericanas en nuestro territorio para estar contra la guerra, o hablar del derecho de autodeterminación en Euskadi para hablar de democracia.

Tras la fracasada Cumbre de Ginebra de julio de 2006, Pascal Lamy, Comisario de Comercio de la UE y dirigente “alterglobalizador” del partido socialista francés ha reconocido que “la OMC pasa en estos momentos por un estado de hibernación”.

Via Campesina ha emitido una declaración el 29 de julio de 2006 en la que califica el proceso de negociaciones durante 6 años de la Ronda de Doha del siguiente modo:

“Los acuerdos de Marrakech de 1994 han empeorado la crisis económica que sufren las zonas rurales. La liberalización de los mercados para los productos agrícolas, la necesidad de abrir las fronteras y la reducción de los aranceles han introducido a los campesinos en un sistema global de competencia sin límites, donde los únicos que se benefician son las multinacionales del agronegocio y sus accionistas.

El desplome de los precios de la mayoría de los productos agrícolas ha provocado la ruina de millones de pequeños campesinos. Esta crisis ha provocado a su vez un éxodo rural y un aumento exponencial de los flujos migratorios. El desarrollo de un modelo agrario que se centra en el beneficio a corto plazo ha aumentado el problema de la deforestación, dando lugar a la concentración de tierras, la erosión de los suelos, la destrucción de la biodiversidad y la contaminación de las aguas. Esto ha sido posible por la represión que se ha llevado a cabo contra los movimientos sociales de muchos países.

Los pescadores tradicionales en enfrentan también a una destrucción de los recursos pesqueros y marítimos sin precedente. En numerosas zonas del planeta, la pesca industrial hizo daños considerables, dejando las redes de los pescadores desesperadamente vacías.

Al contrario de lo que prometía, el liberalismo no ha garantizado el derecho a la alimentación, a pesar de que aparece recogido en el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas. De todas maneras, la OMC, no ha considerado nunca que combatir el hambre formaba parte de sus objetivos. Hoy, más de 850 millones de personas pasan hambre de forma permanente, tres cuartas partes de las cuales son campesinos, campesinos sin tierra y trabajadores agrícolas. Desafortunadamente, el objetivo de 1996 de la FAO de reducir esta cifra a la mitad (aún así insuficiente) no se verá cumplida. No podemos aceptar esta situación, ya que no se trata de cifras que sufren, pero de niños, mujeres y hombres que se mueren cada día en un mundo donde la producción alimentaria es suficiente para cubrir las necesidades de todos.
La liberalización del mercado de los productos agrícolas debilita constantemente la economía de buena parte de las familias campesinas y los países. África, que fue presentada como la región que más debía beneficiarse de los acuerdos de Marrakech, se ha visto defraudada. Los países del Sahel que son forzados por el Banco Mundial a desarrollar el cultivo del algodón para así pagar el peso de la deuda que sufren, han visto como sus explotaciones se hunden debido los subsidios de los países ricos como EE.UU.Se han dedicado millones de hectáreas al cultivo intensivo de la soja en Suramérica en perjuicio de los campesinos locales y la producción alimentaria local. Argentina, que en 1994 contaba con un 17% de su población por debajo del umbral de la pobreza ha visto como esta cifra ha explotado. Actualmente, el 40% de la población de este país sufre de hambre. Las importaciones han dejado de lado a las agriculturas alimentarias de subsistencia de los países africanos occidentales. Senegal importa ahora 500.000 toneladas de arroz de baja calidad y países como Filipinas, que en 1994 eran autosuficientes, deben ahora importar un millón de toneladas de cereales. Por su parte, Indonesia vio una multiplicación por tres del valor de sus importaciones de cereales entre 1994 y 2004: pasaron de 60 a 180 millones de dólares. Cientos de millares de campesinos en India y China se trasladan en busca de los hipotéticos puestos de empleo. Las enmiendas a sus políticas agrícolas, hechas por la Unión Europea y los EE.UU, han decepcionado a los pueblos, ya que no han servido ni para limitar los subsidios de las importaciones ni para que haya una distribución más justa en la agricultura.

Bajo dominación de la OMC, era el conjunto de las actividades humanas que estaban reducidas a mercancías – como el agua, la salud, la educación, para citar la más importantes – y vendidas a las multinacionales. Estas privatizaciones tuvieron un impacto terrible en los estratos sociales más desfavorecidos de la población. El cinismo de estas políticas causó conflictos muy duros, como, por ejemplo, sobre el agua en Bolivia, que permitieron la aparición de Gobiernos portadores de una verdadera alternativa.

La arrogancia y la contención que han mostrado los poderes económicos del norte, siempre preparados para contratar a una pequeña élite de los dirigentes de los países emergentes, han sido la verdadera causa del fracaso de la OMC.”<!–[if !supportFootnotes]–>[16]<!–[endif]–>

LA POLÍTICA AGRARIA COMÚN (PAC), PROTECCIONISMO GLOBALIZADOR

En el área geopolítica a la que pertenecemos, la Unión Europea utiliza como instrumento de la globalización de la agricultura y la alimentación, la Política Agraria Común (PAC)<!–[if !supportFootnotes]–>[17]<!–[endif]–>. La PAC es una de las pocas políticas de los Estados de la Unión Europea que desde el inicio ha tenido vocación de política común. De hecho cuenta con presupuesto comunitario desde 1962. Hasta la reforma de 1992, el presupuesto comunitario aportaba íntegramente los presupuestos públicos de la PAC<!–[if !supportFootnotes]–>[18]<!–[endif]–>. Sin embargo, sus desarrollos y reformas han ido siempre del lado de las políticas internacionales, usándolas como condición “inevitable” para dirigir la política agraria hacia la producción para el mercado mundial, impulsando la desaparición de las pequeñas explotaciones familiares y colectivas tanto de la UE como de fuera de sus fronteras. No es, por tanto, una política distinta de la OMC, sino más bien la política agraria que toca en esta región del mundo, en el marco del mercado global de alimentos.

La PAC propicia un modelo contradictorio y antagónico de agriculturas-ganaderías competitivas, de modelo empresarial, frente a agriculturas cada vez más marginadas y residuales de tipo familiar. Los principales objetivos y mecanismos de las políticas agrarias comunitarias no han variado en las sucesivas reformas<!–[if !supportFootnotes]–>[19]<!–[endif]–>. Se trata de una PAC dirigida a la exportación. Nunca ha abandonado las restituciones a la exportación, ni la protección en frontera<!–[if !supportFootnotes]–>[20]<!–[endif]–>. La bajada de los precios de intervención<!–[if !supportFootnotes]–>[21]<!–[endif]–> -iniciada en los años ochenta y asumida especialmente a partir de la agenda 2000 en cumplimiento de los acuerdos de la OMC-, las cuotas de producción<!–[if !supportFootnotes]–>[22]<!–[endif]–> y la compensación mediante ayudas directas<!–[if !supportFootnotes]–>[23]<!–[endif]–>, tienen motivaciones distintas a “reducir las desigualdades de competencia entre los países del Norte y del Sur”. Bajo el acicate de la competitividad que obliga a un aumento constante de la productividad, estas medidas conminan a una lucha entre explotaciones, entre modelos de producción, a favor de las empresas y las explotaciones más intensivas y mayores. Lo que se persigue y consigue en definitiva, es la desaparición de explotaciones, una mayor concentración en la producción y la propiedad, y una proletarización creciente de l@s pequeñ@s agricultor@s, en un proceso que primero les convierte en agricultor@s a tiempo parcial, y después en asalariad@s<!–[if !supportFootnotes]–>[24]<!–[endif]–>. La proletarización y precarización se agudiza en los cultivos con mayor competencia en el mercado mundial (fresa en Huelva, tomate y pimiento en Almeria, brecol en Murcia…). Este proceso discurre en paralelo a la concentración y verticalización del sector agroalimentario en su sentido más amplio (desde la investigación biotecnológica hasta distribución tanto en grandes superficies como pequeñas pero franquiciadas) que, para aumentar sus beneficios, necesita recortar los precios pagados a los agricultores y convertirlos en meros instrumentos de toda la cadena alimentaria. La competitividad entre agricultor@s es su competitividad.

Las medidas de destinadas a la protección social o ecológica del medio rural nunca han dejado de ser secundarias, cofinanciadas, voluntarias y con un presupuesto muy limitado. Las Medidas de Acompañamiento, que debían haber sido centrales para dar un viraje a la situación agraria, fracasan además, por diversos motivos. En el caso de la jubilación anticipada, los criterios resultan inadecuados e insuficientes para las pequeñas explotaciones que carecen de dimensión y condicionadas a crecer, no pueden transferirse a hijos o hijas. La reforestación de tierras agrarias, concebida principalmente para retirar cultivos excedentarios, ha tenido éxito en cuanto a cantidad de árboles, pero no en lo que se refiere a protección de bosques o a ordenación del territorio (recuperar terrenos cuyo aprovechamiento agrícola es marginal) e hipoteca excesivamente los presupuestos hacia el futuro (compensación de rentas durante 20 años). Los beneficiarios son principalmente rentistas y la industria maderera y papelera. Por último, las medidas agroambientales han tenido distinto eco en los diversos estados miembros. La escasa voluntad política, la baja convicción entre l@s agricultor@s y la obligación de un compromiso presupuestario adicional por parte de cada Estado ha condicionado su puesta en práctica, implementándose sólo aquellas medidas que eran más populares (café para todos). Su complejidad, al tratarse de compaginar las prácticas agrarias con la necesidades de protección en cada zona y ante cada problema concreto, exige un diseño difícil al que no siempre se ha querido llegar. Se ha pretendido, en muchos casos, que sirvieran para compensar rentas. Y no para acompañar transformaciones necesarias de las prácticas más intensivas, proteger prácticas agroambientales tradicionales en desuso (por la competencia de costes), o incentivar a la agricultura ecológica. Por último, están desvinculadas de cuestiones sociales y se perciben en función de la superficie, lo que redunda en los desequilibrios entre grandes y pequeñas explotaciones.

La pertenencia a la UE y sobretodo la integración a este bloque económico no ha significado la protección de la población campesina y su modo de vida, sino más bien lo contrario. Ya el origen de la construcción europea, tiene como objetivo la eliminación de población campesina y rural para impulsar el desarrollo de la industria y el modelo urbano de asentamiento y de vida. En otras palabras, modernización y desarrollo económico significa eliminación de activos agrarios, pero también cercenar la cultura rural y la vida en el campo. Que se haya hecho con el convencimiento de que ese es el camino histórico necesario y en los países miembros más antiguos, en paralelo a una fuerte demanda de mano de obra industrial, ha facilitado esta transformación, de otro modo traumática (dejar atrás raíces familiares y culturales, desarraigo, choque cultural y de modo de vida, etc). Si bien, a partir de los ochenta, con el deterioro del Estado de Bienestar y la caída del muro de Berlín, las circunstancias no han sido tan fáciles. Además, las sucesivas incorporaciones de nuevos países en la UE siempre han tensionado los intereses de los miembros de pleno derecho. Desde dentro se ha valorado muy positivamente el crecimiento potencial de la población consumidora y se ha observado con recelo la competencia en la producción. Pero lo que más ha preocupado ha sido el desequilibrio entre contribuyentes al presupuesto común y perceptores del mismo. Es por eso que las ampliaciones han estado marcadas por un periodo transitorio previo (para adaptarse a los compromisos de entrada) y un periodo más o menos largo de transición a partir de la adhesión, en el que se igualan las obligaciones, pero no los derechos. Diferencia más acusada cuanto menor ha sido la riqueza objetiva de los países candidatos y que se ha agudiza cuando el sector agrario no está suficientemente modernizado. En otras palabras, cuando la población activa agraria es alta y sus explotaciones tienen un fraccionamiento muy superior a la media comunitaria. En algunos casos se ha retrasado la adhesión durante años, desde la solicitud hasta la integración (caso de Grecia), lo que no ocurrió con Inglaterra y Dinamarca. La adhesión de los países del Este es uno de los procesos de ampliación más críticos de la UE. La cuantía de países, (10 de una sola vez, aunque se han excluido a dos de los más pobres, Bulgaria y Rumania) y la diferencia de riqueza y condiciones productivas, hace temer por el incremento de las transferencias del presupuesto comunitario, tanto a los contribuyentes netos, como a los principales beneficiarios actuales de las ayudas estructurales<!–[if !supportFootnotes]–>[25]<!–[endif]–>.

El desacoplamiento de las ayudas de la producción, maquilla y oculta todos los elementos que se han criticado a la PAC. Se introduce en 1992 con las ayudas directas como compensación a la bajada de los precios de intervención y cuyo cálculo se hace en base a rendimientos, vinculados obviamente a la productividad y competitividad de las explotaciones. Se consolida en la Agenda 2000 al constituirse como mecanismo principal de compensación de rentas que se extiende poco a poco a todas las Organizaciones Comunes de Mercado (OCMs)<!–[if !supportFootnotes]–>[26]<!–[endif]–>. En la última propuesta, actualmente en negociación, adquiere una forma transfigurada y aparentemente autónoma de la producción mediante una única ayuda por explotación que suma todas las ayudas directas y borra el rastro del cálculo de la prima. Se desfigura el origen de una asignación que premia a las explotaciones más grandes, más rentables y más intensivas en capital. Pero, si el apoyo se da por las dificultades para sobrevivir, en un contexto obligado por la OMC de importación de alimentos a bajo precio, es contradictorio ayudar más a quienes están mejor preparados para enfrentar el golpe. Por otro lado, incluso si se apoya en la misma proporción a todas las explotaciones, grandes y pequeñas, capitalizadas y descapitalizadas, el objetivo no confesado es impulsar la desaparición de las explotaciones de menor escala, lo que contribuye a acelerar el ciclo, siempre insuficiente, de la competitividad.

El mercado mundial no es el mercado de las pequeñas y medianas explotaciones, sino de las grandes y de la agroindustria. La distribución a gran escala es su territorio, su terreno específico. En el ámbito propio de la producción agraria se dan además, tres circunstancias diferentes al resto de las mercancías. Los vendedores son muchos y el comprador es uno sólo, que a su vez y cada vez más, les ha suministrado materias primas, materias auxiliares y medios de producción. Los productos son, en general, perecederos y por ello, asunto de Estado, al menos en caso de crisis alimentaria. Aun en los casos de las producciones más industrializadas, siempre intervienen variables naturales, desde que se decide qué producir hasta que el producto puede llegar al mercado, cuyos tiempos y condiciones escapan a nuestro control. Estas circunstancias hacen que esta mercancía se comporte de forma diferente a las demás, sus precios respondan difícilmente a la relación entre la oferta y la demanda y, sobretodo, sea un mercado necesariamente intervenido.

Considerar que haciendo más justas las reglas del comercio internacional y eliminando las subvenciones a la agricultura doméstica, se restablece el equilibrio y a partir de ahí, es posible que los productos del Sur puedan “competir” en los mercados del norte, es quedarse en la superficie. Lo que se restablecería es una mejor competencia de los capitales. La guerra entre ellos no sería tan desfavorable para los países del Sur. Pero en ningún caso permitiría a la agricultura campesina seguir cumpliendo su función de garantizar la soberanía alimentaria y lo que no es menos importante, su propia supervivencia. No distinguir entre los diferentes mecanismos de protección de los productos agrícolas (algunos de los cuales atentan simultáneamente con la supervivencia de la población campesina propia y en grado mayor con la ajena) además, pasa de ser una visión que podría calificarse de ingenua, a facilitar la aceleración de la implantación del modelo de agricultura sin agricultores. Para no caer en esa simplificación o incluso hacer el juego a políticas que se dice combatir, es preciso tener en cuenta el impacto de las políticas agrarias de Estados Unidos y la UE sobre su propia población campesina.

La PAC nunca ha sido una política agraria, en el sentido de planificar las actuaciones en el campo, ordenar el territorio, interiorizar los condicionantes medioambientales y desarrollar una política social en el medio rural. Más bien ha funcionado como una política de intervención en los mercados agrícolas, promoviendo la estructuración de una potente industria agroalimentaria, aunque ello supusiera la desaparición de la población campesina propia, el desequilibrio del medio rural y un deterioro ecológico creciente. En la misma línea no ha promovido una política alimentaria, sino más bien, ésta se ha supeditado a la balanza comercial. Obviamente, al tratarse de uno de los bloques económicos, junto con Estados Unidos y Japón, no ha peligrado la suficiencia alimentaria, pero sí la seguridad y calidad de los alimentos, agudizado por el flujo de importaciones-exportaciones, en un ciclo sin fin de especialización y deslocalización productiva cada vez mayores.

Esta política de “protección” a la agricultura que en el año 2002 ha invertido 44.000 millones de euros (7,3 billones de pts), ha impulsado, desde su origen, este modelo de agricultura y consumo, sin hacerse cargo de las consecuencias sociales, económicas y ecológicas que provoca aquí, pero sobre todo, en los países empobrecidos. De hecho, la compensación por bajada de precios mundiales se ha basado, hasta 1992, en los rendimientos (cobraba más quien más producía) y a partir de entonces, en la superficie o cuota de producción (igualmente recibía más, quien más tenía). Por eso, a pesar de las ayudas, cada año desaparecen agricultor@s. En el Estado Español desde el ingreso en la UE, han desaparecido más de un millón de explotaciones familiares agrarias. Como afirma la Vía Campesina<!–[if !supportFootnotes]–>[27]<!–[endif]–>, “las políticas agrarias de EEUU y la UE están orientadas, a través de los subsidios, a la producción para la exportación. Estas políticas destruyen la soberanía alimentaria, las economías locales, tanto de los países exportadores como importadores. Estados Unidos y Europa deben reducir su producción y ajustarla a sus necesidades”<!–[if !supportFootnotes]–>[28]<!–[endif]–>

Pero cada vez quedan menos organizaciones agrarias que suscriban una defensa campesina, especialmente en los países del Norte, con EEUU y la UE a la cabeza. La tendencia es la defensa sectorial o nacional, ocultando la competencia entre capitales. Se ha asumido como inevitable la apertura de los mercados y se ha abrazado la competitividad y modernización como el paradigma del progreso agrario. Parece que depende principalmente de la capacidad individual y empresarial saber situarse en el mercado. La presión sobre las instituciones para evitar el recorte de las ayudas se ejerce de forma corporativa, frente a las demandas del resto de sectores agrarios (los sectores cerealero y forrajero, por ejemplo, se desentienden del impacto de los precios sobre el sector ganadero), de l@s consumidor@s, de l@s ecologistas, de l@s contribuyentes, de los demás países comunitarios (si se trata de defender el cheque nacional), de los nuevos países miembros, de la población campesina de países terceros, etc. Este fraccionamiento de intereses, promovido por la propia PAC, no ha sido contrarrestado por las estrategias de los sindicatos agrarios, en una visión cortoplacista y defensiva, sin permitirse observar que la defensa de intereses parciales beneficia a la estrategia del capital, minoriza y aísla cada vez más a la agricultura campesina y familiar, e impide un análisis que integre todos los problemas. Convierte la solución de los problemas agrarios, en parte del problema de los demás intereses afectados, sin integrar las necesidades de éstos.

La Vía Campesina, en su calidad de movimiento campesino mundial, y también las organizaciones europeas en ella integradas (CPE, COAG, SOC), tienen en sus manos el reto de impedir el despliegue del modelo de producción, distribución y consumo, aumentando con ello el reconocimiento y apoyo recibido por los movimientos sociales en su Campaña “Fuera la Agricultura y la Alimentación de la OMC”. Propiciar e impulsar, en diálogo con otros movimientos sociales, un espacio de posibilidades y esperanzas de ejercer la soberanía alimentaria ciudadana, o conformarse con ser escuchadas y colaborar para otra globalización con rostro humano.

FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN E INSEGURIDAD ALIMENTARIA, SOBERANÍA ALIMENTARIA

Soluciones parciales, parte del problema

Todo este panorama permanece oculto, en general, a la población. Sólo últimamente, y ante los sucesivos escándalos alimentarios ha aumentado la sensibilidad por los alimentos que comemos. Ha crecido la desconfianza, pero sin interrogarse, en general, por las causas.

En los últimos años han aparecido iniciativas que intentan aportar soluciones reales, aunque parciales, al problema de inseguridad alimentaria. Algunas de estas iniciativas no se cuestionan si los alimentos “ecológicos” viajan miles de kilómetros, si se venden en grandes superficies, si son promocionados por multinacionales que negocian con los transgénicos, si sólo son para clases pudientes, etc. En definitiva, si no hay que incorporar también otros criterios ecológicos y también sociales.

La agricultura y el consumo de productos “biológicos” se presenta como una solución necesaria para proporcionar alimentos sanos a quien los consume y como respuesta a la contaminación medioambiental, al agotamiento de los recursos, a la crisis del ecosistema, pero ésto no es suficiente. En el Estado Español sólo el 1.5% de la superficie agrícola es ecológica, pero se exporta el 90% a mercados exteriores (Holanda, Francia, Alemania). Los consumidores ecológicos europeos, con un poder adquisitivo alto, importan productos ecológicos de cualquier parte del mundo y emplean la lógica y los circuitos habituales de distribución con los consiguientes impactos energéticos y el desentendimiento de las condiciones en que producen, en las explotaciones agrícolas o en las grandes superficies, las trabajador@s. Extender por tanto, la producción biológica con el mismo modelo de distribución y consumo, no es ecológico y no se compromete con las condiciones de pobreza de una parte importante de la población del Norte y del Sur.

En definitiva, desde el modelo agroalimentario dominante, y a pesar de que el 50% de la población mundial sea todavía campesina –el 80% cultivan sus propios alimentos-, la contraposición de intereses distintos y cada vez más enfrentados, entre personas agricultoras y consumidoras, dificulta la elaboración de un discurso que integre las necesidades de todas, que vaya a la raíz de los problemas y que permita desarrollar, experiencias y espacios, reales, de economía solidaria y apoyo mutuo.

Las personas, agricultoras o consumidoras, estamos indefensas en una situación que nos convierte en víctimas y, a la vez, colaboradoras eficientes en nuestra faceta de consumidor@s, productor@s, trabajador@s, reclamando intereses diferentes según adoptemos uno u otro papel.

El fraccionamiento de las posiciones, da lugar a planteamientos igualmente parciales e individualistas, al partir de una visión fragmentada que convierte cada solución en parte del problema. De hecho, se presentan soluciones parciales de diverso tipo: a) preservar los derechos de la naturaleza sin atender a las condiciones en que l@s agricultor@s, viven en los pueblos, trabajan y venden el producto de su trabajo, ni a las necesidades de l@s consumidor@s; b) proporcionar o promover el consumo de alimentos sanos, biológicos, pero no cuestionar el modelo de producción y circulación mercantil de los alimentos desentendiéndose, por tanto, de las condiciones de vida de la mayor parte de las personas consumidoras y propiciando un nicho de mercado biológico de élite; c) soluciones que sólo parten de las necesidades e intereses del sector agrario y profundizan más la brecha entre población agraria y población consumidora, agudizan las dificultades para que haya alimentos sanos y suficientes para toda la población y tampoco garantizan la viabilidad de las explotaciones agrarias familiares o comunitarias, del norte y del sur; d) iniciativas de comercio justo Norte-Sur, que tienen la mejor intención solidaria con campesinos del Sur, pero no dan cuenta de la realidad que afecta a los campesinos del Norte, también en desaparición, además de ignorar el principio de cercanía. Todas estas razones no deben desconsiderar los múltiples aspectos positivos que contienen muchas de las iniciativas “parciales” frente a la soberanía alimentaria, sino tan sólo, mostrar su coexistencia pacífica con un modelo de producción, distribución y consumo de alimentos incompatible con la seguridad alimentaria de la inmensa mayoría de la población mundial.

Articular la soberanía alimentaria desde un movimiento social agroecológico y responsable

Reclamar la seguridad alimentaria no es una cuestión exclusivamente campesina, sino también ciudadana. No sólo porque el modelo alimentario y sus consecuencias en salud, económicas, ecológicas y sociales nos afectan a tod@s. También porque ejercer la soberanía alimentaria supone reconstruir las relaciones de intercambio en múltiples direcciones: campo-ciudad; campesin@s-consumidor@s; autócton@s-inmigrantes; Norte-Sur; subsidios agrícolas-ayuda alimentaria; pobres de hoy-generaciones futuras; medioambiente según el Norte-agroecología según el Sur. La defensa de la seguridad alimentaria implica saberse parte interviniente, responsable y solidaria en los hábitos de consumo, es decir, a la hora de comprar alimentos cada día.

El conocimiento, la actitud y la responsabilidad ante la propia alimentación es un acto político, de soberanía alimentaria. Educar-nos para alimentar-nos con dignidad y de forma saludable, teniendo en cuenta las consecuencias de nuestra elección, es una tarea necesaria, hoy más que nunca. Las personas involucradas en asociaciones/redes/cooperativas de consumo agroecológico, consideramos que esta es una aportación real y concreta que podemos compartir con otras personas preocupadas que se esfuerzan, desde otras dimensiones de lo social (inmigración, salud, educación, feminismo, sindicalismo, entre otras), por construir un mundo más humano y sostenible hacia el futuro. De la mano de ese empeño, es necesario desarrollar espacios comunes de cooperación entre proyectos de producción y consumo agroecológicos para superar nuestras limitaciones y, si es posible, ayudarnos a resolver algunos de los problemas que venimos teniendo, vinculados en general, a nuestra pequeña escala y al esfuerzo enorme que hay que hacer para que estos proyectos de economía social sobrevivan y se desarrollen.

Es necesario reconstruir las relaciones económicas entre las personas. Hacerlo desde la apuesta colectiva y organizada por un consumo responsable y comprometido con las necesidades de consumidor@s y agricultor@s, respetuoso con los ciclos naturales y las generaciones futuras. Explorar soluciones diversas que tengan en cuenta a todas las partes (producción, consumo y distribución-transporte). Agricultor@s buscando un vínculo con consumidor@s que quieran ver algo más que el producto y el precio. Consumidor@s que se asocian y crean las condiciones para la producción agroecológica. Estas apuestas se llevan haciendo bastantes años desde diversos proyectos alternativos. Pero precisan la vocación de transcrecer los límites que marcan el necesario esfuerzo militante y la “identidad propia”. Por un lado, dar seguridad a l@s agricultor@s agroecológic@s. Por otro, asegurar unas condiciones de viabilidad más allá de un consumo de apuesta política testimonial, mostrando a sectores crecientes de la sociedad que “otra forma de alimentarse es posible”. Todo ello cuidando la escala y la dimensión de los proyectos, porque se puede morir tanto por ser inviable como por ser demasiado viable<!–[if !supportFootnotes]–>[29]<!–[endif]–>.

<!–[if !supportFootnotes]–>


<!–[endif]–>

 Los alimentos transgénicos son una salida falsa de superación de los problemas no resueltos o creados por la agricultura industrial y mal llamada revolución verde (desnutrición, hambre, desarraigo, contaminación, erosión, plagas, etc.). Las semillas transgénicas que se cultivan, el maíz en el caso de la Unión Europea, son resistentes a determinados herbicidas químicos, con lo que aumenta su uso. Llevan genes que inutilizan los efectos de los antibióticos, lo que implica que, a medio plazo, puedan volverse inservibles como medicamentos, al menos aquellos antibióticos vinculados con estas semillas. En definitiva se agudizan, en un círculo vicioso, los problemas que se prometen resolver: crecimiento de plagas, resistencia a los productos que combaten las plagas, aumento de la contaminación de aguas y suelos, pérdida de fertilidad de la tierra, menores rendimientos de los cultivos.

A las semillas estériles (Terminator, Verminator) se les ha amputado la capacidad de autorreproducirse. Aparentemente es absurdo desarrollar estas semillas. Sin embargo, beneficia a las multinacionales del “agrobusiness”, para las que el negocio es la reproducción y venta de semillas, obligando a quien las necesita a comprar cada vez, antes de cada siembra.

<!–[if !supportFootnotes]–>[3]<!–[endif]–> Las patentes son derechos de propiedad intelectual sobre semillas, plantas, animales y células humanas, de uso exclusivo para quien paga a la multinacional propietaria, aunque esta se lo haya robado a la comunidad que los conserva y depende de ellos, e incluso a la persona que generó tales células, sin su consentimiento. Son el tercer elemento con el cual, la tecnología de las semillas transgénicas y/o muertas, alcanza el objetivo perseguido de maximizar los beneficios, concentrados a su vez, en un número cada vez más reducido de empresas. Sin la patente sobre la semilla o sobre la tecnología aplicada a la semilla, no se asegura que todos los beneficios económicos derivados de la inversión tecnológica, recaigan de forma exclusiva sobre la empresa beneficiaria de la patente.

<!–[if !supportFootnotes]–>[4]<!–[endif]–> Declaración de los Jefes de Estado sobre la seguridad alimentaria mundial, 13 de noviembre de 1996

<!–[if !supportFootnotes]–>[5]<!–[endif]–> Declaración Final del Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria, La Habana, Cuba, 7 de septiembre del 2001.

<!–[if !supportFootnotes]–>[6]<!–[endif]–> Los alimentos transgénicos son una salida falsa de superación de los problemas no resueltos o creados por la agricultura industrial y mal llamada revolución verde (desnutrición, hambre, desarraigo, contaminación, erosión, plagas, etc.) –ver nota 7 sobre la revolución verde- Las semillas transgénicas que se cultivan, el maíz en el caso de la Unión Europea, son resistentes a determinados herbicidas químicos, con lo que aumenta su uso. Llevan genes que inutilizan los efectos de los antibióticos, lo que implica que, a medio plazo, puedan volverse inservibles como medicamentos, al menos aquellos antibióticos vinculados con estas semillas. En definitiva se agudizan, en un círculo vicioso, los problemas que se prometen resolver: crecimiento de plagas, resistencia a los productos que combaten las plagas, aumento de la contaminación de aguas y suelos, pérdida de fertilidad de la tierra, menores rendimientos de los cultivos.

<!–[if !supportFootnotes]–>[7]<!–[endif]–> A las semillas estériles (Terminator, Verminator) se les ha amputado la capacidad de autorreproducirse. Aparentemente es absurdo desarrollar estas semillas. Sin embargo, beneficia a las multinacionales del “agrobusiness”, para las que el negocio es la reproducción y venta de semillas, obligando a quien las necesita a comprar cada vez, antes de cada siembra.

<!–[if !supportFootnotes]–>[8]<!–[endif]–> Las patentes son derechos de propiedad intelectual sobre semillas, plantas, animales y células humanas, de uso exclusivo para quien paga a la multinacional propietaria, aunque esta se lo haya robado a la comunidad que los conserva y depende de ellos, e incluso a la persona que generó tales células, sin su consentimiento. Son el tercer elemento con el cual, la tecnología de las semillas transgénicas y/o muertas, alcanza el objetivo perseguido de maximizar los beneficios, concentrados a su vez, en un número cada vez más reducido de empresas. Sin la patente sobre la semilla o sobre la tecnología aplicada a la semilla, no se asegura que todos los beneficios económicos derivados de la inversión tecnológica, recaigan de forma exclusiva sobre la empresa beneficiaria de la patente.

<!–[if !supportFootnotes]–>[9]<!–[endif]–> Para mayor detalle ver P. Galindo. “Contaminación transgénica e inseguridad alimentaria: consecuencias del modelo mundializado de la alimentación”. Congreso de Agricultura Ecológica de Valencia. Noviembre de 2002. Pendiente de publicación.

<!–[if !supportFootnotes]–>[10]<!–[endif]–> El modelo de producción, distribución y consumo implantado en EEUU y la Europa de los Seis, se extiende y consolida a escala planetaria desde los años 70, a partir de lo que se conoce como la Revolución Verde. Se denomina así, al fenómeno propiciado en los setenta por la FAO, de extensión de la agricultura industrial a los países empobrecidos bajo el argumento de que era la única forma de resolver el problema de las necesidades alimenticias de una población creciente. La base de esta agricultura consiste en un alto empleo de tecnología (maquinaria, irrigación, semillas híbridas, fertilización química y productos químicos para la lucha contra las plagas y enfermedades) considerando ineficientes e inapropiadas tanto la forma tradicional de la agricultura de cada zona, como los conocimientos a ella asociados de manejo de suelos, agua, semillas, cultivos, etc. Es una de las principales consecuencias del aumento de la deuda exterior de los países empobrecidos que se han visto obligados, para pagar los intereses de esa deuda, a producir cultivos de exportación demandados en el mercado internacional y a importar los alimentos básicos para su población o incluso solicitar ayuda alimentaria. La revolución verde ha hipotecado tanto la soberanía como la seguridad alimentaria de los países empobrecidos.

<!–[if !supportFootnotes]–>[11]<!–[endif]–> No es lo mismo pequeña producción y producción campesina, aunque una de las características de esta última sea su pequeña escala. El modelo de producción, distribución y consumo de alimentos dirigido al mercado global, actúa cuantitativamente sobre la pequeña producción que produce para el mercado pero no puede competir, porque incluso sus parámetros son diferentes (pocos productos, calidad, artesanía incluso). Sobre la producción campesina además se ejerce una presión cualitativa, destruyendo los fundamentos sobre los que opera el modo de producción, distribución y consumo campesino, que también es un modo de vida, vinculado a lo rural. No en vano, las familias agricultoras de los países occidentales ya no gustan llamarse campesinas. La extensión de la cultura urbana ha roto sus raíces y se identifica campesino con inculto, desarrapado y paleto. En última instancia, tampoco cumplen ya una de las funciones campesinas vinculadas a la protección de la agrobiodiversidad, el intercambio y cuidado de las semillas y variedades locales. El conocimiento del campo no tiene valor, ya no forma parte de las cualidades de las personas agricultoras, que pretenden ser ante todo, empresarias. Por último, hay que considerar la producción campesina para el autoconsumo, que obviamente es preciso que desaparezca, para “liberar” personas consumidoras. En la medida en que la población campesina,marginada del ciclo económico porque mantiene estructuras productivas autosuficientes, queda “liberada” de estos recursos y expuesta libremente al mercado, su opción de integración se moverá entre: 1) contratarse como mano de obra agrícola; 2) emigrar a las megalópolis del Sur y aumentar sus bolsas de pobreza; o 3) convertirse en inmigrantes sin papeles de los países del Norte, emplead@s sin la protección de derechos que gozan l@s autócton@s, mientras venden su piel en devolver la deuda que les posibilitó el pasaje al país de la libertad.

<!–[if !supportFootnotes]–>[12]<!–[endif]–> Tanto el Informe sobre Desarrollo Mundial 2003 del Banco Mundial, como el informe de las Naciones Unidas “Desafío mundial, oportunidad mundial” dados a conocer en el contexto de la cumbre aportan datos sobre los problemas ecológicos y sus consecuencias sobre la salud y la capacidad de supervivencia de la población mundial. Destacamos los que acrecientan los riesgos de mortalidad por carecer de mínimas condiciones de salubridad. De 6.000 millones de habitantes, 1.100 millones carecen de agua potable (54% en Africa), 2.000 millones tienen que vivir con menos de 50 litros al día y 2.400 millones carecen de saneamientos mínimos. A consecuencia de ello 2,2 millones mueren anualmente de enfermedades diarreicas (evitables) de los cuales 1,7 millones son niños. El 40% de la población afronta escasez de agua y dentro de 25 años la mitad de la población tendrá serios problemas de abastecimiento. Sin embargo, el uso mundial de agua ha aumentado en 6 veces en el último siglo, duplicando la tasa de crecimiento de la población. El 50% de la población vive en ciudades, pero el 70% de la misma se hacina en suburbios sin urbanización. Las previsiones indican que esta tendencia va a aumentar, sobretodo por el desplazamiento de población campesina.

<!–[if !supportFootnotes]–>[13]<!–[endif]–> Los acuerdos para garantizar a la población mundial agua potable y saneamiento se han limitado al compromiso de reducir, en el 2015, las vergonzosas cifras actuales a la mitad. El coste estimado son 20.000 millones de dólares/año y se apunta a la iniciativa privada (privatizar servicios??). Esto activará aún más el afán de las multinacionales por hacerse con el control del agua. Ver Vandana Shiva “Water Wars. Privatization, Pollution, and Profit”. Cambridge, 2002. South End Press.

<!–[if !supportFootnotes]–>[14]<!–[endif]–> Los acuerdos para garantizar a la población mundial agua potable y saneamiento se limitaron al compromiso de reducir, en el 2015, las vergonzosas cifras actuales a la mitad. El coste estimado son 20.000 millones de dólares/año y se apunta a la iniciativa privada (privatizar servicios??). Esto activará aún más el afán de las multinacionales por hacerse con el control del agua. Ver Vandana Shiva “Water Wars. Privatization, Pollution, and Profit”. Cambridge, 2002. South End Press.

<!–[if !supportFootnotes]–>[15]<!–[endif]–> En la Cumbre de Hong-Kong emergió una división entre los países del Sur. De un lado los agroexportadores, que han preferido intercambiar protección de manufacturas y servicios propios por penetración en otros mercados, incluidos los del resto de países empobrecidos del Sur. Del otro lado, estos últimos, cuya única defensa es la protección de sus mercados locales para poder mantener las propias producciones, agrarias o no y evitar con ello una mayor sangría contra su propia población.

<!–[if !supportFootnotes]–>[16]<!–[endif]–> Declaración de la Via Campesina 29-7-06, publicada en Kaosenlared.net [actualizado 12 de agosto de 2006] www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=21489

<!–[if !supportFootnotes]–>[17]<!–[endif]–> La explicación detallada de los mecanismos de la PAC y su evolución desde 1962 ilustraría aún más los argumentos que empleamos en este artículo. Sin embargo, no es el objetivo aquí de entrar en ese análisis tan detallado que nos proponemos para otra ocasión. Más bien pretendemos argumentar lo que afirmamos en el título de este apartado. Es decir, que la PAC es consistente con la política agraria internacional impulsada desde la OMC. No obstante, y en la medida en que sea preciso, mostraremos cómo funcionan sus mecanismos .

<!–[if !supportFootnotes]–>[18]<!–[endif]–> Con la aparición de las medidas complementarias, se inaugura una cofinanciación que discrimina entre regiones. Las regiones con un PIB per cápita inferior al 75% de la media comunitaria tienen derecho a un 75% de contribución del presupuesto comunitario, mientras que el resto recibe el 50%. Aunque aparentemente es un mecanismo de compensación territorial, se ha convertido en lo contrario, dado que los Estados con mayor PIB están en mejores condiciones de financiar estas medidas (de carácter voluntario), gastando mayor presupuesto comunitario, aunque tenga una tasa inferior de financiación.

<!–[if !supportFootnotes]–>[19]<!–[endif]–> Siempre coincidiendo con necesidades de agenda internacional y vinculadas a las evoluciones de la OMC: reforma de 1992 y agenda 2000.

<!–[if !supportFootnotes]–>[20]<!–[endif]–> Las restituciones a la exportación son subvenciones destinadas a los operadores que venden en el mercado internacional, básicamente multinacionales, para facilitar la exportación mediante “compensaciones” por unos “precios mundiales” más bajos que en el mercado interior. Fruto de estas subvenciones los precios internacionales pueden seguir siendo bajos, incluso inferiores a los precios de producción de los países donde va destinado. A su vez, los aranceles reducen la competencia de los productos procedentes del mercado exterior. Ninguna de estas medidas beneficia a las familias agricultoras de los países de origen y destino de los productos.

<!–[if !supportFootnotes]–>[21]<!–[endif]–> Los precios de intervención son precios de compra pública. Este mecanismo permite contener la renta de l@s productor@s si el precio cae por efecto de exceso de oferta (buena cosecha, aumento de productividad) o por entrada de productos a bajo precio. Obviamente si el nivel de dicho precio se rebaja, compensará mejor a las explotaciones mayores y más intensificadas. Poco a poco se han ido introduciendo otros mecanismos como la financiación de almacenamiento privado (ayudas para aplazar la venta a la espera de mejores precios), que aún favorecen más a las explotaciones mayores o más lucrativas, dado que se trata de un riesgo que no siempre garantiza un mejor momento de precios, aventura en la que las explotaciones pequeñas no siempre pueden meterse.

<!–[if !supportFootnotes]–>[22]<!–[endif]–> Las cuotas de producción es otro mecanismo destinado a frenar la caída de los precios, pero sobretodo a reducir los gastos públicos. Se trata de poner límite al volumen producido que no a la forma de producción. Pero no se corresponde con la demanda de consumo, sino que beneficia a los países miembros más antiguos que extienden su mercado sobre los nuevos. Además, en un sistema que fomenta la intensificación y el aumento de la productividad, se convierte en un mecanismo perverso de eliminación de las explotaciones que no “dan la talla”.

<!–[if !supportFootnotes]–>[23]<!–[endif]–> Las ayudas directas se implantaron en 1992 ante el nacimiento de la OMC, para comenzar a desvincular las subvenciones de la producción. Son un mecanismo de compensación parcial de rentas, ante la obligación de adaptarse a los precios del mercado mundial y a los porcentajes obligatorios de entrada de productos agrícolas.

<!–[if !supportFootnotes]–>[24]<!–[endif]–> El tamaño medio de explotación agraria en la UE son 18 hectáreas frente a 200 ha en EEUU. El valor monetario de la producción es semejante pero se realiza en más de 7 millones de explotaciones en la UE, frente a 2 millones en EEUU. El horizonte, por tanto, es reducir las diferencias de productividad con EEUU, antes de abrir las fronteras. Continuar con la estrategia de mantener ayudas a la exportación para los que operan en el mercado internacional, pero forzar a la reducción de costes de producción mediante la bajada de los precios de intervención, logrará la expulsión de las explotaciones que no puedan resistir tales recortes, ni con ayudas directas.

<!–[if !supportFootnotes]–>[25]<!–[endif]–> Las cifras hablan por sí solas. La ampliación añade un 23% de población –75 millones más de consumidores, frente a los actuales 375 millones-, pero en términos de PIB apenas supone el 4,5%. En comparación, la ampliación de España, Portugal y Grecia supuso el 22% de la población y el 10% del PIB. El resultado es que la renta per cápita de la UE se reducirá un 15%. Al interior de los países candidatos también crece la incertidumbre, no sólo por las condiciones de la negociación, sino también por el balance entre los beneficios de pertenecer a uno de los principales bloques económicos, y las concesiones derivadas de esa pertenencia.

<!–[if !supportFootnotes]–>[26]<!–[endif]–> La PAC se articula a través de las Organizaciones Comunes de Mercado (OCMs) en las que se estructuran los sectores productivos agrícolas y ganaderos. En un principio las OCMs se constituyen básicamente para cereales, leche y carne (las denominadas producciones continentales). Actualmente regulan el 90% de las producciones y los mecanismos también se han hecho más complejos. De hecho hay un conjunto de medidas complementarias, que no se aplican en el seno de las OCMs, sino con carácter general, a las explotaciones susceptibles de acogerse en cada caso.

<!–[if !supportFootnotes]–>[27]<!–[endif]–> La Vía Campesina es un movimiento mundial de organizaciones campesin@s e indígenas, que defienden a trabajador@s sin tierra, pequeñas y medianas agricultor@s que desde 1993 decidieron unirse para denunciar los efectos de las políticas de la OMC y los Tratados de Libre Comercio sobre las economías de las familias campesinas e indígenas. Su principal aporte al movimiento antiglobalización ha sido la denuncia y acción sobre cultivos y alimentos transgénicos, comida basura, patentes y semillas muertas, el establecimiento de un día mundial de luchas campesinas (17 de abril), y a través de líderes como José Bové, reivindicar que la alimentación no es una mercancía y debe salir de las regulaciones de la OMC. Su principal trabajo está siendo la demanda de la soberanía alimentaria uno de cuyos factores principales es el acceso a la tierra y a los recursos productivos.

<!–[if !supportFootnotes]–>[28]<!–[endif]–> Intervención de Paul Nicholson, Vía Campesina, en el Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria, La Habana, 3-7 septiembre de 2001. Cuba

<!–[if !supportFootnotes]–>[29]<!–[endif]–> La propuesta con la que se concluye este artículo no es un canto de sirenas. Tampoco pretende señalar un camino ideal o para que otros/as lo hagan. Se trata de la apuesta real, consciente y colectiva, surgida del empeño y la experiencia de impulsar redes de consumo agroecológico responsable. Edificar espacios de convergencia en lo social. Creación y dinamización de un área de Agroecología vinculada con el movimiento antiglobalización como forma de expresión y transformación de realidades colectivas ya existentes. Espacio con la vocación de articular un movimiento social que haga realidad la soberanía alimentaria desde lo que somos, desde nuestra práctica. Poniéndole palabras a lo que hacemos para sensibilizar a otros/as y con el convencimiento de que para hacerlo y, a la vez, superar nuestras limitaciones, tenemos que partir del diálogo sobre los problemas y dificultades cotidianas de convertir en realidad un consumo agroecológico y responsable. Como muestra de ello adjuntamos los materiales más significativos de nuestras aportaciones desde el Área de Agroecología a la Campaña contra la Europa del Capital y la Guerra. También mostramos los principios desde los que entendemos la agroecología y el consumo responsables (ver Anexos).

 Fuente: http://www.lagarbancitaecologica.org/garbancita/index.php/hambre-y-comida-basura/104-globalizacion-agricultura-y-alimentacion-entre-el-hambre-y-la-comida-basura

La ONU bajo el Mando de la Orden de Malta.

 

 

Parte 2

Septiembre 18, 2009

“Sería estúpido decir que no tenemos poder.
Es verdad, somos un ‘lobby’
en el sentido de que la selección de las personas es muy exigente
y, por tanto, la calidad de los miembros es muy alta”
EUGENIO AJROLDI
(Jefe de prensa de los Caballeros de la Orden de Malta)

La Orden de Malta mantiene relaciones diplomáticas con 103 Estados (según información oficial).


La Orden de Malta mantiene relaciones oficiales a nivel de Embajador con la Comisión Europea.

– Embajador de la Orden Jean Marie Musy –

presentando las cartas credenciales al Rey Juan Carlos de España


– Festing y Mr. László Sólyom –

.


– Festing y Barrosso –


– Bertie y Kaczynski –


– Bertie y G. Bush –
 

La Orden de Malta mantiene relaciones oficiales con:

  • Alemania

  • Bélgica

  • Francia

  • Luxemburgo

  • Suiza

  • Canadá


– Secretario General Kofi Annan y Embajador Robert L. Shafer,
Observador Permanente de la Orden de Malta ante la ONU –
 

Misiones permanentes de la Orden de Malta ante las Naciones Unidas y sus agencias especializadas:

  • Naciones Unidas – Nueva York

  • Naciones Unidas – Ginebra

  • Naciones Unidas – Viena

  • Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura – UNESCO – París

  • Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación – FAO – Roma

  • Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas – PMA – Roma

  • Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola – FIDA – Roma

  • Organización Mundial de la Salud – OMS – Ginebra

  • Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados – ACNUR – Ginebra

  • Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos – OACDH – Ginebra

  • Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial – ONUDI – Viena

  • Organismo Internacional de Energía Atómica – OIEA – Viena


– José Antonio Linati-Bosch  –
Observador Permanente de la Orden ante las Naciones Unidas


Delegaciones o representaciones ante organismos internacionales:

  • Consejo de Europa – Estrasburgo

  • Comité Internacional para las Migraciones – Ginebra

  • Organización de Estados Americanos – OAS- Washington D.C.

  • Banco Interamericano de Desarrollo – BID – Washington D.C.

  • Comité Internacional de la Cruz Roja – Ginebra

  • Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja – Ginebra

  • Instituto Internacional de Derecho Humanitario – Sanremo, Ginebra

  • Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado – UNIDROIT – Roma

  • Unión Latina – Santo Domingo – Paris

  • Comité Internacional de Medicina Militar – Bruselas

Muy curiosas relaciones algunas de éstas…

A través del «Malteser International» – con 80.000 voluntarios permanentes – actúa en primera línea en catástrofes naturales y conflictos bélicos.

 

En él trabajan 100 expertos en ayuda humanitaria de emergencia junto a 900 agentes locales en zonas en crisis como Kosovo, Afganistán, Sudán y el sudeste asiático. El «Malteser International» actúa en colaboración con la red de la Orden de Malta conformada por 46 asociaciones nacionales en cinco continente y sus 94 embajadas en el mundo.


Las actividades de la Orden experimentan un desarrollo particularmente intenso en Medio Oriente y África.


“Hoy día, la Orden cuenta con hospitales y obras sociales en los cinco continentes, que se financian con aportaciones anuales de unos 30.000 millones de pesetas” – afirmaba hace unos años un artículo del magazine de El Mundo.

Entre sus obras más insignes tienen el Hospital de la Sagrada Familia de Belén.

Clío, prestigiosa revista de cultura, con un artículo del historiador Carlos Blanco en su número mensual de abril de 2003, la señala,

«a pesar de su reducido tamaño, de carecer de territorio propio, de estar enclavada dentro de la ciudad de Roma y de que sus súbditos se encuentren esparcidos por todo el mundo» como, «un Estado independiente (…) fiel a los principios de la Orden religiosa de la que surgió hace nueve siglos».

La Orden se define como “neutral, imparcial y apolítica”.

 

Y permanece fiel a sus principios fundacionales, que se sintetizan en el lema Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum, es decir, la defensa de la Fe y el servicio a los pobres y necesitados.

¿Las élites al servicio de los pobres? Porque, evidentemente estamos hablando de una gran élite, si no la mayor. Con casi mil años de historia y fuertes vínculos de sangre “azul”.


¿Las élites no son élites porque hay pobres? Es decir, ¿no son la causa última de la pobreza?

 

Algo suena contradictorio en todo este planteamiento…

Trataremos de ofrecer más información…
 

 

ORDEN DE MALTA Y LA SANTA SEDE

En la hemeroteca de la entonces Vanguardia de España, un artículo fechado el 19 de diciembre de 1956, hace una crónica de cómo tras 5 años de discusiones entre la Orden de Malta y la Santa Sede sobre elcarácter religioso de la Orden, las diferencias fueron resueltas al promulgarse los nuevos Estatutos.

“Esta nueva ‘Carta Constitucional’, representa una nueva clase de caballeros, denominados ‘de obediencia’ que, a diferencia de los ‘profesos’, no pronunciarán votos de pobreza y castidad, sino solamente un juramento de fidelidad, pero que podrán llegar a los cargos más altos aunque en número limitado […]

 

En cuanto a la admisión de nuevos miembros, se atenúan las condiciones antes exigidas en cuanto a la nobleza que podrá ser incluso de menos de cien años y hasta no contar con ella, aunque los primeros se llamarán ‘caballeros de gracia por mérito’ y los segundos ‘caballeros donados’…”

Sobre las actuales relaciones entre la Orden de Malta y la Santa Sede, encontramos un artículo publicado en la Web de la Orden de Malta titulado:

Una Orden de Malta en crisis enseña sus dientes a la Santa Sede” por Rémy de Chateaufort en París, 26 de junio de 2006.

En dicho artículo se hace referencia a las diferencias entre Santa Sede y Orden sobre la defensa del espíritu religioso de ésta.

 

Asunto que, aparentemente, quedó resuelto, o acallado, tras la sentencia de una Comisión Cardinalicia (1953) en la que se aseguraba:

la Orden “es una religión y más precisamente una Orden religiosa aprobada por la Santa Sede” y que, por ello, “depende de la Santa Sede”, así como todos sus miembros.


– Ludovico Chigi Albani della Rovere (Gran Maestre 1931-1951) –


– Angelo de Mojana di Cologna (Gran Maestre 1962-1988) –

El artículo afirma que terminado este asunto, las relaciones entre la Orden y el Vaticano fueron distantes aunque correctas.

 

Aunque, continúa:

“En 1988 murió el Gran Maestre Mojana, un experimentado abogado milanés, que supo dirigir la institución con acierto. Ese mismo año fue elegido para sucederle un caballero ingles, Frà Andrew Ninian Bertie.


– Fra Angelo de Mojana di Cologna –
 

A partir de entonces, la Orden activó la política de secularización frente a la Iglesia. […] La Orden comenzó una desaforada carrera por establecer relaciones diplomáticas con los Estados más insignificantes del planeta, en un intento de afianzar su pretendida soberanía, y con ello su independencia de la Iglesia.

 

Así empezó la descomposición.

 

La secularización afectó a la esencia religiosa de la Orden. La caridad con el necesitado, fin fundacional y práctica obligada para sus miembros, degeneró en filantropía, impropia de una institución católica.

 

La filantropía llevó a la desmotivación de sus miembros que, en su gran mayoría, se apartaron de la Orden.

[…] Todo este proceso de descomposición ha conducido a la Orden por el camino del escándalo. El ingreso en la Orden ha degenerado en admisiones fraudulentas. Se ha llegado a la venta de honores y de cargos diplomáticos.

 

[…] El poder fue ocupado por advenedizos que se sirven de ella y la utilizan para sus fines personales. Los recién llegados introdujeron cambios ilegales en los requisitos nobiliarios de ingreso para equipararse a las viejas familias.

 

Los requisitos religiosos de ingreso dejaron de aplicarse y las exigencias religiosas a sus miembros desaparecieron.

El 23 de junio de este año 2006 [se celebró] una audiencia papal entre el Papa [Benedicto XVI] y el Maestre [Andrew Bertie].
 

La audiencia papal provocó una inmediata reacción del Gran Magisterio. Una reacción de desafío y advertencia al Papa Benedicto XVI.

 

El comunicado oficial, difundido por la Web de la Orden, fue contundente como cualquiera puede comprobar. En este comunicado se dijo que la audiencia se había celebrado entre “dos Jefes de Estado”. La provocación no pudo ser más evidente.

 

Se quiso equiparar al Gran Maestre con el Santo Padre, de igual a igual para marcar la independencia de la Orden”.

“Si el Santo Padre no lo remedia, la Orden de Malta se convertirá en una trasnochada opereta llena de vanidosos y sujeta a la manipulación de poderosas fuerzas ajenas.

 

En los pasillos de las Asociaciones se susurra con miedo el nombre de las misteriosas fuerzas que ya controlan la Orden. Una es evidente. El poder gay ha aumentado notablemente entre los caballeros. Asociaciones como la Española o la Francesa están ya dominadas por ese poder que transforma los rojos colores de la Orden en un rosa desvaído.

 

La otra fuerza es más indetectable, pero su presencia se hace evidente por la intensa corriente secularizadora que domina en la Orden. Nos referimos a la masonería.


¡Que Dios salve a los Caballeros de Malta!”

Texto extraído de un artículo publicado en la Web de la Orden de Malta titulado: “Una Orden de Malta en crisis enseña sus dientes a la Santa Sede” por Rémy de Chateaufort en París, 26 de junio de 2006.

 

 

El Proyecto Matriz #110

SOBERANA ORDEN MILITAR DE MALTA II

por elproyect0matriz
Septiembre 17, 2009

del Sitio Web YouTube

 

 

 

 Fuente: http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_malta04b.htm

El nuevo PAPA y su oscuro pasado: Acusado de Robo de Niños en dictadura Argentina

Imagen

Imagen con el sol detrás ¿Porque el sol? como ya sabemos que la orden de los Jesuitas tienen el símbolo de IHS, veremos su significado en la siguiente foto.

Imagen

IHS muchos creerán que su significado es este:

monograma

La devoción incitada por San Bernardo en el siglo XII por el nombre de Jesús como representación de la divinidad en sí mismo y, más tarde por la utilización que de el monograma hizo Juan Colombini, lo hicieron muy popular.

Ya en el siglo XV, predicadores como Vicente Ferrer o Bernardino de Siena solían utilizarlo en sus sermones, e incluso a vincularlo a los milagros que unían a estos sermones, que a menudo se acompañaban de conversiones y curaciones masivas.

San Ignacio de Loyola adoptó el monograma en su sello de Superior de la Compañía de Jesús (1541), y de esa forma se convirtió en el emblema de su instituto.

Pues no, esto es lo que nos hacen creer,  su verdadero significado es I de ISIS, H de Horus y S de Set, la trinidad egipcia, es lo que ellos representan, por eso el sol que es un símbolo de adoración de los pueblos paganos, ahora ya sabemos un poco mas hacia donde va esto, ritos y simbologia antigua.

El cardenal Jorge Bergoglio, 73 años, ha sido señalado como colaboracionista de la
guerra sucia de la dictadura militar (1976-1983), puesto que ha sido acusado de la
delación de dos sacerdotes subordinados suyos en la Compañía de Jesús de los
jesuitas.
Varios testigos relataron que su actuación durante el Proceso de Reorganización
Nacional como sacerdote con poder político no solo no ayudó, sino que perjudicó a
numerosos sacerdotes y laicos secuestrados, torturados y desaparecidos. En abril de
2010, su rol en la desaparición de sacerdotes y el apoyo a la represión habría sido
confirmado por cinco testimonios: un sacerdote, un exsacerdote, una teóloga, un
seglar de una fraternidad laica que en 1976 denunció en el Vaticano lo que ocurría en
la Argentina, y un laico que fue secuestrado junto con dos sacerdotes. Bergoglio tuvo
una reacción indignada ante estas acusaciones, y atribuyó al gobierno el escrutinio de
sus actos.
En 2010, el periodista Sergio Rubín escribió un libro denominado El jesuita en el que
se refiere a «una denuncia periodística publicada unos pocos años atrás en Buenos
Aires». Se refiere la del periodista Horacio Verbitsky en el diario Página/12 del 25 de
abril de 1999 y del 9 de mayo de 1999, más tres libros.
En otro orden, si bien Bergoglio niega haber mutilado documentos para encubrir su
actitud colaboracionista con la dictadura, Verbitsky publicó los documentos
originales y el facsímil del libro para que los lectores pudiesen comparar.
A posteriori, cinco testimonios de curas y teólogos confirmarían el rol del cardenal
durante la dictadura militar argentina en la desaparición de sacerdotes y su apoyo a la
represión dictatorial. Los testigos son un sacerdote y un ex sacerdote, una teóloga, un
seglar de una fraternidad laica que denunció en el Vaticano lo que ocurría en la
Argentina en 1976 y un laico que fue secuestrado y torturado junto con dos
sacerdotes que no reaparecieron. El 8 de noviembre debió responder ante la Justicia
por sus presunta complicidad con la dictadura.
Jorge Bergoglio, cómplice de robo de niños en Argentina
“La que colaboró, la que nos mintió, la que nos dio la espalda es la
Iglesia de Bergoglio y la que protege a los curas violadores ”
“La Iglesia se calló ante los crímenes aberrantes, participó
activamente en la tortura de nuestros hijos, y desapareció a mas de
500 nietos, esa no es la iglesia del pueblo. Afirman, abuelas de la
Plaza Mayor.
El cardenal jorge Bergoglio” de Argentina también está envuelto en el
escándalo de la desaparición de los bebes de las mujeres que estaban en
cautiverio.
El cardenal Jorge Bergoglio podría ser llamado a declarar como testigo
nuevamente en una causa por delitos de lesa humanidad, esta vez ante el
Tribunal Oral Federal 6, por la causa Plan Sistemático de robo de bebés.
Así lo solicitaron la fiscalía y las querellas luego de que Estela de la Cuadra,
hija de una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, relatara las
gestiones que realizó su madre ante el religioso para localizar a su nieta
desaparecida.
Las Madres de Plaza de Mayo anunciaron que los pañuelos volverán a estar
frente a la Basílica de Luján “para seguir reclamando justicia y para
reivindicar a sus 30 mil hijos revolucionarios.
La querella en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en
la ESMA durante la última dictadura militar, aseguró hoy que el cardenal
Jorge Bergoglio, “mintió” y se mostró “reticente” al declarar a
cerca de las desapariciones de niños y personas en la dictadura
argentina.
La ESMA fue el centro clandestino de detención más grande de la última
dictadura militar en el que se calcula que estuvieron secuestradas cerca de 5
mil personas y que estaba dirigido por la Armada. Estela de la Cuadra, hija de
la primera presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo recordó que el
cardenal jesuita Jorge Bergoglio declaró que hace diez años supo del robo de
bebés cuando en realidad le pidieron ayuda en plena dictadura. La fiscalía
pidió que se cite a al cardenal Bergoglio.
Estela de la Cuadra tiene documentos que presento en el tribunal oral federal,
papeles con los que las Abuelas documentaron la búsqueda desesperada de
sus nietos, las cartas a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al entonces
arzobispo católico Raúl Primatesta y al ahora cardenal católico Jorge
Bergoglio. Estela, que aún sigue buscando a su sobrina, volvió a preguntarle
al Tribunal: “¿Cómo es que el cardenal Bergoglio dice que hace sólo
diez años sabe del robo de bebés cuando mi familia le pido ayuda
en plena dictadura?”.
Dos días después del secuestro de su hermana, en 1977 los padres presentaron
hábeas corpus. Contactaron al obispo Serra, que los mandó a ver al secretario
del vicariato castrense, Emilio Graselli: “Graselli dice: su hija esta bien,
no investiguen nada va a ser peor para ella, ustedes van empezar
a dar vueltas, y eso es peor’”. También les dijo que volvieran, que si su
hija pasaba a disposición del Poder Ejecutivo entonces, quizá, podía
ayudarlos. Alli esta mujer llamada Elena quien fue secuestrada el 23 de
febrero de 1977, con un embarazo de cinco meses tuvo una niña y nunca se
supo donde fue a parar este bebe como los otros que nacían en cautiverio.

Ahora veamos el siguiente vídeo titulado: 678 – INFORMES: BERGOGLIO PAPA – DE LO QUE SE HABLA MUCHO Y DE LO QUE SE HABLA POCO 14-03-13

Los Crímenes de las Grandes compañías Farmacéuticas.

Imagen

En el breve periodo que va de 2000 a 2003, casi la totalidad de las grandes compañías farmacéuticas pasaron por los tribunales de EEUU, acusadas de prácticas fraudulentas. Ocho de dichas empresas han sido condenadas a pagar más de 2,2 billones de dólares de multa. En cuatro de estos casos las compañías farmacéuticas implicadas – TAP Pharmaceuticals, Abbott, AstraZeneca y Bayer – han reconocido su responsabilidad por actuaciones criminales que han puesto en peligro la salud y la vida de miles de personas.

¿Cuáles son esas actuaciones? ¿Quién recibe sus consecuencias? ¿Qué mueve a las compañías farmacéuticas a actuar de tal forma? ¿Qué respuestas están teniendo lugar ante esos abusos y cuáles deben producirse aún? En este Cuaderno estudiaremos las actuales estrategias de esta industria y el impacto directo que éstas tienen en la forma en que concebimos la salud y la enfermedad y en los recursos que tenemos para promocionar la primera y prevenir o curar la segunda.


1. EL CASO DE LA “DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA”

En el año 1998, la empresa Pfizer, la principal compañía farmacéutica de EE.UU., comercializó un medicamento conocido con el nombre de “Viagra” para el tratamiento de la disfunción sexual masculina (concebida como disminución o desaparición de la capacidad de erección).

Tres años más tarde, a 17 millones de hombres del mundo entero les había sido recetado dicho medicamento y su volumen de ventas en un solo año (2001) superaba los mil quinientos millones de dólares.2 Con este nuevo producto, Pfizer había superado largamente los criterios de definición de un “blockbuster”, que es el nombre con que se conoce en el argot de las farmacéuticas un medicamento con un volumen de ventas anual superior a los mil millones de dólares (o de euros).

Los directivos de Pfizer se preguntaron:

“¿Y si fuera posible conseguir un éxito semejante con un producto similar dedicado a las mujeres?”.

El problema era que si bien existía un criterio aparentemente claro para hablar de “disfunción” en el caso de la sexualidad masculina (las dificultades en la erección), en el caso de las mujeres esto era mucho más difícil de definir y, sobre todo, de cuantificar o evaluar objetivamente.

En el año 1997 -pocos meses antes de que Viagra apareciera en el mercando- ya había tenido lugar en Cape Cod (Nueva York) el primer encuentro de especialistas médicos para determinar el perfil clínico de la “disfunción sexual femenina”.3

2. PFIZER. Annual report 2001. http://www.pfizer.com citado en MOYNIHAN, R. “The making of a disease: female sexual dysfunction”. BMJ 2003; 326: 45-47.
3. Suplemento especial. Int J Impotence Res 1998; 10 (supl 2): S 1-142 (The Cape Cod conference: sexual function assessment in clinical trials, 30-31 May, 1997. Hyannis, Massachusetts, USA), citado en MOYNIHAN 2003.

La iniciativa, organización y financiación del encuentro corrieron a cargo de 9 compañías farmacéuticas muy preocupadas por el hecho de que no existiera una definición de este trastorno compatible con un potencial tratamiento farmacológico.

Los promotores de tal encuentro eligieron entre sus colaboradores directos las personas que debían asistir al mismo. El objetivo de la reunión era diseñar la estrategia adecuada para crear una nueva patología en función de los intereses económicos de la industria farmacéutica. Un año y medio más tarde, en octubre de 1998, se celebró en Boston la primera conferencia internacional para la elaboración de un consenso clínico sobre la disfunción sexual femenina.4

8 compañías farmacéuticas financiaron esta conferencia y 18 de los 19 autores de la nueva definición “consensuada internacionalmente” admitieron tener intereses económicos directos con estas u otras compañías.

Un año más tarde, en 1999, apareció un artículo en la revista JAMA titulado “Disfunción sexual en EE.UU.: prevalencia y variables predictivas”,5 en el que se afirmaba, supuestamente con objetividad científica, que un 43% de la población femenina de EE.UU. sufría la “nueva enfermedad” definida según los intereses de la industria farmacéutica.

Los pasos seguidos para identificar a la “población enferma” fueron los siguientes:

  1. se elaboró una lista de 7 “problemas” considerados cada uno de ellos de suficiente peso como para justificar el diagnóstico de la nueva enfermedad si una mujer los había presentado durante dos meses o más en el último año

  2. se pasó el cuestionario a una muestra de 1.500 mujeres

  3. se evaluaron los resultados de forma que responder “Sí” a uno solo de los ítems se consideró criterio suficiente para identificar la enfermedad. Uno de los 7 ítems era la ausencia de deseo sexual.

Es decir, que las mujeres que respondieron que no habían tenido deseo sexual durante dos meses o más en el último año, automáticamente – independientemente de si estaban de luto por la muerte de un ser querido, preocupadas por falta o por exceso de trabajo, atrapadas en una relación insatisfactoria o gozando de una etapa de plenitud interior -, quedaron etiquetadas de “disfuncionales” y pasaron a engrosar el porcentaje de candidatas potenciales para el tratamiento que la industria farmacéutica confiaba poder desarrollar en breve.

Dos de los tres autores del citado artículo tenían vínculos económicos con laboratorios farmacéuticos.

El mismo año, en octubre de 1999, tuvo lugar un tercer encuentro sobre el tema, organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, pero promovido y financiado por 16 compañías farmacéuticas. El 50% de los asistentes admitieron tener intereses en la industria farmacéutica.6

4. BASSON R, BERMAN J, BURNETT A, DEROGATIS L, FERGUSON D, FOURCROY J, et al. “Report of the international consensus development conference on female sexual dysfunction: definitions and classifications”. BMJ vol. 330. 22 enero 2005, 192-194.
5. LAUMANN E, PAIK A, ROSEN R. Sexual dysfunction in the United States: prevalence and predictors. Urology 2000; 163: 888-93.
6. KASCHAK E, TIEFER L, eds. A new view of women’s sexual problems. Binghamton, NY: Haworth Press 2001: 70, citado en MOYNIHAN 2003.

Del encuentro surgió el Forum para la Función Sexual Femenina, que celebró dos conferencias más en los años 2000 y 2001 en Boston gracias a la financiación de 20 compañías farmacéuticas, lideradas por Pfizer.7

En el año 2003, esta manipulación de los criterios médicos en función de los intereses comerciales fue denunciada por Ray Moynihan en una de las re-vistas médicas de mayor prestigio, el British Medical Journal.8Los editores de la revista recibieron en 6 semanas un total de 70 respuestas y comentarios con relación al artículo de Moynihan. 2/3 de las respuestas fueron de apoyo y confirmaron la indignación de los profesionales de la medicina ante dicha manipulación aunque, como deja bien claro una de las respuestas, sin ellos no podría producirse.9

Si los médicos no colaborásemos con los abusos de las compañías farmacéuticas, esos abusos no acontecerían.

En diciembre de 2004, la agencia reguladora de los medicamentos en EE.UU. impidió que se comercializara el primer medicamento destinado a sanar la “disfunción sexual femenina” (el parche de testosterona de los laboratorios Proctor y Gamble).10

Los responsables de los estudios clínicos – todos financiados y supervisados por Proctor y Gamble – habían presentado sus resultados de forma sesgada, de modo que lo que eran unos beneficios dudosos y unos más que probables efectos secundarios peligrosos (cáncer de pecho y enfermedad cardiaca) se anunciaban como beneficios claros y riesgos negligibles.

De momento aún no ha sido desarrollado ningún otro medicamento para la disfunción sexual femenina, entre otras cosas debido a una creciente conciencia por parte de todos los agentes implicados de los efectos nocivos del exceso de influencia de las compañías farmacéuticas en el ejercicio de la medicina.11

7.MOYNIHAN, 2003: 45.
8. MOYNIHAN, Ray. “The making of a disease: female sexual dysfunction”. BMJ 2003; 326: 45-47.
9. TONKS, Alison associated editor BMJ. “Summary of electronic responses. The making of a disease”. http://www.bmj.com 2003.
10. MOYNIHAN, Ray. “The marketing of a disease: female sexual dysfunction”. BMJ 2005; 330: 192-194.
11. Son muchos los artículos y libros que han aparecido recientemente denunciando este abuso. Además de los libros de PIGNARRE y AGNELL que son los que he utilizado para la elaboración de este cuaderno, el lector/a interesada puede recurrir a The $800 Million Pill de M GOOZNER; Powerful Medicines de J AVORN; Overdo$ed America de J Abramson o On the Take de J Kassirer.

La disfunción sexual femenina (como cualquier otra enfermedad) tiene que ser estudiada en función de los intereses médicos de las mujeres afectadas y no en función de los intereses económicos de algunas de las empresas más ricas del planeta.

Los medicamentos genéricos son aquellos que se venden sin nombre comercial, haciendo constar en la caja simplemente el nombre del principio farmacológico (por ejemplo: ‘aspirina’ es un nombre comercial que sólo puede utilizar la casa que se lo inventó, en este caso la casa Bayer; ‘AAS’ (ácido acetil salicílico) es el nombre genérico que corresponde al principio activo de la aspirina).

No es lo mismo ser VIH-positivo” que “tener la SIDA”. Con los tratamientos actuales, una persona VIH-positiva puede vivir muchos años sin desarrollar la enfermedad.

VIH: virus de la inmunodeficiencia humana
SIDA: síndrome de la immunodeficiencia adquirida

 

2. EL CASO DE LOS MEDICAMENTOS ANTI-SIDA EN ÁFRICA

El 23 de marzo de 2005, el parlamento indio se vio obligado a aprobar, por imperativo de los acuerdos internacionales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), una nueva ley de patentes que modificaba la de 1970 para que en el futuro la comercialización de medicamentos en India estuviera sometida al sistema de patentes.

Hasta aquel momento, en caso de que los propietarios de las patentes hicieran un uso abusivo de las mismas (por ejemplo, proponiendo precios inasequibles para la población india), los laboratorios farmacéuticos de India podían producir legalmente preparados genéricos de medicamentos que aún estaban protegidos por patentes en los países ricos.

La industria india de genéricos daba trabajo en el año 2003 a 500.000 personas en más de 20.000 empresas (que, mediante contratos subsidiarios, daban trabajo a un total de más de 2,5 millones de personas).12 De acuerdo con la ley de 1970 que en marzo de 2005 fue derogada, los genéricos indios podían ser comercializados en otros países pobres, como la mayoría de países del África sub-sahariana, donde hoy residen más de 30 de los 40 millones de personas infectadas con el VIH en todo el mundo.

Según informes de la ONU del año 2003, más de 30 millones de personas están infectadas con el VIH en el África sub-sahariana. En el estado de Botswana, por ejemplo, el 40% de las mujeres están infectadas por VIH, y en el de Lesotho lo está un tercio del total de la población.13

12. PIGNARRE 124
13. PIGNARRE, Philippe. El gran secreto de la industria farmacéutica. Barcelona: Gedisa, 2005 (original francés de 2003) p.117

Por falta de medicamentos anti-rretrovirales, tres millones de africanos mueren todos los años de SIDA.

Gracias a esta libre competencia que eliminaba el sistema de patentes, el precio del tratamiento anti-rretroviral se había reducido en el año 2004 de 1.500 a 150 dólares por persona y año.14

Además, dado que no tenían que respetarse las patentes que obligan a producir cada medicamento por separado, los laboratorios indios podían combinar los tratamientos múltiples en una sola pastilla. La reducción del coste y la simplificación del tratamiento que supone la combinación de tres principios activos diferentes en una única pastilla han tenido efectos dramáticos en la posibilidad de tratar con éxito la epidemia de SIDA.

A escala mundial, unas 350.000 personas en tratamiento anti-rretroviral dependen de la producción de genéricos en India. Este número representa la mitad de la totalidad que toma tratamiento anti-rretroviral en los países en vías de desarrollo. Ello significa que menos de un 2,5% de los seropositivos por VIH reciben tratamiento en los países en vías de desarrollo.

Millones de personas mueren todos los años a causa de ello. Con el reforzamiento internacional del sistema de patentes, todos los medicamentos creados entre 1995 y 2005 más todos los que se creen a partir de 2005, estarán protegidos por la patente y no entrarán en competencia libre, con lo que su precio puede encarecerse más de 10 veces (como mínimo).

Y esto, en cuanto a los medicamentos esenciales para tratar la infección de VIH, otras infecciones muy prevalentes y potencialmente mortales (como la malaria o la tuberculosis) o el cáncer. Entre 1995 y 2005 ha habido en India 8.926 demandas de patentes que, debido a la nueva ley impuesta por la OMC, ahora deberán ser revisadas.

De estas casi 9.000 patentes, más de 7.000 proceden de multinacionales extranjeras, con el gigante farmacéutico Pfizer al frente.

Pfizer es hoy la mayor compañía farmacéutica del mundo, y uno de los principales agentes económicos en EE.UU. Pfizer doblegó al gobierno francés en 2002 con la amenaza de retirarse de Francia si sus demandas no eran atendidas, es decir, si el gobierno francés ponía pegas a sus precios claramente abusivos; el gobierno francés cedió y no hubo escándalo.15

14. Nota de prensa de los responsables de la Campaña para el acceso a las medicinas esenciales de Médicos sin Fronteras (MSF). Prognosis: short term relief, long-term pain. The future of generic medicines made in India. 21 abril 2005
15. PIGNARRE, p.140

Si un estado de la Unión Europea como Francia tuvo que ceder a sus demandas, ¿con qué fuerza política podrían oponerse a la imposición de pactos bilaterales desventajosos los países en vías de desarrollo?

La relación directa entre la imposición de una patente y la mortalidad de la población puede ejemplificarse con el caso de Brasil.

En Brasil, desde que se votaron leyes que prohíben patentar los medicamentos aparecidos en el mercado brasileño antes de 1997, pudieron producirse localmente equivalentes genéricos de 8 de los 12 anti-rretrovirales disponibles mundialmente con una reducción de promedio del coste del 79%. En el año 2003 se constató que se había estabilizado la epidemia y se había reducido la mortalidad a la mitad.16

Con la nueva legislación internacional la producción de genéricos de Brasil también quedará bloqueada.


Por su interés, reproduciremos a continuación algunos extractos de la carta que Karim Laouabdia, portavoz de la campaña para el acceso a las medicinas esenciales de Médicos sin Fronteras (MSF), dirigió el 20 de septiembre de 2005 a Pascal Lamy con motivo de su elección como director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC):


“La crisis VIH/SIDA ha evidenciado la necesidad urgente de asegurar que los medicamentos esenciales estén disponibles a precios asequibles. Hoy, aproximadamente la mitad del millón de personas que reciben tratamiento anti-rretroviral en los países en vías de desarrollo dependen de la industria de genéricos.

Las dosis combinadas que se producen en India simplifican enormemente la administración del tratamiento anti-rretroviral y han jugado en papel crítico en hacer llegar el tratamiento a las áreas de escasos recursos.

La Declaración de Doha de la OMC del año 200117 representó un paso fundamental para aumentar el acceso a los medicamentos.

16. PIGNARRE, p.127
17. La Declaración de Doha (Qatar) de 2001 modificó gracias a fuertes movilizaciones internacionales el escandaloso acuerdo de la OMC sobre la obligatoriedad de las patentes de 1994 (Acuerdo sobre los Derechos de la Propiedad Intelectual vinculados al Comercio, ADPIC en castellano y TRIPS en inglés). Algunas de las cláusulas más abusivas del ADPIC son: obligación por parte del laboratorio que desee producir genéricos de un medicamento patentado de comprar al propietario no sólo el derecho de patente de aquel medicamento sino también de otros productos que éste quiera imponerle (ventas vinculadas); derecho del propietario de la patente a determinar la forma bajo la que el laboratorio comprador tiene que producir su producto genérico; obligación del comprador a informar al propietario de la patente de todas las mejoras realizadas en el producto; limitación o prohibición de las exportaciones (cf. LECOURIEUX A. “Patentes que Matan”. A Le Monde Diplomatique. Diciembre 2005).

Esta declaración apoya de forma clara a cualquier gobierno en la tarea de proteger la salud de su población utilizando las brechas legislativas del ADPIC para superar las barreras impuestas por el sistema de patentes, y ayuda a los países menos desarrollados extendiendo el periodo de transición libre de patentes hasta el año 2016.

Desde entonces, sin embargo, hemos asistido al desmantelamiento sistemático de la Declaración de Doha mediante acuerdos comerciales bilaterales que imponen niveles de protección de la propiedad intelectual mucho más elevados que los exigidos por la OMC.

El impacto de la protección de patentes en los programas del VIH será muy evidente en los próximos años, en los que un número muy elevado de pacientes que se encuentran hoy en tratamiento se verán obligados a sustituir su actual tratamiento por medicamentos más nuevos, de segunda línea.

Estos medicamentos son de promedio de 4 a 10 veces más caros que los de primera línea, y casi todos son o serán patentados en países pobres que tendrían la capacidad de producirlos en versión genérica (India, Brasil y Tailandia).

(…) Además, el impacto de la nueva legislación de patentes no se limita a los medicamentos anti-rretrovirales, sino que afectará de forma progresiva a todo el conjunto de enfermedades por lo que refiere a los medicamentos que se desarrollen a partir de ahora.

(…) Hasta el momento – y en contra de las promesas realizadas – el aumento de la protección de patentes en los países en vías de desarrollo no ha contribuido al incremento de la investigación. Muchas enfermedades graves son simple-mente ignoradas.

Vivimos las consecuencias de ello en nuestro día a día asistencial: cuando se trata de diagnosticar la tuberculosis en personas infectadas por VIH; al tratar enfermedades tropicales como la leishmaniasis, que afecta a 12 millones de personas; en el seguimiento de los infectados con el VIH y en el tratamiento de los niños con VIH…”

Menos de 3 meses después de haber expuesto la urgencia de esta situación ante la OMC, Médicos sin Fronteras emitía un comunicado de prensa en el que denunciaba que, además de prohibir la producción de genéricos en los países pobres, las compañías farmacéuticas se negaban a comercializar en dichos países los medicamentos que no les aportaban suficientes beneficios.18

18. LORENZ J, BERMAN D. “Companies not selling new AIDS drugs in Africa”. MSF, 8 diciembre 2005.

El ejemplo que ponían era el de la combinación anti-rretroviral Kaletra de la casa Abbott. La casa Abbott ha comercializado recientemente una versión del Kaletra que no necesita refrigeración. A pesar de la gran utilidad que un preparado así tendría en el contexto africano, debido a las elevadas temperaturas y a la frecuencia con que se interrumpe el suministro eléctrico, la casa Abbott se ha negado a comercializarlo en África.

En cuanto a otro de los medicamentos anti-rretrovirales recomendado por la OMS, el Tenofovir, la casa Gilead, que tiene su patente, tampoco lo ha comercializado en África.

3. RIQUEZA Y PODER CONTRA LOS POBRES

El extraordinario incremento de poder político y económico de las grandes compañías farmacéuticas estadounidenses se inició con la ley de extensión de patentes (Ley Hatch-Waxman) que la mayoría republicana de la era Reagan aprobó en 1984, y se consolidó con la creación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1994, destinada a asegurar que la globalización no atentara contra los intereses del gran capital.19

3.1. RIQUEZA Y PODER DE LAS GRANDES COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS
Los márgenes brutos de esta industria son del 70 al 90% y su tasa de ganancias es la más elevada de todas (según la revista Fortune fue, en el año 2000, del 18,6%, versus el 15,8% de los bancos comerciales.

La tasa de ganancias de Pfizer, la mayor compañía farmacéutica, fue en el año 2004 del 22% del total de las ventas, que fueron de 53 billones de dólares 20 (para poder evaluar la potencia económica de una empresa así puede resultar ilustrativo hacer notar que el total de ingresos impositivos del conjunto del Estado español aquel mismo año – 2004 – fue de 138 billones de euros y que el total de ingresos derivados de las declaraciones de Renta fue de 32 billones de euros).21

19.PIGNARRE, pp.13-14
20. “The Fortune 500”, Fortune 18 abril 2005 (F28). Citado en AGNELL, p. xv
21.www.documentacion.minhac.es

A pesar de dichas ganancias billonarias, la carga impositiva de la industria farmacéutica es muy inferior a la media de las empresas (de un 16,2% versus el 27,3% del promedio de la gran industria), mientras que su principal producto (los medicamentos de receta) incrementa de precio muy por encima del nivel de la inflación (de un 6 a un 20% todos los años).22 

El lobby de las compañías farmacéuticas de EE.UU. (la PhRMA) contaba en el año 2000 con 297 lobbysters profesionales, es decir, uno por cada dos congresistas.23 Dicho número – que ya superaba en mucho el de cualquier otro grupo de presión –, ha sido triplicado en los últimos años, de modo que en 2002 la PhRMA financió el trabajo de 675 lobbysters, lo que significa que había, trabajando en Washington, más promotores de los intereses de las compañías farmacéuticas que congresistas.24

Ello (como veremos en el apartado 3.2) ha hecho posible que esta industria consiguiera las ventajosas condiciones que le han permitido dominar progresivamente el mercado mundial: el 60% de las patentes de medicamentos son de EE.UU., versus el 20% de la Unión Europea, y EE.UU. domina el mercado de los 50 medicamentos más vendidos (todos, blockbusters).25

Las exenciones y reducciones de impuestos expuestas más arriba y la multiplicación de leyes y pactos favorables a partir de la era Reagan muestran que la situación actual de desproporcionado privilegio de que disfruta la industria farmacéutica no es fruto del “libre mercado” sino de una política deliberada destinada a proteger una industria que en EE.UU. es tan estratégica como la del petróleo.

En el año 2002, la suma de las ganancias de las 10 compañías farmacéuticas más importantes superó las ganancias combinadas de las otras 490 empresas que aparecen en la lista de las 500 industrias más provechosas de la revista Fortune (las 10 farmacéuticas más importantes, juntas, tuvieron un beneficio total de 35,9 billones de dólares y las restantes 490 empresas, juntas, tuvieron un beneficio total de 33,7 billones de dólares).26

La Dra. Marcia Agnell, editora jefe durante casi 20 años de la revista médica de mayor impacto, el New England Journal of Medicine, afirma lacónicamente:

“Una industria con tal volumen de ganancias es como un gorila de 500 Kg.: hace lo que quiere”.27

22. El precio del conocido antialérgico de la casa Schering-Plough Claritine subió 13 veces en 5 años, con un aumento total del precio del 50%, 4 veces por encima del aumento de la inflación. Citado en AGNELL, p. xx
23.PIGNARRE, p.19
24.AGNELL, p. 198
25. Recordamos que un blockbuster es un medicamento con un volumen de ventas anual superior a los mil millones de euros o de dólares.
26.AGNELL, p. 11
27.AGNELL, p. 3

Philippe Pignarre, directivo durante diecisiete años de una gran compañía farmacéutica y actual-mente profesor de la Universidad de París-VIII, insiste en que el mercado no es ni ha sido nunca una realidad “natural” sino “cultural” o “social”, o sea, fruto de reglamentaciones y normas que no regulan una “realidad natural” previa al establecimiento de las normas sino que “hacen posible”, “dan a luz” o “modifican” una realidad intrínsecamente cultural. El mercado siempre tiene normas que lo regulan. 

El “mercado libre” (libre mercado) no existe; existe, eso sí, el “mercado salvaje”, es decir, el mercado regulado según los intereses del rey de la selva o del gorila de 500 Kg., y el “mercado menos salvaje”, en el que las normas intentan temperar la avidez de los más fuertes.28

28. PIGNARRE, p. 129

3.2. ¿CÓMO UTILIZAN LAS FARMACÉUTICAS SU PODER ECONÓMICO?
Las grandes compañías farmacéuticas utilizan hoy su riqueza y poder para defender sus propios intereses a costa del bienestar, la salud y la vida de otras personas.

De acuerdo con el informe elaborado el año pasado (2005) por la comisión de expertos del Parlamento inglés, los intereses de la industria farmacéutica y los del conjunto de la población no coinciden:

esta comisión constató que es, “esencial poner en marcha un régimen regulador eficaz que consiga que la industria farmacéutica no perjudique el bien común” 29 y determina que “el objetivo de los nuevos medicamentos debería ser conseguir que los pacientes obtengan un beneficio terapéutico real”.30

29. HOUSE OF COMMONS. The Influence of the Pharmaceutical Industry. 22 marzo 2005. p.5
30. HOUSE OF COMMONS, p.7
31. HOUSE OF COMMONS, p.5

  • ¿Qué significa este lenguaje?

  • ¿El Parlamento tiene que regular que las compañías farmacéuticas se dediquen a crear medicamentos que sean útiles para los pacientes?

  • Si no producen medicamentos útiles, ¿a qué se dedican hoy por hoy estas compañías?

  • ¿Cómo obtienen los mil millonarios beneficios que hacen que el mismo informe que estamos citando afirme que la industria farmacéutica debe ser considerada “una joya en la corona inglesa” porque es la tercera industria más rentable del país, tras el turismo y la banca? 31

  • ¿Cómo consigue sus beneficios esta industria si su principal actividad no es realizar medicamentos útiles?

Las principales estrategias utilizadas hoy por la industria farmacéutica para obtener sus ganancias mil millonarias son las siguientes:

  1. comercializar y efectuar una extraordinaria presión propagandística de los medicamentos que fabrica, aunque no sean útiles y puedan ser nocivos e incluso mortales

  2. explotar al máximo los medicamentos (incluidos los esenciales) en forma de monopolio y en condiciones abusivas que no tienen en cuenta las necesidades objetivas de los enfermos ni su capacidad adquisitiva

  3. reducir a la mínima expresión o eliminar totalmente, en algunos casos, la investigación de las enfermedades que afectan principalmente a los pobres, porque no resultan rentables, y concentrarse en los problemas de las poblaciones con un alto poder adquisitivo, aun cuando no se trate de enfermedades (como la proliferación de “medicamentos” antienvejecimiento)

  4. forzar las legislaciones nacionales e internacionales a que favorezcan sus intereses, aunque sea a costa de la vida de millones de personas

3.2.1. Medicamentos inútiles, nocivos e incluso mortales
Datos de la agencia reguladora de los medicamentos de EE.UU. (FDA) 32 muestran que entre 1998 y 2002 se registraron 8 suicidios en EE.UU. entre enfermos de epilepsia que tomaban gabapentina de la casa Pfizer (su nombre comercial es Neurontin).

En el primer semestre de 2003, el número de suicidios registrado fue de 17.

Después de que un bufete de abogados estadounidense hiciera públicos dichos datos y se abriera un registro propio de los citados incidentes, en los 12 meses que van de septiembre de 2003 a agosto de 2004 se documentaron 2.700 intentos de suicidio entre los enfermos que tomaban gabapentina, de los que 200 terminaron con la muerte del enfermo. 2.500 intentos fallidos y 200 muertes en 12 meses.

En noviembre de 2004 la revista British Medical Journal (BMJ) informaba del hecho que, una vez se les habían remitido los datos, ni la compañía Pfizer ni la agencia reguladora FDA habían tomado todavía medida alguna, ni siquiera la de indicar en el prospecto el incremento del riesgo de suicido.33 En el momento de escribir estas líneas he consultado la página Web de la compañía Pfizer.

En los advertimientos, Pfizer deja constancia de la posibilidad que el Neurontin incremente el riesgo de suicido, pero para encontrar esta información tienen que leerse 26 páginas de explicaciones farmacológicas y de posibles efectos secundarios.34

En cuanto al antidepresivo sertralina (Zoloft), también de la casa Pfizer, el mismo BMJ informaba que la compañía había ocultado información sobre los posibles efectos secundarios de intento de suicidio y agresividad.35

Tras el caso de Christopher Pittman (un niño de 12 años que empezó a mostrar un comportamiento altamente agresivo a las pocas semanas de iniciar un tratamiento con sertralina y que, dos días después de que le doblaran la dosis, asesinó a sus abuelos e incendió su casa) y una acumulación de evidencias en dicho sentido, la agencia europea de regulación de los medicamentos finalmente ha desaconsejado su uso en menores.36

32.Food and Drug Administration (FDA)
33. EATON, Lynn. “More surveillance of drugs is needed to protect public”. BMJ, 2004; 329:1124
34. http://www.pfizer.com/pfizer/download/uspi_neurontin.pdf
35. LENZER, Jeanne. “Documents missing from a 10 year old murder case sen to the BMJ”. BMJ, 2004; 329: 1365
36. EATON, Lynn. “Regulator restricts use of SSRIs in children”. BMJ, 2005;330:984

Los medicamentos inútiles se conocen en el argot farmacéutico con el nombre de “medicamentos yo también” (me-too drugs).

Estos medicamentos se diseñan y comercializan con el objetivo de sustituir a un medicamento anterior cuya patente está a punto de expirar. Por lo que refiere a sus propiedades terapéuticas, son esencialmente las mismas que las del medicamento anterior pero, dado que se aprueban como si fueran medicamentos nuevos, la compañía farmacéutica que los fabrica tiene derecho a explotarlos en régimen de monopolio protegido por el derecho de patente durante unos cuantos años.

El éxito de los medicamentos inútiles se explica únicamente por el poder del marketing sobre los médicos y los pacientes (véase el apartado 4.2).

Un ejemplo de estos medicamentos sería la cerivastatina de la casa Bayer (sus nombres comerciales son Baycol, Lipobay, Cholstat y Staltor), un medicamento anticolesterol que en el año 2001 tuvo que ser retirado del mercado cuando se comprobó que había sido el causante de 1.100 casos de rabdomiolisis severa (destrucción muscular que puede ser irreversible) y de un centenar de muertes.37

Otro ejemplo aún más reciente es el de los anti-inflamatorios Vioxx (de la casa Merck) y Bextra y Celebrex (de Pfizer). Estos medicamentos no demostraron ningún beneficio objetivo en los ensayos clínicos previos a su comercialización que los comparaba con otros anti-inflamatorios ya existentes,38 pero en 1998 y 1999 recibieron el visto bueno de las agencias reguladores porque se esperaba que tuvieran menores efectos secundarios.

En septiembre de 2004, Vioxx se retiró del mercado después de que se constatara que sus efectos secundarios no sólo no eran menores sino que incluso eran mortales (ataques al corazón y embolias). La agencia reguladora de los medicamentos en EE.UU. consideró que Vioxx podía haber sido responsable de 27.785 muertes por ataque al corazón entre 1999 y 2003.39

En abril de 2005, Bextra y Celebrex (de Pfizer) se retiraron también del mercado tras unos cuantos meses de estira y afloja con las autoridades sanitarias que pusieron de manifiesto la gran influencia política de estas compañías.40

37. PIGNARRE, p. 37; AGNELL, p. 81; vegeu també http://www.humanite.fr
38.AGNELL, p. 269; PIGNARRE, p. 143
39. Estudi de David GRAHAM, director associat de ciència de l’oficina per la seguretat dels medicaments de l’agència reguladora dels medicaments dels EEUU (FDA’s Office of Drug Safety). Citat a http://www.consumeraffairs.com i a l’informe HOUSE OF COMMONS, pàgina 4.
40.AGNELL, pp. 270-72 

Cuando se desarrolla un nuevo medicamento, siempre existe un riesgo de efectos secundarios no deseados que no han podido detectarse en la fase de estudio. Hay que contar con ello.

Pero, entonces, si todo nuevo medicamento tiene un riesgo potencial de causar efectos secundarios serios o incluso la muerte,

  • ¿Por qué se desarrollan medicamentos nuevos que no aportan ninguna mejora terapéutica respecto a otros ya existentes?

  • ¿Por qué los producen los laboratorios?

  • ¿Por qué las agencias reguladoras los aprueban?

  • ¿Por qué los médicos los recetan?

Dentro de este apartado de comercialización injustificada, deben mencionarse por último los medicamentos destinados a curar enfermedades – como la disfunción sexual femenina – que la industria farmacéutica ha creado según sus intereses.

Algunos ejemplos de condiciones de la vida humana etiquetados como “enfermedad” para poder comercializar medicamentos que las sanen serían:

  • la menopausia (para poder vender tratamientos hormonales sustitutivos que hoy en día han demostrado un inaceptable nivel de efectos secundarios)

  • la tristeza más o menos fisiológica, adaptativa o incluso creativa, que se etiqueta de depresión, para poder vender antidepresivos (que ya hemos visto que pueden causar homicidios y suicidios) 41

  • las dificultades de memoria propias de la gente mayor que se etiquetan como “déficit cognitivo incipiente” para poder vender medicamentos antidemencia (al saber que sufren demencia los ancianos se deprimen y entonces, además del medicamento antidemencia, puede vendérseles un antidepresivo).

En inglés tienen una expresión popular para denunciar esta penetración abusiva del modelo médico en ámbitos de la vida que no le son propios; dicen: “a pill for every ill”.42

El informe 2005 de la comisión de expertos del Parlamento inglés constata que en 2003 se vendieron en Inglaterra 650 millones de medicamentos de receta (o sea, sin tener en cuenta todos los medicamentos que pueden adquirirse directamente en la farmacia sin que los recete un médico).

Este número refleja un incremento del 40% respecto a los medicamentos vendidos 10 años antes y significa que cada ciudadano inglés toma una media de 13,1 medicamentos de receta al año.43

Este mismo informe especifica que,

“está claro que no puede acusarse en solitario a la industria farmacéutica del problema de la medicalización de la sociedad, pero dicha industria ha exacerbado el problema estimulando una confianza enfermiza en el uso de los medicamentos; la tendencia actual es catalogar cada vez más y más individuos como ‘anormales’ y necesitados de tratamiento farmacológico”.44

Según la red de centros regionales de farmaco-vigilancia de Francia, todos los años, 1.300.000 franceses son hospitalizados en el sector público por efectos indeseables de un medicamento. Este número es el 10% del total de las hospitalizaciones.

De estas personas, una tercera parte se encuentran en estado grave y 18.000 mueren cada año (el doble del número de muertes por accidentes de carretera).45

41. HOUSE OF COMMONS, p. 8, constata que un 65% de persones que prenen antidepressius no els necessiten. Entre un 65 i un 95% la indicació és dubtosa. Només en un 5% dels casos l’antidepressiu està justificat mèdicament.
42. Podríem traduir “una prescripció (farmacèutica) per a cada preocupació”.
43.HOUSE Of COMMONS, p. 7
44.HOUSE Of COMMONS, p. 4
45. PIGNARRE, p.147. A Anglaterra, les hospitalitzacions a causa d’efectes secundaris de medicaments representen un 5% del total (cf. HOUSE Of COMMONS, p. 4).


3.2.2. Explotación de medicamentos esenciales en condiciones abusivas
Al discutir la comercialización de los anti-rretrovirales en África, hemos visto el brutal impacto que la nueva legislación sobre patentes, en vigor en 2005, tiene sobre el acceso a los medicamentos esenciales en los países pobres.

Pignarre caracteriza así la respuesta de las grandes compañías farmacéuticas a las denuncias que les llegan de las organizaciones humanitarias:

“La industria farmacéutica explica que todo ataque al derecho de patentes en el Tercer Mundo, y en particular en África, con relación a los medicamentos contra el SIDA, significará el final de unas investigaciones que ya nadie querrá financiar. (…) No obstante, si se sigue dicho razonamiento, el progreso no podría continuar sin el precio de millones de vidas humanas que habitan en el Tercer Mundo, y ello teniendo en cuenta que este progreso del que se habla es sólo una promesa…

Incluso si fuera una promesa plausible, se trataría de optar por prolongar la duración y la calidad de vida de las poblaciones privilegiadas del Norte a costa de acortar de forma inmediata, en decenas de años, la esperanza de vida en el Sur. ¡Lo que equivale a condenar al 90% de quienes tienen necesidad de medicamentos para seguir viviendo, para que los precios sigan siendo elevados para el 10% de los privilegiados!

Esta dialéctica obscena en la que, de modo unánime, quiere encerrarnos la industria farmacéutica de los países ricos, es el inicio de un reinado de terror”.46

En plena polémica sobre la obligatoriedad impuesta a los países pobres de respetar las abusivas patentes de los anti-rretrovirales a costa de la vida de sus ciudadanos, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) – que forma parte de la ONU – elaboró un documento de propaganda a favor de las compañías farmacéuticas en el que tachaban de “mitos” y se refutaban con argumentos falsos las seis acusaciones principales contra el sistema de patentes.

Reproducimos en versión resumida la formulación que hizo la OMPI de tales “mitos” y algunos de los comentarios que hace sobre ello Ph. Pignarre:47

46. PIGNARRE, p. 121
47. PIGNARRE, pp. 125-27

  1. Las dificultades de acceso a la atención sanitaria y de disponibilidad de medicamentos esenciales son consecuencia del sistema de patentes. Si ello es un mito, ¿por qué los países que no respetaron el sistema de patentes (como India) han podido actuar mucho mejor contra el SIDA que los países que, por las buenas o por las malas, tuvieron que aceptarlos?

  2. El coste elevado de los medicamentos es principalmente una consecuencia del sistema de patentes que permite que los industriales fijen precios artificial-mente elevados. Si ello es un mito, ¿por qué el fluconazol, un medicamento utilizado en enfermos de SIDA, tiene un precio de mercado que varía entre 14 y 25 euros en los países donde Pfizer ha mantenido su monopolio y de sólo 0,75 euros en los países donde existen genéricos? ¿Por qué la compañía india de genéricos Cipla pro-pone a MSF un coste anual de la triterapia anti-sida de 350 euros por paciente contra los 10.400 euros exigidos por los laboratorios occidentales?

  3. El sistema de patentes favorece los intereses de los industriales a expensas del bien común. A la práctica existe contradicción entre los intereses de los industriales y el bien común. El mercado en general –  muy particularmente el mercado de los medicamentos – no es libre; está sometido a regulación en todos los países. Actualmente, esta regulación favorece a los industriales. Como recomienda el comité de expertos del Parlamento inglés, deberían modificarse las normas en favor de la salud pública.

  4. El sistema de patentes imposibilita una auténtica competencia. Eso nadie lo dice. Sí permite la competencia, pero conforme a unas reglas que no favorecen el bien común.

  5. El sistema de patentes es singularmente injusto con los países subdesarrollados, que deben dar respuesta a situaciones sociales y económicas muy complejas y deberían estar exentos de las obligaciones ligadas a la propiedad intelectual internacional, especialmente en el caso de ciertos medicamentos. Ello no sólo no es un mito sino que se trata de una urgencia sanitaria de primera magnitud. Debe instaurarse un forum internacional en el que EEUU no posea derecho de veto.

  6. Los tratados internacionales sobre la protección mediante patentes impiden el ejercicio del derecho humano fundamental a disponer de los medicamentos que pueden salvar la vida.

Como hemos visto, hay casos en que esto es cierto. Es preciso un nuevo sistema de patentes.

El abuso del actual sistema de explotación de patentes no afecta sólo a los países del Tercer Mundo. En los países ricos, cada vez hay más gente que tiene dificultades para pagar el precio de los tratamientos prescritos.

Estas personas tienen que hacer equilibrios entre las facturas de alimentación o de calefacción y las de los medicamentos. Para reducir gastos, hay quien toma sus medicamentos día sí día no, y quien los comparte con otros miembros de la familia. En EE.UU. no es raro que el precio de tomar un medicamento durante un año sea de 1.500 dólares. Las personas de más de 65 años toman en este país (y cada vez más también en el nuestro) una media de 6 medicamentos.

Ello representa un gasto de 9.000 dólares al año.48

48. AGNELL, pp. xxi-xxii


3.2.3. Investigación en función del beneficio económico potencial
En 2001, el grupo de Médicos sin Fronteras (MSF) para el estudio de las enfermedades olvidadas publicó un in-forme titulado Desequilibrio fatal que impactó a la opinión pública. MSF montó una exposición itinerante para dar a conocer mejor los resultados de su investigación.

El informe concluyó que las enfermedades que afectan principal-mente a los pobres no tienen demasiadas opciones terapéuticas disponibles y casi no se investigan, a pesar de que afecten de forma grave o mortal a millones de personas y sean potencialmente curables. Las enfermedades que afectan principalmente a los pobres se investigan poco y las enfermedades que afectan sólo a los pobres no se investigan nada.

Algunas de estas últimas no tienen opción terapéutica alguna, como la fase crónica de la enfermedad de Chagas, una infección que afecta a millones de personas en Latinoamérica.

El título del informe, Desequilibrio fatal, se refiere al hecho de que sólo el 10% de la investigación sanitaria mundial (la de las compañías farmacéuticas más la de todos los gobiernos y universidades del mundo) está dedicada a enfermedades que afectan al 90% de los enfermos del mundo. Es conocido el escandaloso desequilibro de riqueza de nuestro mundo, donde el 20% de la población mundial disfruta y malgasta el 80% de la riqueza del planeta, y el 80% de la población malvive y muere con el 20% restante de los recursos.

Podría pensarse que en el ámbito de las enfermedades el desequilibrio podría corregirse en parte porque es un tema que despierta la compasión y las ganas de ayudar, y donde hay muchas organizaciones internacionales implicadas… Pues bien, el desequilibro entre pobres y ricos propio de nuestro mundo no sólo no se reduce en cuanto a la disponibilidad de medicamentos, sino que resulta mucho peor.

El 90% de los recursos sanitarios son dedicados a investigar las enfermedades que afectan al 10% de los enfermos (los del Primer Mundo), y sólo un 10% de los recursos se dedican a investigar las enfermedades que afectan al 90% de los enfermos. Este dato se conoce como “desequilibrio 10/90”.49


49. “Fatal Imbalance” MSF, p.10

Las enfermedades tropicales son enfermedades olvidadas. Del total de 1.393 medicamentos comercializados entre 1975 y 1999, sólo 13 (1%) estaban destinados al tratamiento de una enfermedad tropical. Las enfermedades olvidadas incluyen: la malaria, la tuberculosis, la enfermedad del suelo (tripanosomiasis africana), la enfermedad de Chagas (tripanosomiasis sudamericana), la úlcera de Buruli, el dengue, la leishmaniasis, la lepra, la filariasis y la esquistosomiasis.

Excepto las dos primeras, todas estas enfermedades afectan casi exclusivamente a los pobres.

Hasta hace muy poco, los pacientes que sufrían la enfermedad del sueño sólo tenían una opción terapéutica, muy dolorosa y altamente tóxica, porque el medicamento contenía arsénico. Para los que sufren de forma crónica la enfermedad de Chagas, no existe aún tratamiento (la enfermedad sólo se da en Latinoamérica y recibe el nombre del médico brasileño que la describió por primera vez en 1909).

El agente causal es un parásito trasmitido por insectos que pican a las personas y les inoculan la infección. La fase aguda tiene una mortalidad muy alta, sobre todo en niños, y la fase crónica tiene un 32% de mortalidad por las lesiones cardiacas y digestivas ocasionadas por la multiplicación del parásito. Se estima que unos 20 millones de personas sufren dicha enfermedad.

Los autores del informe de MSF, en colaboración con la Escuela de Salud Pública de Harvard, enviaron un cuestionario a las 20 compañías farmacéuticas más importantes del mundo solicitándoles información sobre sus programas de investigación.

Sólo 11 empresas respondieron; entre ellas, 6 de las 10 más importantes. Como hemos visto, estas compañías son gigantes empresariales con miles de millones de beneficios anuales. De estas 11 empresas, no había ninguna que investigara la enfermedad del sueño y sólo 3 invirtieron algo en una de las otras dos enfermedades más olvidadas del mundo: la enfermedad de Chagas y la leishmaniasis.

Se puede objetar que las empresas privadas tienen derecho a invertir su dinero allá donde les plazca, pero resulta que el dinero que financia las investigaciones no es sólo privado, sino que en 6 de las 11 compañías procedían de convenios con la sanidad pública. Es decir, que el público en general pagamos dos veces por el mismo producto y, además, no tenemos control democrático sobre las prioridades con que se gasta dicho dinero.

Pagamos primero para financiar las investigaciones y después para adquirir el producto. ¡Así no es de extrañar el nivel de beneficios!

De los 17 ensayos clínicos que validaron los 5 medicamentos más vendidos durante el año1995 (Zantac, Zovirax, Capoten, Vasotec y Prozac), sólo 1 había sido financiado por la industria farmacéutica.

Del conjunto de estudios que fueron relevantes para llegar a desarrollar estos cinco medicamentos, sólo un 15% fueron financiados por la industria farmacéutica; el 55% del trabajo de investigación provino de NIH (institución pública que depende del gobierno de EE.UU. y es financiada a través de los impuestos) y el 30% restante, de instituciones académicas de fuera de EE.UU., financiadas en su mayoría también con dinero público.50

Un estudio de The Boston Globe sobre los 50 medicamentos más vendidos del 1992 al 1997 demostró que 45 habían recibido financiación pública.51

50. AGNELL, p. 65
51. AGNELL, p. 65

Los investigadores de MSF dejan claro que no son sólo los laboratorios los responsables del desequilibrio fatal, sino todas las instituciones públicas y privadas que colaboran para que la producción de medicamentos se oriente de forma exclusiva a la ganancia económica y se menosprecie el sufrimiento de los enfermos.52 

Si, como hemos visto, las enfermedades más estudiadas no son las enfermedades más graves que afectan a la humanidad, ¿cuáles son, pues? Según el mismo in-forme de MSF, en 2001 la mayor parte de los esfuerzos financieros e intelectuales de la investigación sanitaria de todo el mundo fueron destinados a investigar la impotencia, la obesidad y el insomnio.53

Además de no ser tenidos en cuenta cuando de trata de decidir las prioridades de la investigación de nuevos medicamentos, los enfermos de los países pobres – especialmente los africanos – son utilizados como cobayas para obtener informaciones sanitarias varias que después rentabilizarán sin que ningún porcentaje de los beneficios obtenidos retorne a aquéllos que quizás han pagado con su vida.

En Kenya, por ejemplo, y bajo la responsabilidad de la Universidad de Washington, se realizaron, a finales de la década de los noventa, estudios clínicos para observar la evolución natural de la enfermedad del SIDA.

Lo que significa que, con la excusa de que hubieran muerto igualmente, se sometió a centenas de africanos a pruebas complementarias para analizar cómo iban deteriorándose hasta la muerte a medida que avanzaba la infección sin ofrecerles en ningún momento el tratamiento que podría haberla detenido.54

52. MSF, p. 10
53. MSF, p. 12
54. PIGNARRE, p. 150

En 2000, David Rothman, en el estudio La vergüenza de la investigación médica, demostró que en 15 de los 16 ensayos clínicos que se llevaban a cabo en países en vías de desarrollo para estudiar un método más económico de prevenir la transmisión del virus del SIDA durante el embarazo, las mujeres de los grupos de control recibieron un placebo (una pastilla de azúcar) en vez del tratamiento con AZT que está demostrado que evita la transmisión materno-fetal del virus.

Según la convención de Helsinki para los protocolos éticos de la investigación médica, lo que debería haberse hecho habría sido comparar la nueva alternativa terapéutica con el tratamiento más eficaz de todos los existentes. Esto es lo que hizo la Escuela de Salud Pública de Harvard en su estudio en Tailandia. Fueron los únicos que lo hicieron así.

El resto de los estudios – que reclutaron a un total de 17.000 mujeres – permitieron que la mitad de dichas mujeres se sometieran a las extracciones de sangre y las pruebas complementarias requeridas en los protocolos de estudio y tomaran diariamente una pastilla que era de azúcar y no servía para nada mientras su salud iba empeorando por falta de tratamiento y el virus iba infectando a los hijos que llevaban en su vientre.55

55. ROTHMAN, David. “The shame of medical research”. The New York Review of Books, 30 noviembre 2000. Citado en Pignarre, p. 150.


3.2.4. Manipulación de la legislación del propio país y de los acuerdos internacionales
Que la industria farmacéutica dispone en EE.UU. (sede de las compañías que dominan el mercado global) de un número de lobbysters profesionales superior al número de congresistas, significa a la práctica que cada parlamentario tiene asignado uno o más de estos profesionales que estudian su perfil psicológico, su historia personal y laboral y detectan los puntos débiles por los que pueden presionarle para que vote – o proponga – en el Parlamento leyes favorables a los intereses de la industria farmacéutica (que, como hemos visto, son contrarios al bien común) y para que vote en contra o desestime las propuestas contrarias a dichos intereses.

En el año 2002, 26 de estos 675 lobbysters eran ex parlamentarios, y 342 de estos 675 eran ex trabajadores del Parlamento, y 20 habían detentado cargos directivos.56

A la par que buscan influir en los más altos niveles del gobierno supuestamente democrático de EE.UU., las compañías farmacéuticas han empezado otra estrategia: promover organizaciones que se presenten a sí mismas como iniciativas espontáneas promovidas y gestionadas por ciudadanos preocupados por un tema que les afecta, cuando en realidad dichos ciudadanos son trabajadores de las compañías farmacéuticas pagados para promover los intereses de estas compañías “desde abajo” y sin que se note.57

56. AGNELL, p. 198
57. AGNELL, p. 201

Estas asociaciones son especial-mente útiles cuando se empieza a hablar de la posible retirada del mercado de un medicamento nuevo debido a sus efectos secundarios.

Cuando pasa algo así, estas asociaciones “espontáneas” se quejan y se ocupan de bombardear a los medios de comunicación con un alud de testimonios de pacientes que declaran haber experimentado una gran mejoría con el nuevo medicamento que ahora quiere retirarse y que no habían experimentado nunca antes con ningún otro medicamento (y que, a cambio de su testimonio, reciben dinero u otras compensaciones de parte de las compañías farmacéuticas que comercializan el medicamento que ellos declaran que les resulta vital).

Consecuencia directa y nefasta de esta indebida influencia y de esta antidemocrática manipulación es que ni la agencia reguladora de los medicamentos de EE.UU. (la FDA) ni ninguna otra agencia reguladora del mundo exigen lo que parece lógico y natural en un mercado tan sensible como el de los medicamentos: teniendo en cuenta que los efectos secundarios de un medicamento nuevo pueden ser mortales, parece obvio que la agencia reguladora exija que, para dar el visto bueno necesario para comercializar un medicamento nuevo, tenga que demostrarse que este medicamento es mejor que los tratamientos disponibles hasta el momento.

Esto no funciona así. Para poder comercializar un medicamento nuevo basta con demostrar que es mejor tomarlo que no seguir tratamiento alguno. Así, los estudios clínicos no se llevan a cabo comparando la eficacia del nuevo medicamento con alguno de los antiguos, sino comparándola con la del “placebo” (una pastilla de azúcar).

Que para patentar un medicamento nuevo no se requiera demostrar que este medicamento representa una mejora sobre los ya existentes explica la proliferación de los medicamentos de “yo también”.

Medicamentos que, además de ser inútiles, pueden provocar la muerte o enfermedades graves e irreversibles. Para una compañía farmacéutica es mucho más rentable imitar un medicamento ya existente y comercializarlo con una patente nueva cuando se le acabe el derecho a explotar en régimen de monopolio la patente del primero que investigar nuevas moléculas desde el principio. Del año 2000 al año 2004 se aprobaron en EE.UU. 314 medicamentos nuevos de los que sólo 32 pueden considerarse realmente “nuevos”.58

Como veremos, esta posibilidad de rentabilizar la industria produciendo medicamentos que son simples imitaciones de otros ya existentes y que no significan innovación alguna tiene mucho que ver con la crisis en que se encuentra esta industria actualmente (ver el apartado 4.1).

Que las agencias reguladoras exijan que los nuevos medicamentos demuestren ser una mejora para poder patentarse parece una demanda básica, pero quizás más básico sería todavía que los medicamentos fueran evaluados por organismos independientes y no por los mismos que tienen que explotarlos económicamente.

En estos momentos, ningún país en el mundo cuenta con un organismo independiente para evaluar la eficacia y la seguridad de los medicamentos. Las agencias reguladoras existentes evalúan los datos que les ofrecen las compañías farmacéuticas, pero no llevan a cabo ningún estudio propio. Las compañías farmacéuticas fabrican los medicamentos, los evalúan y los comercializan.

La única tarea que queda fuera de sus competencias directas es la necesaria aprobación previa a su comercialización.

Ésta es competencia de las agencias reguladoras que son las mismas que, una vez un medicamento ha sido aprobado, velan también para detectar la aparición de efectos secundarios no previstos y son responsables de ordenar la retirada de un medicamento del mercado si sus efectos secundarios se demuestran peligrosos.

¿Han intentado las compañías farmacéuticas utilizar su inmenso poder para controlar también las agencias reguladoras? La respuesta es sí. ¿Lo han conseguido? En EE.UU., en buena parte, sí.

Veámoslo.

En el año 1992, el Congreso de los EE.UU. aprobó una ley que permitía a las compañías farmacéuticas acelerar la tramitación de las nuevas patentes a cambio de una compensación económica.59

58. AGNELL, p. 234
59. Prescription Drug User Free Act, 1992.

La forma como funciona es que cualquier compañía farmacéutica que desee patentar un nuevo medicamento puede pagar – si quiere – una suma considerable a la agencia reguladora FDA para que ésta pueda contratar más trabajadores y así pueda decidirse con mayor diligencia si un determinado medicamento debe o no aprobarse.

Oficialmente, no se trata de comprar el “visto bueno” gubernamental, sino simplemente de contribuir económicamente al mejor funcionamiento de la agencia reguladora. A la práctica, sin embargo, lo que nos encontramos es que los lugares de trabajo de los funcionarios que tiene que aportar la información necesaria para que se decida si un medicamento se aprueba o no dependen en último término de la compañía farmacéutica que tiene interés en patentar dicho medicamento.60

En estas condiciones, no es de extrañar que desde que se aprobó la citada ley haya habido un incremento no del número de patentes concedidas (cosa lógica si se tiene en cuenta que se ha aumentado el número de trabajadores) sino de su porcentaje (antes se evaluaban, por ejemplo, 10 medicamentos nuevos cada año y se concedía el visto bueno a 5; ahora se evalúan, por ejemplo, 100 y se concede el visto bueno no a 50, como cabría esperar, sino a 80).

Esta situación irregular y comprometedora de la neutralidad de los investigadores de la FDA no habría sido posible sin que la industria farmacéutica controlara al mismo tiempo el nombramiento del máximo cargo directivo de la FDA (cosa que ha hecho, por ejemplo, al bloquear en el año 2002 la candidatura del respetado catedrático de farmacología Dr. Alastair Wood en favor del poco reconocido Dr. Mark McClellan que, a parte de ser hermano del secretario de prensa de la Casa Blanca, tenía el mérito de estar totalmente a favor de la política del lobby de las compañías farmacéuticas PhRMA y de sus prácticas fraudulentas. El Dr. McClellan ha sido la máxima autoridad de la FDA del año 2002 al año 2004).61

60. AGNELL, 208-11.
61. AGNELL, 211-14.

Pero eso no es todo.

En 1997, el Congreso legisló que una compañía informática llamada “Drugdex” estaría desde aquel momento (además de las dos compañías sin ánimo de lucro que habían realizado hasta entonces ese trabajo) autorizada a elaborar y distribuir a cambio de una suscripción anual de 3.823 dólares un listado propio de los usos de los medicamentos destinado a ampliar de forma oficial los usos reconocidos por la agencia reguladora FDA en el momento de garantizar la patente.

Podemos preguntarnos: ¿es posible utilizar un medicamento para un uso no reconocido por la agencia reguladora de los medicamentos?

La respuesta es sí, porque los médicos estamos en principio autorizados a utilizar los medicamentos de la forma y en la dosis que nos parezcan oportunas, siempre bajo nuestra responsabilidad y siendo concientes que podemos ser denunciados si realizamos un uso indebido de los mismos. Pero un uso indebido no equivale a un uso no sancionado por la agencia reguladora.

Los médicos tenemos que contar con un margen de maniobra reconocido y respetado y es correcto que así sea. Sin embargo, una cosa es permitir que cada médico utilice su criterio clínico como le parezca oportuno bajo su responsabilidad directa y otra muy distinta es crear, con el amparo parlamentario, un segundo listado oficial de usos de los medicamentos paralelo al de la agencia reguladora de los medicamentos y mucho más amplio.

El beneficio directo para la industria farmacéutica está claro: cuantas más indicaciones tengan los medicamentos, mayor mercado potencial. La empresa Drugdex no pertenece a ninguna compañía farmacéutica, pero forma parte del grupo empresarial Thomson Corporation, dedicado a organizar e impartir cursos de formación permanente para médicos.

El vínculo con las compañías farmacéuticas se establece de la siguiente forma:

  1. una compañía farmacéutica tiene interés en ampliar las indicaciones de unos de medicamentos

  2. entra en contacto con Drugdex para solicitarle que incluya la nueva indicación en su lista

  3. Drugdex la incluye sin evaluar con suficiente rigor los datos aportados por la compañía farmacéutica

  4. a cambio, la compañía farmacéutica financia un curso de formación permanente impartido por los profesionales del grupo empresarial Thomson, al que pertenece Drugdex

  5. para terminar de pulirlo, el tema del curso es, naturalmente, las nuevas indicaciones del medicamento en cuestión.

A medida que el curso se imparte en más y más centros médicos, el grupo Thomson sale ganando porque imparte el curso y cobra por ello, y la compañía farmacéutica sale ganado porque los médicos aleccionados por los profesionales de Thomson empiezan a recetar el medicamento en cuestión para las nuevas indicaciones y amplían así obedientemente el mercado y los beneficios.

Los médicos que recetan medicamentos para indicaciones listadas en Drugdex están cubiertos legalmente si surgen complicaciones. Además, el programa público Medicare que ayuda a las personas mayores de EE.UU. a pagar el precio de las recetas de medicamentos está obligado por ley a remunerar al menos parcialmente las recetas si las indicaciones están listadas en Drugdex.62

62. AGNELL, 202-06

A través del programa Medicare se produce una transferencia directa de dinero público a los fondos de las compañías farmacéuticas; el resto de sus beneficios proceden de los bolsillos de los pacientes estadounidenses, especial-mente de los más mayores, que son los que toman más medicamentos.

El medicamento Neurontin (gabapentina), del que he hablado en el apartado 3.2.1, además de servir para la epilepsia, la indicación médica para la que se le reconoció la patente, puede ser “oficialmente” utilizado para 48 indicaciones más según la lista de Drugdex. Estas indicaciones adicionales incluyen causas tan comunes como el hipo, el tratamiento para dejar de fumar o la migraña.

Debe recordarse aquí lo dicho en el apartado 3.2.1 del Neurontin: en primer lugar, es un medicamento de los de “yo también”, es decir, que no debería haber sido aprobado, en primer lugar porque no aporta ningún beneficio real, y en segundo lugar porque,

“en los 12 meses que van de septiembre de 2003 a agosto de 2004 se documentaron 2.700 intentos de suicidio entre los enfermos que tomaban Neurontin, de los que 200 terminaron con la muerte del enfermo” y porque “en los advertimientos, Pfizer deja constancia de la posibilidad que el Neurontin incremente el riesgo de suicido, pero para encontrar esta información tienen que leerse 26 páginas de explicaciones farmacológicas y de posibles efectos secundarios”.63

¿Cómo puede ser que se apruebe oficialmente un medicamento con dicho perfil de efectos secundarios para tratar 48 condiciones médicas distintas?


En este contexto, no es de extrañar que la comisión de expertos del Parlamento inglés haya recomendado que su sistema de salud pública adquiera la capacidad de llevar a cabo sus propios estudios y que sea dotado de las competencias necesarias para poder exigir a las compañías farmacéuticas que deseen patentar nuevos medicamentos que realicen ensayos clínicos comparativos con los medicamentos ya existentes que demuestren que los nuevos son más eficaces.64

En cuanto a la política internacional, las presiones de las grandes compañías farmacéuticas se median de dos formas:

  1. a través de la presión del gobierno de EE.UU. sobre otros países, a los que amenaza con sanciones económicas y a los que impone pactos bilaterales desventajosos para ellos y beneficiosos para la industria farmacéutica estadounidense

  2. a través de la OMC,65 uno de cuyos primeros acuerdos fue el ADPIC (TRIPS),66 que, además de imponer un sistema de patentes abusivo a todos los países – incluidos los países en vías de desarrollo – alargó el tiempo de explotación de las patentes farmacéuticas de 17 a 20 años

63.Ver el apartado 3.2.1 de este cuaderno.
64. HOUSE OF COMMONS, p. 116 recomendaciones 18-20 (ver el resumen de las recomendaciones del comité de expertos de la Cámara de los Comunes en el apartado 4.2 de este cuaderno).
65.Organización Mundial del Comercio (OMC).
66. Acuerdo sobre los Derechos de Propiedad Intelectual vinculados al Comercio (ADPIC; TRIPS en inglés).

En el momento de la creación de la OMC y la imposición del ADPIC (año 1995), la mayoría de los países del mundo ni tan siquiera reconocían que pudieran patentar los medicamentos, puesto que no los consideraban productos comerciales sino artículos “de primera necesidad” a los que debía reconocerse derecho de acceso a todos los enfermos, independientemente de su capacidad económica.

Las imposiciones de la OMC se aprobaron en 1995, pero a los países pobres se les dio tiempo hasta el 2005 para prepararse.

El gobierno de Sudáfrica, cuando se percató de que la aplicación de la nueva ley significaría la imposibilidad de tratar a su población por falta de dinero y que ello ocasionaría una extensión de la epidemia del SIDA, anunció a finales de los años noventa que pasaría a producir medicamentos anti-rretrovirales genéricos en laboratorios propios.

La industria farmacéutica presionó al gobierno de EE.UU. y la administración Clinton amenazó a Sudáfrica con sanciones comerciales insostenibles si se atrevía a producir sus propios medicamentos.

¿Dónde está, en todo esto, el “libre mercado”? No existe el libre mercado. Existe el “mercado salvaje”, que es el mercado regulado por las leyes que favorecen los caprichos de los más fuertes a costa de la vida de los más débiles.

El 17 de febrero de 2006, el periódico inglés The Independent publicó una noticia que permite ver hasta qué punto es abusiva la actuación de las compañías farmacéuticas con relación a los países pobres y, en concreto, a África.67

El artículo denuncia el hecho que las compañías farmacéuticas recorran desde hace años el continente africano en busca de recursos naturales aprovechables para su industria y los exploten en su propio beneficio haciendo caso omiso de la convención de la ONU sobre la biodiversidad y la soberanía de un país sobre sus recursos naturales.68

La compañía farmacéutica SRPharma utilizó una micobacteria descubierta en Uganda en los años setenta para desarrollar un medicamento para tratar las enfermedades víricas crónicas, incluida la infección por VIH/SIDA. El director general de SRPharma (ahora Silence Therapeutics) reconoció que su compañía no ofreció a Uganda ninguna compensación económica a pesar de que esta micobacteria – así como los recursos naturales de cualquier país – está protegida por la legislación internacional sobre biodiversidad.

SRPharma no respetó la legislación internacional, no compensó a Uganda por explotar un recurso natural de dicho país en su propio beneficio y tampoco permitió a Uganda utilizar el medicamento fabricado con su micobacteria para tratar a los enfermos ugandeses. El director general de SRPharma se queja en este artículo de que este medicamento no generó los beneficios esperados y se calla que atrajo 20 millones de dólares para financiar su desarrollo.

La casa Bayer, por su lado, se ha beneficiado del descubrimiento de una cepa bacteriana en el lago Ruiru de Kenya a partir de la que ha fabricado un medicamento para tratar la diabetes (Precose o Glucobay). Este medicamento ha generado más de 380 millones de dólares en ventas. El grupo Bayer, que ha violado las mismas convenciones internacionales que cuando le resultan beneficiosas no tiene reserva alguna en imponer a otros, tampoco ha ofrecido nada a cambio a Kenya.

Bayer admitió los hechos, pero se defendió indicando que a pesar de que el origen del medicamento es la cepa bacteriana de Kenya, su desarrollo biotecnológico hace que el producto final sea completamente distinto y concluye que “lo que nosotros hemos patentado no es la cepa bacteriana, sino el producto final”.

Los investigadores responsables del estudio sobre las violaciones del convenio de la biodiversidad en África 69 concluyen de forma muy diferente:

“Nos encontramos ante una nueva forma de colonialismo”.

67. BUNCOMBE, Andrew. “African bio-resources ‘exploited by West’”. The Independent. 17 febrero 2006.
68. Convención internacional sobre diversidad biológica. ONU, 1992.
69. Mariam Mayet, del Centro Africano para la Biodiversidad, y Beth Burrows, del Instituto Edmonds.

 

4. UNA CRISIS INTERNA
CAPACIDAD DE INNOVACIÓN TERAPÉUTICA SUBSTITUIDA POR MARKETING

En el bienio 1994-96, los grandes laboratorios estaban dispuestos a pagar 59 millones de dólares a un laboratorio menor para adquirir una molécula que hubiera completado con éxito las fases de estudio preclínicas, con la intención de llevar a cabo bajo su responsabilidad los necesarios estudios clínicos y poder patentar a su nombre y comercializar en beneficio propio los medicamentos obtenidos.

En el bienio 2000-02, la cifra que estos mismos grandes laboratorios estaban dispuestos a pagar había aumentado a 148 millones de dólares.70

70. PIGNARRE, p. 39

4.1. CRISIS ACTUAL DE LAS COMPAÑÍAS FARMACÉUTICAS
Este dato revela el motivo de la gran crisis en que parece estar a punto de entrar la industria farmacéutica: su capacidad innovadora prácticamente ha desaparecido. Y, sin capacidad innovadora, la industria no tiene futuro.

Esto lo reflejó The Wall Street Journal en 2003 al constatar que las acciones de las empresas farmacéuticas habían estado perdiendo valor durante más de un año.71

71. En el momento de escribir estas líneas se publica la noticia de que el valor de las acciones de la compañía farmacéutica SkyePharma se ha reducido a la mitad en los últimos 5 años y que el año pasado la compañía fue incapaz de encontrar un socio financiero para poder promocionar su nuevo medicamento antiasmático Flutiform (KOLLEWE, J. “SkyePharma rebels lose vote to appoint Thian on board”. The Independent 10 marzo 2006).

El estudio prospectivo realizado por la consultoría de IBM concluyó que,

“El beneficio por acción ofrecido por los 20 primeros laboratorios mundiales a sus accionistas, que en el periodo 1993-98 había sido del 28% de promedio, cayó al 4-5% en los siguientes cinco años”.72

Otro dato significativo es la creciente frecuencia y el volumen de las fusiones que han tenido lugar entre las diferentes grandes compañías farmacéuticas los últimos años.

En el año 2002, Pfizer se convirtió en el primer laboratorio mundial tras fusionarse con Warner Lambert y Pharmacia (que, a su vez, había comprado Upjohn y Monsanto).

Pfizer pasó con tal fusión a poseer el 11% del mercado global. 5 años antes, Merck era el nº 1, pero sólo tenía el 5% del mercado mundial.73

Esta extraordinaria concentración de capital crea empresas-monstruo muy difíciles de gestionar, desestructura los equipos investigadores y los subordina a cargos administrativos no científicos que interfieren en sus líneas de investigación.

J. Drews, ex investigador de Hoffmann LaRoche, afirma:

“La industria farmacéutica está sustituyendo su antigua organización investigadora por un montaje técnico que todavía es capaz de realizar análisis, experiencias con animales y síntesis químicas, pero que se encuentra totalmente incapaz de desarrollar nuevas ideas o conceptos. Las divisiones de investigación de los grandes laboratorios han dejado de ser autónomas y ya no pueden autogestionarse.

Están dirigidas por juristas, financieros, vendedores y gerentes comerciales incapaces de imaginar el futuro si no es como sucesión lineal de los desarrollos ya existentes (…) La industria farmacéutica ha creado unas condiciones que eliminan la originalidad, la creatividad y la libertad y favorecen el consenso, la imitación, la sumisión y el espíritu repetitivo”.74

En el año 1990, un investigador eficiente podía llegara probar contra los “blancos biológicos” conocidos la capacidad reactiva de 2.000 moléculas nuevas en un año. En el año 2000, un robot como los que hoy están a disposición de los grandes laboratorios podía probar 6.000 moléculas en un solo día.75

72. LORELLE, Véronique. “Les industriels devront accelérer le lancement de médicaments plus ciblés”. Le Monde, 15 enero 2003., citado en PIGNARRE, p. 29.
73. PIGNARRE, p. 85

74. DREWS, Jürgen. In Quest of Tomorrow’s Medicines. Springer: Nova York, 1998. p. 221, citado en PIGNARRE, p. 91.
75. PIGNARRE, p. 105

Pero dicho incremento cuantitativo no se ha traducido en un aumento de la innovación, sino todo lo contrario. En cinco años (de 1998 a 2002) se aprobaron en EE.UU. 415 medicamentos nuevos.

De éstos, sólo 133 (32%) estaban basados en moléculas nuevas, y de estos 133, sólo 58 eran moléculas nuevas con efectos diferentes de los efectos de medicamentos ya conocidos. La distribución de estos 58 medicamentos auténticamente nuevos fue: en 1998 se descubrieron 16; en 1999 se descubrieron 19; en 2000, sólo 9, y en 2001 y 2002, sólo 7 cada año.

Ésta es la productividad real de la industria más rentable económicamente en los EE.UU.: una productividad irrisoria si se tiene en cuenta el dinero invertido (unos 30 mil millones de dólares) y el volumen de las aproximadamente 35 empresas implicadas (en el año 2003 Pfizer contaba ella sola con más de 60 fábricas distribuidas en 32 países).76

Las consecuencias de esta política errónea han empezado a hacerse evidentes para todos los implicados. A raíz de las controversias sobre las patentes de los anti-SIDA en África, la política y los privilegios de la industria farmacéutica han sido cuestionados a escala internacional.

En el ámbito de EE.UU. (la mitad del mercado global de medicamentos), los dos factores más importantes que han desvelado la conciencia crítica han sido:

  1. la creciente diferencia de precios entre EE.UU. y Canadá en cuanto a los medicamentos protegidos por patente

  2. el carácter superfluo y potencialmente peligroso de los medicamentos de “yo también”

Veamos estos factores con algo más de detalle.

  1. El precio de un medicamento protegido por patente es en Europa o en Canadá la mitad o incluso un tercio del precio del mismo medicamento en EE.UU..

    Desde 1987, en EE.UU. es ilegal importar medicamentos de Canadá. A pesar de ello, en 2002, más de un millón de ciudadanos de EE.UU. compraban regularmente sus medicamentos en farmacias de Canadá (en muchas poblaciones cercanas a la frontera se organizaban autobuses con tal finalidad).

    Un año mas tarde, el 7% de los ciudadanos de EE.UU. compraban medicamentos a Canadá a través de Internet (el número de farmacias canadienses en Internet pasó de 10 en 1999 a 140 en 2003). La ciudad de Springfield (Massachussets) decidió que, para reducir gastos administrativos, compraría en Canadá todos los medicamentos de sus funcionarios públicos. Un desafío abierto realizado con la intención de denunciar los precios abusivos.

    Boston y representantes gubernamentales de 12 estados más se han adherido a la denuncia de Springfield y están buscando alternativas para adquirir los medicamentos a precios más razonables.77

  2. Las grandes compañías de seguros y un número creciente de estados han elaborado y aprobado formularios que excluyen los medicamentos de “yo también”. Esto significa que las compañías de seguros sólo cubren el coste de los medicamentos de sus asegurados si estos medicamentos constan en su formulario.

    En el caso de los estados, la elaboración de un formulario afecta a las personas de más de 65 años que tienen derecho a acogerse a un programa (Medicaid) que cubre en parte el coste de los medicamentos. Como en el caso de las compañías de seguros, los estados sólo cubrirán el coste de los medicamentos que consten en su formulario, y no los que consten en los listados oficiales de alcance federal controlados por la propia industria farmacéutica.

    En el año 2001 sólo dos estados tenían formulario; en el año 2003, la mitad de los estados de EEUU lo tenían.78

76. AGNELL, p. 221
77. AGNELL, pp. 220-21
78. AGNELL, p. 227


4.2. MARKETING VS. INNOVACIÓN TERAPÉUTICA
Un estudio oficial llevado a cabo por una comisión de expertos nombrada por el Congreso de EEUU estimó que el coste de producción de un nuevo medicamento era en 1993 de 802 millones de dólares.79

79. “Estudio OTA”. Marketletter. 13 gener 1997, pp.24-25, citat a PIGNARRE, p. 24.

El Centro para el Estudio de una Legislación Responsable de Washington efectuó un contrainforme evaluando el coste de los medicamentos que eran financiados a partes iguales por las compañías farmacéuticas y por dinero público (los medicamentos llama-dos “huérfanos”, que representan el 20% de los medicamentos comercializados en EE.UU. y corresponden a medicamentos cuyo mercado potencial es demasiado pequeño para compensar los gastos de investigación).

El coste total de producción de un medicamento huérfano fue hasta tres veces menor que el de un medicamento totalmente producido por una compañía farmacéutica. Esta disparidad se produce porque, en el caso de los medicamentos producidos por una compañía farmacéutica, en el apartado de “producción” se incluyen parte de los gastos que son propiamente de “promoción”.

En el caso de los medicamentos huérfanos, esto no puede hacerse porque el compromiso es repartir a partes iguales los gastos de “producción”, y no los de marketing.

La conclusión es que la mayor parte de los gastos de las compañías farmacéuticas son actualmente gastos de marketing, pero no se presentan como tales, sino que se disfrazan como gastos de investigación o de producción para poder encarecer así aún más los medicamentos.

En 2001, los médicos de EE.UU. recibieron las visitas de un total de 88.000 representantes de la industria farmacéutica que, además de repartirles 11 mil millones de dólares en muestras gratuitas de nuevos medicamentos para que “los probasen” con sus pacientes, les ofrecieron regalos personales, viajes y otras compensaciones.

EE.UU. y Nueva Zelanda son los dos únicos países industrializados en los que está permitido realizar propaganda directa a los pacientes de los medicamentos de receta.

En el resto de países está prohibido porque la vulnerabilidad del paciente puede ser manipulable y la probabilidad de que un médico tenga en cuenta los deseos de su paciente al recetar es también elevada, sobre todo cuando se trata de elegir entre medicamentos que tienen los mismos efectos terapéuticos, como los medicamentos de “yo también”.

Dos ejemplos de cómo puede ser manipulada esta vulnerabilidad son:

  1. los anuncios de medicamentos del “canal paciente” (un canal de TV que sólo se emite en hospitales). Hay que imaginar al paciente acostado en su cama del hospital, preocupado porque no se encuentra demasiado bien, oyendo toda clase de informaciones sesgadas sobre los nuevos medicamentos que podrían curarle, presentadas muchas veces por personajes famosos del mundo del espectáculo o los deportes

  2. el segundo ejemplo son los estudiantes de las escuelas secundarias y campus universitarios a los que se dirigió una campaña masiva de promoción de medicamentos antidepresivos; los centros docentes, a cambio de elevadas cantidades de dinero, permitían que médicos pagados por las compañías farmacéuticas dieran conferencias a los estudiantes y les animaran a pedir a sus médicos o a los médicos del campus que les recetaran antidepresivos para solventar los problemas de personalidad y crecimiento propios de los adolescentes y jóvenes

Un testimonio personal: recuerdo el gran impacto que tuvo en todos los residentes de medicina interna una conferencia, de asistencia obligatoria, que nos ofrecieron pocos meses después de nuestra llegada al hospital de Buffalo (Nueva York) donde tendríamos que llevar a cabo la residencia durante tres años.

Se nos informó de que la tasa de suicidios entre los residentes de primer año era muy alta y que haríamos bien en buscar cuanto antes el mejor tratamiento para nuestra depresión (todos estábamos muertos de sueño y exhaustos por tantas horas de guardias). Nos informaron también de que había salido un nuevo tratamiento que parecía que podía prevenir la depresión.

Tuve la suerte de que mi médico-tutor, un ex médico del ejército de cierta edad y con mucha experiencia me advirtió de los intereses que escondía aquel “acto académico”.

Me impresiona pensar que podría haber muerto o enfermado de por vida a causa de los efectos secundarios de un medicamento que había sido producido únicamente por ánimo de lucro, evaluado y aprobado con escaso rigor, que yo no necesitaba para nada y que me había sido promocionado en un momento especialmente vulnerable.

A mí no me pasó, pero a otros – a miles de otros – sí les ha pasado.


5. UNA OPORTUNIDAD PARA DESMANTELAR EL SISTEMA

Todas las fuentes consultadas para la elaboración de este cuaderno coinciden en afirmar que el mal funcionamiento de la industria farmacéutica puede corregirse (y debe corregirse con urgencia) en beneficio de los enfermos, tanto los del Primer como los del Tercer Mundo, y también en beneficio de la misma industria que, como hemos visto, ha entrado en crisis.

Resumiré a continuación las conclusiones de los autores más citados en este cuaderno.

PRINCIPALES CONCLUSIONES DE M. AGNELL, 2005 80

80. La Dra. Marcia Agnell ha sido editora jefe durante casi 20 años de la revista médica de más impacto, el New England Journal of Medicine.

  1. Las compañías farmacéuticas producen demasiados medicamentos de “yo también” y demasiado pocos medicamentos auténticamente nuevos.

  2. La agencia reguladora más influyente del mundo (la FDA de EE.UU.) está demasiado vinculada a la industria que tiene por obligación regular.

  3. Las compañías farmacéuticas tienen demasiado control sobre los ensayos clínicos que sirven para evaluar la eficacia y la seguridad de sus propios productos.

  4. Las patentes y otros derechos de monopolio tienen una duración excesiva y disfrutan de demasiada elasticidad. Los medicamentos son patentados antes de haberse realizado los ensayos clínicos que tienen que demostrar su eficacia y confirmar su seguridad. Con ello, la duración de la patente empieza a contar cuando todavía no puede comercializarse el medicamento. Así, a la duración de 20 años prevista en la legislación actual tienen que restársele normalmente de 3 a 5 años para completar los estudios clínicos. Debería modificarse esta legislación de forma que el reloj empiece a contar en el momento de comercialización del medicamento y no antes. (…) La duración de la patente podría ser de 6 años. (…) Los múltiples trucos legales mediante los que las compañías farmacéuticas propietarias de una patente bloquean rutinariamente la entrada en el mercado de los medicamentos genéricos durante 30 meses después de que haya expirado su patente tienen que denunciarse y tiene que modificarse la legislación para que tal abuso no sea posible.

  5. Las compañías farmacéuticas tienen demasiada influencia en la educación médica que tiene que ver con sus productos (…).

  6. Existe importante información sobre la investigación, el desarrollo, el marketing y la determinación del precio de los medicamentos que se mantiene en secreto.

  7. Los precios de los medicamentos son demasiado elevados y variables.

PRINCIPALES CONCLUSIONES DE P. PIGNARRE 81

81. Philippe Pignarre ha sido directivo durante diecisiete años de una gran compañía farmacéutica y actual-mente es profesor de la Universidad de Paris-VIII.


Los ciudadanos tienen que intervenir en los siguientes niveles:

  1. Definición de las prioridades de investigación y de asignación de recursos.

  2. Desarrollo de la investigación (sb. los ensayos clínicos)

  3. Comercialización: política de patentes y precios, para conseguir los siguientes objetivos:

    1. Abrir licitaciones según prioridades nacionales e internacionales definidas de la forma más democrática posible (se podrían, entonces, garantizar unas condiciones de comercialización extraordinarias para quien encuentra una curación para una de estas enfermedades prioritarias)

    2. Dar valor a los principios activos y no a los nombres comerciales (que las cajas de medicamentos – al revés de como se hace ahora – tuvieran bien visible el nombre genérico y muy pequeño el nombre comercial)

    3. Premiar el valor añadido real y no de promoción (¡un progreso de curación del 5% no tiene por qué comportar un precio 10, 15 o hasta 100 veces superior!)

    4. Negociar la duración de las patentes; por ejemplo, podrían prolongarse en los países riscos a cambio de eliminarlas en los países pobres (Bristol-Myers Squibb en el año 2001 anunció que, cada 5 años, realizaría una donación de 100 millones de euros para luchar contra el SIDA en África…, pero no liberó sus patentes)

    5. Crear un observatorio de la investigación, un registro independiente de los procesos reales que han conducido al hallazgo de un nuevo medicamento (para poder racionalizar la inversión y evitar engaños). (…)

    6. Decidir democráticamente. Esto debería ser una constante en toda la dinámica económica, pero en el caso de la industria farmacéutica es plenamente operativo y factible y de implementación inmediata, porque para desarrollar un nuevo medicamento, son necesarios ensayos clínicos, y los ensayos clínicos se hacen con gran número de pacientes (o sea, de ciudadanos), que han de dar su consentimiento informado (su aprobación)

PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL INFORME ‘DESEQUILIBRIO FATAL’ DE MÉDICOS SIN FRONTERAS, 2001

  1. Las enfermedades que afectan principalmente a los pobres no se investigan porque su investigación no resulta rentable para la industria farmacéutica.

  2. La OMS debe elaborar un plan de acción eficaz para resolver este problema.

  3. Los gobiernos de los países ricos y de los países pobres tienen que invertir para compensar las deficiencias de la actual economía de mercado.

  4. Debe llevarse a cabo un análisis completo y ajustado del coste real de producción de un nuevo medicamento.

  5. A cambio del dinero público invertido en el estudio y desarrollo de un nuevo medicamento, debe exigirse que este medicamento sea accesible y asequible económicamente para los enfermos.

  6. Deben potenciarse las capacidades de investigación y producción de medicamentos de los países pobres.

  7. Es preciso un análisis independiente del impacto a largo plazo de las actuales políticas sobre la capacidad de producir medicamentos de los países pobres.

  8. Debe crearse un nuevo organismo que trabaje para que las enfermedades olvidadas puedan de dejar de serlo algún día. (…).


PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL COMITÉ DE EXPERTOS DEL PARLAMENTO INGLÉS, 2005:

  1. Los medicamentos de “yo también” ha llegado a ningún acuerdo sobre es-son un problema, pero la comisión no te punto.

  2. Es preciso establecer un centro independiente para llevar a cabo los ensayos clínicos, porque el sistema actual está demasiado sesgado.

  3. La agresividad del marketing inmediato a la comercialización de un nuevo medicamento, el alud de información que se distribuye y el encubrimiento de esta información haciéndola pasar por educación médica contribuyen a que se receten medicamentos de forma inadecuada.

  4. La falsificación de artículos científicos y la ocultación de los resultados de los ensayos no favorables a la industria provoca la proliferación de recetas inadecuadas.

  5. La culpa de las recetas inadecuadas no es sólo de las compañías farmacéuticas, sino también de médicos y otros profesionales que no son lo suficientemente críticos y se muestran demasiado dispuestos a aceptar los regalos de las compañías farmacéuticas y a dar por buena la información que éstas les suministran.

  6. El marketing de la industria farmacéutica es implacable y ubicuo y se dirige no sólo a los profesionales si-no también a los pacientes y al público en general.

  7. Debe elaborarse un folleto para los pacientes con información general y completa que indique cuál es el papel de los medicamentos en el tratamiento de las enfermedades.

  8. La publicidad dirigida directamente a los pacientes es inadecuada e innecesaria en el Reino Unido. Esta publicidad tiene un alto contenido emocional (…).

  9. La publicidad indirecta a través de campañas educativas no está lo suficientemente bien regulada.

  10. A menudo, se desconoce qué tipo de apoyo reciben los grupos de pacientes por parte de las compañías farmacéuticas. Esta información tiene que ser pública.

  11. La vigilancia de los medicamentos ya comercializados es insuficiente.

  12. El gobierno tiene que financiar el estudio de las alternativas terapéuticas no farmacológicas que la industria farmacéutica ignora porque no son rentables para ella.

  13. Los médicos y otros profesionales con derecho a recetar tienen que asumir su parte de culpa por los problemas resultantes de la prescripción inadecuada de antidepresivos del tipo SSRI y de anti-inflamatorios del tipo inhibidores COX-2. Estos medicamentos han sido recetados a gran escala de forma indiscriminada. Esto ha sido debido en parte a la intensa actividad de promoción, especialmente en el momento de su comercialización, pero también es consecuencia de haber mantenido en secreto información importante y de haber aceptado de forma poco crítica la propaganda de las compañías farmacéuticas. El marketing agresivo ha llegado a convencer a demasiados profesionales del hecho que pueden receptar impunemente. (…) No tenemos ningún mecanismo efectivo para temperar la explosión de recetas de la que viene acompañada la comercialización de un nuevo producto. Éste es el periodo más importante para promocionar un nuevo medicamento, pero es preciso hacer notar que es también el periodo en que menos cosas sabemos de sus efectos reales.

  14. Recomendamos que el registro de ensayos clínicos lo mantenga un organismo independiente y que los resultados de todos los estudios – los favorables y los desfavorables – sean hechos públicos como condición previa a la comercialización.

  15. Que se limite la cantidad de muestras gratuitas que reciben los profesionales que pueden recetar, especial-mente durante los primeros seis meses de comercialización de un nuevo medicamento (…).

  16. Es preciso que las evaluaciones de la agencia reguladora y la información y los criterios que ha utilizado para llevarlas a cabo sean públicos. Que se incluyan ciudadanos en las comisiones de estudio y se les ofrezca la formación y el apoyo suficientes para que puedan jugar un papel activo en la toma de decisiones.

  17. Deben investigarse mejor los efectos secundarios. Los observados en los ensayos clínicos previos a la comercialización son insuficientes.

  18. Que la agencia reguladora contrate más personal para monitorizar los nuevos medicamentos durante los primeros meses. Que todos los nuevos medicamentos sean re-evaluados por la agencia reguladora de forma sistemática cinco años después de su entrada en el mercado.

  19. Recomendamos que la agencia reguladora posea la misma autoridad para restringir los usos de un medicamento que la que tiene para autorizar su comercialización.

  20. Recomendamos que se haga efectivo en todo el país el sistema de registro de los efectos secundarios, que se investiguen todos los casos y que ello se realice con transparencia y sin dar falsas seguridades.

  21. Recomendamos que exista un proceso público siempre que un medicamento sea retirado del mercado debido a sus efectos secundarios.

  22. El marketing excesivo alienta a recetar medicamentos de forma inadecuada. Las actuales estrategias para dar a conocer información no sesgada son insuficientes. Recomendamos que la agencia reguladora tenga derecho a veto sobre todo el material promocional de los nuevos productos farmacéuticos y que se limite el derecho a recetar nuevos medicamentos durante los dos primeros años de su comercialización (…). Si al cabo de dos años no han existido señales de alarma en cuanto a efectos secundarios peligrosos, puede entonces ampliarse el derecho a recetarlos.

  23. Recomendamos una mejor coordinación y prontitud en las tareas de investigación de las quejas de marketing ilegal. En caso de que sea preciso corregir la información engañosa, de-be asegurarse que la corrección recibe tanta publicidad como recibió el engaño (…).

  24. El mercado de genéricos es importante. Debe evitarse que las compañías farmacéuticas manipulen la legislación de patentes para alargarlas indebidamente.

  25. Recomendamos que a los estudiantes de medicina se les enseñe a evaluar de forma crítica los resultados de los ensayos clínicos, a reconocer los efectos secundarios de los medicamentos y a relacionarse adecuadamente con los representantes de las farmacéuticas. Deben existir cursos de postgrado obligatorios para todos los profesionales con derecho a recetar para que estén al día. Deben regularse más estrictamente las prácticas de receta de los profesionales.

  26. Recomendamos que las asociaciones profesionales mantengan un registro público de todos los regalos, dinero, honores y otros beneficios que estas asociaciones y cada uno de sus miembros reciban de parte de las compañías farmacéuticas. Cada miembro debería ser responsable de mantener actualizado dicho registro (…).

  27. Que se endurezcan las normas relativas a las campañas de salud promocionadas por los laboratorios de modo que quede claro y sea explícito para todos que aquella campaña ha si-do financiada por una compañía que tiene en ello intereses económicos directos.

  28. Que los grupos de pacientes declaren sus fuentes de financiación y los favores que reciben y lo hagan público.

  29. Que la incidencia, el coste y las implicaciones de las enfermedades causadas por los medicamentos sean investigadas de forma sistemática por el Departamento de Sanidad junto con la agencia reguladora de los medicamentos.

  30. Que el gobierno cree un nuevo pro-grama que asegure el acceso a los medicamentos a todos los enfermos, que garantice adecuadamente la seguridad y la eficacia de estos medicamentos y su uso racional, y vele para que los tratamientos farmacológicos se estudien comparativamente con relación a los tratamientos no farmacológicos.

  31. Que el sistema nacional de salud modifique su normativa y que los tratamientos no farmacológicos se consideren de igual categoría que los farmacológicos.

  32. Que la responsabilidad de representar los intereses de la industria farmacéutica sea transferida al Departamento de Comercio e Industria para que el Departamento de Salud pueda dedicarse exclusivamente, como es su obligación, a la regulación de los medicamentos y a la promoción de la salud.

Tras haber estudiado el tema de los crímenes de las compañías farmacéuticas, mi conclusión no es que la economía tiene que ser regulada por la política…porque ya lo está siendo.

Como hemos visto, sin las leyes favorables del Congreso estadounidense y sin los acuerdos de la OMC no podría haber proliferado esta industria de la forma en que lo ha hecho. Lo que es preciso es que la política que necesariamente regula el mercado sea una política justa, una política del bien común, una política que tenga en cuenta a todo el mundo y no sólo a los más privilegiados.

Una política democrática no sólo de forma.

Para la Inteligencia Rusa, Facebook es un Arma de Guerra Informática

 
Un alto funcionario del Servicio Ruso de Seguridad Federal (FSB) hablando extra-oficialmente a reporteros la mañana del lunes en el Kremlin etiquetó al sitio web social EstadounidenseFacebook como el “Arma de Guerra de Información” más peligrosa del mundo y señaló que a menos que sus poderes sean controlados, las libertades de todos en la Tierra les serán arrebatadas por completo. Por: Sorcha Faal y como se informa a sus suscriptores Occidentales.
 
  Es importante destacar que este alto funcionario del FSB ya había apremiado con anterioridad (abril, 2011) a Rusia a prohibir el Skype, Gmail y a Hotmail como “las mayores amenazas para la seguridad nacional”, una solicitud rápidamente rechazada por el Kremlin debido a que tal acción sería objeto de burla en el Occidente.

      En la evaluación que hizo de Facebook, no obstante, ese alto funcionario del FSB advirtió que, este sitio web, operado, supuestamente de forma privada, es, de hecho, una creación de la Oficina de Alerta de los Estados Unidos (INFORMATION AWARENESS OFFICE – IAO ) cuyo escalofriante logotipo es el “Ojo que Todo lo Ve” remate de la Gran Pirámide brillando su penetrante mirada sobre toda la Tierra y cuya misión prometida para el 2002 (*) es lograr la Alerta de Información Total (TIA) sobre toda la población de los Estados Unidos.

      La IAO señala que el TIA se lograría creando enormes bases de datos de computadora para recolectar y almacenar información personal de todos y cada uno de los habitantes de los Estados Unidos, incluyendo correos electrónicos personales, redes sociales, registros de tarjetas de crédito, llamadas telefónicas, antecedentes médicos y otras numerosas fuentes, sin requerir para ello una orden judicial.

El resultado final visto por la IAO es lo que ellos denominan Identificación Humana a Distancia (HumanID) que describe como sigue:

      “El proyecto HumanID es una tecnología de identificación biométrica automatizada para detectar, reconocer e identificar a humanos a gran distancia para los propósitos de “protección de fuerza”, “prevención del delito” y “seguridad/defensa interna”

Sus objetivos incluyen programas para:

  • Desarrollar algoritmos para localizar y adquirir sujetos hasta en un rango de 150 metros (500 pies).
  • Fusionar rostros y forma de caminar en un sistema de identificación humana de 24/7.
  • Desarrollar y demostrar un sistema de identificación humana que opera hasta150 metros (500 pies) usando imágenes visibles.
  • Desarrollar un sistema de radar de onda milimétrica de bajo poder para campo ancho de detección de vista y campo estrecho para clasificación de forma de caminar.
  • Caracterizar la ejecución de la forma de caminar a partir de un video para identificación humana a distancia.
  • Desarrollar un sistema de reconocimiento de rostro visible multi-espectral e Infra-rojo.

Con el fin de lograr estos insidiosos objetivos, continua indicando ese alto oficial del FSB, la IAO necesitaba encontrar una forma de llegar al pueblo Estadounidense para espiarlos para rodear todas las leyes que los protegen a ellos y a su privacidad y que requería la creación del sitio web social Facebook, que es el sitio Internet más visitado del mundo.

      La creación  verdadera de Facebook se le atribuye a uno de los más valiosos científicos militares de los Estados Unidos, y que fue jefa de la IAO, la Dra. Anita Jones que, a través de la compañía de capital de riesgo del Departamento de la Defensa (DoD) y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), In-Q.Tel le proporcionó a Facebook, su financiamiento inicial y desde entonces le ha canalizado cientos de millones de dólares.

      Desconocido para los usuarios de Facebook es que al convertirse en miembros de ese sitio web social, de hecho, le han entregado al gobierno de los Estados Unidos la propiedad entera y total de todo lo que han hecho, están haciendo ahora, o harán en Internet en el futuro, como lo podemos ver evidenciado en sus propios convenios de Privacidad y de Condiciones de Servicio que ellos autorizaron.

Declaración de Privacidad de Facebook

      “Facebook también recolecta información sobre usted de otras fuentes, como diarios y servicios de mensajería instantánea. Esa información es recolectada si usa o no usted este sitio web.

Condiciones de Servicio de Facebook

      “Al publicar contenido como Miembro en cualquier parte del sitio web, usted automáticamente concede y usted representa y garantiza que usted tiene el derecho de conceder a Facebook, una licencia mundial irrevocable, perpetua, no-exclusiva, transferible, totalmente pagada (con el derecho a sub-licenciar) para usar, copiar, ejecutar, exhibir, reformatear, traducir, extractar (completo o en parte) y distribuir tal información y contenido y preparar obras derivadas de, o incorporarla a otras obras, tal información y contenido y conceder y autorizar sub-licencias de lo precedente”.[/i]-

      Todavía peor son los nuevos reportes en los Estados Unidos de que los miembros de Facebook que han colocado sus números telefónicos en ese sitio, sus agendas y directorios personales, mensajes de texto, fotos, etc. (en esencia todo lo que está almacenado en sus teléfonos celulares o dispositivos de teléfonos inteligentes) cargados al sitio sin su aparente consentimiento, a través de esos convenios de Privacidad y Condiciones de Servicio, esa despistada gente, con su autorización al convertirse en miembros de Facebook, lo están permitiendo que suceda.

      En cuanto a que la IAO pueda implementar su programa de HumanID a través del Arma de Guerra de Información que es Facebook, ese funcionario del FSB alerta que, ya está en proceso pues Alemania, hace poco advirtió que Facebook está, probablemente, sentándose encima de la base de datos más grande del mundo de información biométrica y nuevos informes procedentes de los Estados Unidos muestran que ya han desplegado el Software de Reconocimiento Facial contra sus billones de usuarios, y como lo podemos leer, en parte, en PCWorld.com:

      “No estoy seguro si han escuchado la noticia, pero Facebook, oficialmente, se está haciendo super espeluznante. Facebook anunció el martes que estará implementando la tecnología de reconocimiento facial para todos los usuarios en las próximas semanas, semi-automatizando el proceso de etiquetación de fotos. Seguro, puedes optar por salirte del servicio, pero es un consuelo bastante débil. Después de todo, optar por salirte no evitará que Facebook recolecte datos y reconozca tu rostro, solo evitará que la gente te etiquete automáticamente”.[/i]

      Este oficial del FSB agrega que Facebook “hizo la prueba piloto” de su Software de Reconocimiento Facial contra la gente que protestaba al opresor régimen de Bahrein, que cuenta con el respaldo de los Estados Unidos, cuando se usó para rastrear a los disidentes consignándolos de esta forma a la violación, la tortura y la muerte.

      Igual de peor, en un reporte detallado en octubre 2010 del diario Estadounidense “Examiner” presentó detalles de cómo Facebook ya estaba censurando y suprimiendo varias historias noticiosas en los Estados Unidos, incluyendo las protestas contra el derrame petrolero causado por la BP en el Golfo de México, como lo podemos leer, así:

      “Uno de los ataques tipo programa contra-inteligencia llevado a cabo por Facebook.com y documentado por el diario Político fue contra los miembros de Facebook que trataron de organizar un boicot en Facebook contra la BP, uno de los perpetradores corporativos del derrame petrolero del 20 de abril de 2010 en el Golfo de México que ha devastado la ecología, la economía y la población de esa área.

      Estas sofisticadas técnicas de ataque de software de espionaje y programa de contra-inteligencia de Facebook solo pudo haberlas empleado con la explícita aprobación de un ejecutivo de la alta administración y de nivel de capital de riesgo de Facebook. Ese alto nivel de Facebook anuncia su fácil y abierto acceso al Presidente Barack Obama, uno de los mayores recipientes de contribuciones de campaña de la BP, y cuyo Secretario de Energía, Steven Chu, recibió una cantidad de $ 500 millones de la BP antes de unirse al gabinete de Obama.

      Los investigadores como Vishar Agarwal han demostrado la profundad inter-conexión entre los capitalistas de riesgo detrás de Facebook y el frente de inversión de la CIA, la compañía InQTel, cuyo miembro de la mesa directa, la Dra. Anita Jones fue una alta funcionaria de la DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa) y de la Oficina de Alerta de Información del Departamento de la Defensa.

      Facebook es, de hecho, un activo de Internet controlado de la CIA y la Oficina de Alerta de Información del Departamento de la Defensa (IAO). La IAO fue establecida después de que el Almirante John Poindexter, ex Asesor de Seguridad Nacional del Presidente Ronald Reagan y el ejecutivo de la SAIC, Brian Hicks se acercaran al Departamento de la Defensa con la idea de un programa de alerta de información después de (la operación de falsa bandera del) 11 de septiembre de 2001.

      Facebook, la manifestación clandestina de la creación del SAIC y del Almirante John Poindexter, que es la Ofician de Alerta de Información, ya ha infiltrado al 77.4% de todos los 266 millones de usuarios de Internet en América del Norte (todos miembros ya de Facebook) y ha transformado a la Internet en una forma virtual forrada de terciopelo del Fascismo Amigo y de ciudadanía virtual condicional”.[/i]

      Partiendo de lo sencillo pasando por lo espeluznante hasta llegar a lo aterrador, ese funcionario del FSB advierte que esta Arma de Guerra de Información que es el Facebook pronto “introducirá” a sus miembros a una nueva tecnología que se llama “Tatuaje Dérmico Electrónico” (EST), un parche del espesor de un cabello que se adhiere a la piel como un tatuaje temporal que ellos afirmarán revolucionará el juego y la sensación médica de computadora y que confunde la distinción entre la electrónica y la biología y nos trae a la mente la profecía hecha ya hace tanto tiempo de la “Marca de la Bestia” (Bestia en Inglés: BEAST, chequen bEaST) que la Biblia Cristiana advirtió que en Los Últimos Días uno no podrá ni comprar ni vender sin tener esa marca ya sea en la frente o en la mano.

      Al finalizar su información extra-oficial, ese alto funcionario del FSB, destacó que toda la información recolectada por Facebook (y de la que ya son dueños) ha sido transferida al Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos donde se mantiene en una base de datos terrorista llamada Servicio de Vigilancia de Filtro Terrorista que está cargada con una cantidad desconocida de información personal que incluye nombres, fotografías y datos biométricos de todos los Estadounidenses que son miembros despistados de esta Arma de Guerra de Información.

      Aunque muchos grupos Estadounidenses activistas de derechos han protestado contra esta aterradora intrusión a la privacía de los ciudadanos comunes, el Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos está afirmando que toda la información y contenidos en sus computadoras es confidencial y no se le permite a nadie conocerla.

      Y en cuanto a la sociedad que los Estados Unidos ha creado para sí mismos, solo necesitamos leer este reciente informe (2 Agosto 2011) de al-Jazeera sobre lo que vivirán pronto esas gentes:

      “Nos estamos acercando rápidamente a un tiempo en que los aparatos de justicia yo no necesitarán pedirle a usted su identificación – su información física ni sus datos biométricos, que son necesarios para identificarlo. Un aditamento agregado a un teléfono móvil puede fotografiar y trazar los puntos clave y rasgos de su rostro (convirtiendo los números en datos biométricos), escaneará el iris de sus ojos y tomará sus huellas digitales al momento.[/i]  Este proyecto no existe en un mundo futurista – ya está en etapa de proto-tipo y en proceso de prueba. Para el otoño, el Sistema Móvil de Información y Reconocimiento de Delincuentes (MORIS) que permitirá a 40 agencias de justicia en todo Estados Unidos realizar tales diagnósticos biométricos, ya habrá salido. Hasta ahora, las 1,000 unidades en pedido – a $3,000 y 12.5 onzas por dispositivo- van para los departamentos del alguacil y de la policía.[/i]  La descripción más precisa, no obstante, de las vidas de los Estadounidenses de “Facebook”, y por extensión del mundo, será vivida como lo describe mejor el gran autor y periodistas Inglés, George Orwell (1903-1950) que advirtió a aquellos que entreguen sus libertades a cambio de seguridad – “Si quieres una visión del futuro, imagínate una bota aplastando un rostro humano, por siempre“.

 
Fuente: http://bolsonweb.com.ar/diariobolson/detalle.php?id_noticia=26001#content

MUERE HUGO CHÁVEZ FRÍAS, DICTADOR, MAGO OCULTISTA, BRUJO, SANTERO BABALAWO Y PRESIDENTE DE VENEZUELA: LA VERDAD SOBRE EL CÁNCER QUE LE QUITÓ LA VIDA

Muere Hugo Chávez Frías, dictador, mago ocultista, brujo, santero babalawo y presidente de Venezuela: la verdad sobre el cáncer que le quitó la vida

Esta noticia de la muerte de Chávez se puede de leer inundando la portada de todos los diarios de todo el mundo, y pues la verdad que sorpresa sorpresa no fué tanta, después de las noticias tan locas de los últimos días (renuncia de Benedicto, reina Isabel se enfermó…) y donde no todo es lo que parece

Estamos en la ventana astronómica que ya había anunciado hace unos días y que empezó el 28 de febrero cuando se inició el año de la serpiente, día que renunció Benedicto XVI y que termina el 11 de marzo y en la cual se suponía se anunciaría algo así como la muerte de Hugo Chávez Frías… el mal llamado cristo de los pobres

Aparte de eso, el día de su muerte casualmente se presentó un pico en las manchas solares, que siempre son usadas para generar cierto impacto a nivel emocional y social y vaya que esta muerte sí que logra impactar al pueblo venezolano.

No me alegro por su muerte, por el contrario da tristeza ver cómo personas con grandes cualidades, carisma y capacidades, que pudieran hacer mucho mucho mucho más por su país y el mundo entero, terminan dejándose llevar por su ego, la sed de dominación y poder, mi sentido pésame para su familia…..más no se puede parar de divulgar la verdad

Por ahora dedicaremos este post a Hugo Chávez que había comenzado a prepararlo el 1 de marzo y que no había alcanzado a publicarlo por falta de tiempo.  Talvez este post coja de sorpresa a muchas personas, talvez  para otros de sus seguidores sea chocante y les moleste lo que van a leer ya que comúnmente no se habla mal de los muertos, pues bien, no vamos a hablar mal sino a exponer un tema que es escabroso y del cual no se tiene mucho conocimiento por parte del común de las personas

Primero que todo preguntémonos de qué murió realmente este señor, nos dijeron que de cáncer…. pero  cómo es posible que este cáncer aparecido de la nada hubiera podido acabar con su vida?

Ayer extrañamente se revelaron “pruebas” de que el gobierno americano le inoculó este cáncer a Chávez, pero….. realmente fué mediante radiación como dijeron los medios de comunicación o quienes revelaron estas evidencias, o fué mediante otro método menos tecnológico como la magia, el satanismo y la brujería con lo que le inocularon la enfermedad? todavía creen que Chávez era cristiano porque pedía cadenas de oración por su salud?

Bien … quienes conocen a profundidad esto de las conspiraciones del nuevo orden mundial, sabrán de la estrecha relación entre las sociedades secretas con el satanismo, la magia, los rituales y los sacrificios humanos a los antiguos dioses reptilianos… vamos a ampliar la visión que se tiene del mundo ocultista que no solo está contemplado por los rituales satánicos que se conocen comúnmente o de los cuales han oído muchas veces sino que esto es mucho más amplio de lo que podrán imaginar…..prácticas que desafían cualquier dogma y creencia

Creen ustedes que tanta “devoción” desbordada y fanatizada por las estrellas de cine, artistas de televisión y la música o en este caso por el presidente Hugo Chávez  (qepd), surge voluntariamente del amor incondicional  del pueblo venezolano hacia este señor? o que por el contrario, esa extrema devoción por el comandante Chávez sea posible inducirlas en el inconsciente colectivo  no solo mediante control mental sino mediante conjuros, hechizos mágicos y  la intervención de seres interdimensionales?.

A la derecha vemos a un brujo mago santero consagrado a los dioses.  Comparemos su indumentaria con la de Chávez.


plegarias fanatizadas por la salud de Chávez
de la semana pasada

siempre les he dicho…. la realidad supera a la ficción en miles de kilómetros….Hugo Chàvez consultaba el tarot, videntes, era walk-in canalizador espiritista y SANTERO!

Chávez en julio del año pasado denunciaba que le habían hecho “brujería”: http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/hugo-chavez/120718/chavez-la-oposicion-me-ha-lanzado-brujeria-para-que-yo-no-haga-campana
Hugo Chávez exhumó los restos de Simón Bolívar con motivaciones mágicas http://eltemplodelaluzinterior.com/2010/07/17/en-venezuela-relacionan-la-exhumacion-de-los-restos-de-simon-bolivar-con-oscuros-rituales-de-brujeria-o-santeria/
Hugo Chávez usa los huesos de Bolívar para permanecer en el poder y hechizar la mente de los venezolanos  http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/10535/la-fuerza-maligna-de-chavez-los-babalaos-y-la-apertura-del-sarcofago-del-libertador/
El dios Changó le pide a Chávez la espada de Bolívar si quiere su protección http://www.cubaenelmundo.com/Articulos/vives/vives237.htm
Chávez se protege con los huesos y la espada de Simón Bolívar http://www.intereconomia.com/blog/mejores-noticias-alba/medium-chavez-podria-haber-usado-huesos-bolivar-para-protegerse-20110707
Secuela de muertes después que Chávez exhumara los restos de Bolívar http://www.soitv.com/conozca-la-secuela-de-muertes-a-las-que-llaman-la-maldicion-de-bolivar/
Hugo Chávez recurrió a la santería para curar su cáncer http://www.elcomercio.com/mundo/Hugo-Chavez-recurre-santeria-Bocaranda_0_696530394.html
Chávez recurre a brujo brasilero que hace milagros http://www.abc.es/20120317/internacional/abcp-chavez-recurrio-veces-curandero-20120317.html
La brujería se infiltra en la política http://www.co.terra.com/terramagazine/interna/0,,EI8862-OI3299587,00.html
Los brujos del poder, brujería en la política mexicana http://www.youtube.com/watch?v=lTbOxZSgbPE
La brujería es una realidad del siglo XXI   http://noticias.prodigy.msn.com/internacional/articulo-bbc.aspx?cp-documentid=256150905

 


Nos adentraremos un poco dentro de la santería y de los nexos que no solo este dictador-presidente venezolano tuvo con el ocultismo sino también otros reconocidos líderes políticos, incluso artistas de talla internacional como por ejemplo  Jennifer López, Shakira entre otros artistas famosos que no solo han tenido gran influencia en sus fans y seguidores a nivel musical sino una influencia a nivel espiritualimperceptibles tendientes a implantar la nueva religión luciferina

Como siempre he dicho, quien investiga de estos temas no puede dejar las piezas del rompecabezas de manera desligada, sino que se debe tener una visión amplia para encajar las piezas.

Para poder entender de esos nexos, hay que conocerqué es la santería y cuál es la verdadera relación con la nueva era, el satanismo, la masonería y el nuevo orden mundial.


Siempre se ha tenido la creencia que la santería es practicada por personas analfabetas, gente pobre, gente sin cultura, gentes sin sabiduría, pero esto no es así, abogados, políticos, modelos, periodistas, reinas de belleza, profesores, cantantes, presidentes, médicos, ingenieros, la practican mezclándola con el catolicismo y el cristianismo.  Pero es la santería algo muy diferente a otros “linajes espirituales” como  la magia, la brujería, el VUDÚ, el Candomblé, el batuque, el satanismo, la nueva era y la masonería?

Jennifer López, Francisco Céspedes, Gloria Stefan (madrina musical de Shakira), Celia Cruz, Don Francisco, Ivy Queen, Daddy y Yankee, Chayanne, Marc Antony, Estefano, Ricky Martin, Julio y Enrique Iglesias, Shakira, Rafaela Carrá, Locomía, José Luis Perales, Ruben Blades, Paulina Rubio, Santana, 50 cent, Luda Cris, Rihanna, Jimy Hendrix, Michael Jackson (qepd), Beyoncé son solo unos ejemplos de famosos quienes practican y están “hechos y consagrados” a los dioses del vudú y la santería

JLO y su prostitución ritual




Shakira sobre pentagrama ocultista
Lady Gaga en Roma
promoviendo el movimiento gay
del nuevo orden mundial



 



Shakira













Naomi










Julio Iglesias
Locomia luciendo
la bandera del dios arco iris
dios del vudú y la santería



























Fidel Castro y los rituales de protección por parte de los santeros babalawos cubanos
   

Rihanna, practica/aplica vudú en
 sus videos y conciertos

El nombre de santería fué dado por los españoles a la religión de sus esclavos, un término que usaban de manera despectiva para  las prácticas religiosas de sus esclavos….. que en apariencia demostraban que se habían convertido al catolicismo cristiano, cuando en realidad seguían rindiendo culto a sus dioses de manera disfrazada.

El nombre original africano de su religión es Yoruba Lucumí “Yoruba Oluku mi”, en realidad una sociedad secreta 

Una sociedad secreta para que entiendan mejor este concepto, es una organización que  exige de sus miembros la total discreción y ocultación de sus actividades, las cuales contienen ritos sanguinarios de iniciación de sus miembros, así como se exige la ocultación de los objetivos de la organización misma, esto se hace mediante juramentos que en caso de romperse, pueden conducir a la muerte misma del iniciado e incluso de su familia.

Por regla general, se llega a la santería buscando resolver un problema, ya sea de salud, económico y en la mayoría de veces especialmente amoroso, deseos de fama, dominación,  y de poder ya sea sobre una persona, grupo, una nación o el mundo entero.

Paris Hilton víctima de mk ultra y
mariposa monarca que
Hizo vudú a su novio Ronaldo que le
causó una lesión que le impidió
al jugador cumplir con sus deberes
futbolísticos

Cuando la persona llega a la santería es porque ya ha hecho un recorrido intentando solucionar su problema, en especial ya ha recurrido a  la ayuda incluso de la iglesia por medio de las “cadenas de oración” pero su problema siguió sin resolverse.

Sus rezos y oraciones en la iglesia no “funcionaron”, Dios “no le dió los resultados esperados” entonces así es como generalmente estas personas llegan a introducirse a la santería y la brujería, como en el caso de Chávez.

Otro ejemplo  de esta realidad espiritual lo  tenemos en el surgimiento de la famosa muñequita Hello Kitty.

Fidel Castro en África en los 80´s
enviado como miembro de su
logia santera cubana…

Una mujer puso a su hija en cadenas de oración en muchas iglesias cristianas de su pueblo rogando por la sanidad del cáncer de su hija, y sin “respuesta de parte de Dios”, recurrió a la magia y pacto con entidades “espirituales” que lograron sanar el cáncer que estaba padeciendo la niña.

Hello Kitty surgió como agradecimiento de ésta mujer a estos entes, después de que su hija fuera “sanada” del cáncer de boca….por eso Hello Kitty no tiene boca!!!

O por lo menos… estas entidades espirituales no la sanaron en realidad sino que trasladaron el cáncer a otra persona.

Ese traslado o transferencia de enfermedad se llama en la magia y la santería: “traspaso de salud”, que debe hacerse o transferirse  a uno de sus influenciados (en este caso estamos seguros que fué lo que pasó con el extraño grave estado de salud de Chávez), en lo que no estamos seguros es de parte de quién recibió el traspaso de salud. Hasta donde sabemos Fidel Castro “tenía cáncer en estado terminal” y debía haber muerto entre el 2005 y 2006, pero por el contrario su estado de salud mejoró notablemente cuando Chávez empezó a empeorar… Chàvez era su influenciado

Otro  ejemplo claro de estos trabajos mágicos fué la construcción con ayuda de conjuros y “ayuda de los espíritus”, de una gigantesca cárcel invisible como la existente en Cuba, donde sus habitantes realmente viven alienados “espiritual y mentalmente” gracias a la actividad paranormal imparable de los santeros del dictador  Fidel Castro, igual situación tenemos conocimiento está ocurriendo en Venezuela ya desde hace unos años.

 

A estas personas que buscan solución a su problema, se les afirma que el “santero” tiene conexión con entidades del más allá, pero NADIE se cuestiona o se pregunta con quién es ese contacto, qué tipo de seres o entidades son esos que  a través del santero (médium)  piden sacrificios animales y humanos

Algo común en la santería son las estatuas de lo que los cristianos católicos denominarían “santos  y vírgenes“.

Pero tiene que ver la santería con los santos y sobretodo con la vírgen María  y su hijo Jesús?

La Santería es un conjunto de sistemas religiosos que funden creencias católicas con la cultura tradicional Yoruba Lucumí de los esclavos africanos, que consiste en la creencia en un dios que gobierna el universo con ayuda de dioses que poseen diversos poderes específicos, una religión ligada estrechamente a la Teosofía Luciferina de Madame Blavatsky pilar de la nueva era y la Masonería,.  Por qué esa estrecha relación? si son cosas totalmente opuestas, por lo menos en apariencia?

los dos dictadores santeros vestidos de rojo,
el color del dios Changó, abiertos
reconocidos hermanos “de fé” y
protegidos por el dios Changó

La santería tiene alrededor de 30 dioses llamados Orishas que se encargan de dar dinero, destruir enemigos, matar, sanar, enfermar, arruinar la salud, obstruir la suerte, generar toda clase de quebrantos físicos, emocionales y anímicos, dar felicidad, unir  a dos personas, dar fama, fortuna entre otras cosas que desee la persona que les invoque su ayuda.

Entre más grande el favor de estos dioses, más grande deberá ser el sacrificio y el pago.

Por ejemplo, para ayudar a alguien a ligar a su pareja, el ente espiritual podrá pedir ofrendas pequeñas como cereales y frutas y sacrificio de unos animales como una gallina.  Para pedir protección podría pedir sacrificio de unas cuantas gallinas o sangre de alguna vaca  (recuerden los casos reportados del chupacabras).  Para pedir fama, poder y fortuna, los “orishas” no se conforman con una gallinita o una vaquita…. piden sacrificios de sangre humana y especialmente de niños!

Rabino judío sacrificando una gallina
Elian en la casa de un importante santero babalawo
en Maryland, junto con los representantes del gobierno
cubano, el cuerpo diplomático de Fidel Castro
en donde se llevó a cabo una ceremonia ritual
para consagrar al niño al dios Changó

Recuerdan a Elián González el niño balsero cubano? porque es otra pieza del puzzle

Sí, un niño que protagonizó una conmovedora historia que formó parte de esas noticias mediáticas de la élite hace unos años y que está también matizada por la santería!

Un niño cuya supervivencia estuvo matizada por lo milagroso, ningún rasguño, ninguna quemadura de sol, no estaba deshidratado, aparición de la virgen incluída.

Un niño “salvado milagrosamente por los delfines”  se convirtió en símbolo y parte de una profecía mesiánica hecha por los dioses de la santería.

Fidel Castro como de costumbre consultó por medio de sus santeros personales a los orishas, queriendo saber sobre su futuro debido a su estado avanzado de edad y con mucho miedo de que a su muerte el régimen castrista sea derrocado.  Es así como en medio de un ritual y a través de un babalawo, los dioses le hablaron y le dieron a Fidel Castro una profecía, la cual decía que un niño mostraría el camino a seguir, que a ese niño lo salvarían los “ángeles del mar” y que será quien “devuelva la libertad” al pueblo cubano.

Fidel sabe que ese niño es “divino”, una especie de niño índigo que cumplirá un papel muy importante en la agenda del nuevo orden mundial. También le fué profetizado que cumplido un año después de que ese niño “mesías” volviera a Cuba, Fidel moriría.   Es por eso que hizo el traspaso de salud, hasta ahora Fidel no ha muerto

Este niño fué escogido y utilizado por los dioses, y se ha equiparado su importancia a la de Moisés, ya que se cree que fué escogido para  guiar a Cuba en un futuro.  Este niño ha sido guiado personalmente por Fidel y su hermano, lo han apadrinado y acompañado durante su pubertad y adolescencia.  Este niño ha sido manipulado mentalmente para los propósitos  y promoción de la propaganda castrista, ese niño no recuerda NADA de lo que le pasó en el mar ni a su madre, un niño que hoy es militante de la juventud comunista, adoctrinado, cuidado y mimado personalmente por Fidel Castro que guía cada uno de sus pasos.

Como vemos la santería y la magia siguen y siguen rondando a estos líderes políticos.  Será este niño el futuro dictador que seguirá los pasos de Fidel Castro o Hugo Chávez en la santería?  porque ya fué consagrado a los dioses orishas

Esta “religión” es practicada con bastante fuerza no solo en muchos países centroamericanos como México, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Panamá, sino como Brasil, Colombia, Estados Unidos, Canadá, España especialmente en Canarias, Holanda, Suiza, Francia, Inglaterra, Alemania son algunos de esos países donde se practica por gentes de todos los estratos sociales, y a la cual se entra o se pertenece también por medio de sociedades secretas, algunas de ellas son la de Abakuá o la Comisión de la Letra del Año o la de los Amigos de San Lázaro las únicas que tienen templos constituídos legalmente y donde los rituales y ceremonias son  idénticas a las de la masonería.

Michael Jackson luciendo la cruz de Nerón
y haciendo el mudra de la mano cornuda, a
un lado el ojo que todo lo ve. Michael
también hizo vudú para acabar con
Steven Spielberg, Madonna, entre otros

La santería es una secta que bajo una aparente religiosidad, santidad y pureza,  ha disfrazado durante siglos sus prácticas mágicas, espiritistas, satánicas y delictivas bajo el manto del cristianismo, disfrazando a sus dioses metamórficos, dándoles formas santificadas y virginales.

En la nueva era, a estos mismos dioses les llaman maestros ascendidos, que son quienes guían a los masones…. como se puede ver… todo está ligado!

Por qué cree que Chávez lucía siempre de rojo?

San Juan Bautista es representado siempre vestido con un manto de color rojo, que es el símbolo del martirio, según la santería.
En el rito escocés el mandil de los maestros está bordado de rojo, color del martirio de San Juan o de Hiram.
En la iniciación masónica, el rojo representa la última fase alquímica, la Obra al Rojo, momento en el que el iniciado se transforma en el andrógino alquímico, en el andrógino divino, en el propio Dios (Baphomet). La Obra al Rojo, está asociada al oro.
El rojo, significa la vitalidad, es el color de la sangre, de la fuerza y del fuego. Color fundamental, ligado al principio de la vida, expresa la energía. En general los rojos suelen ser percibidos como potentes y protectores. Asimismo se puede relacionar con la guerra, la sangre, el amor, el peligro, la fuerza, la energía… Estamos hablando de un color cálido, asociado con el sol.
En la francmasonería, el rojo designa el sistema de altos grados del rito escocés. Se considera que en los sueños significa que la persona está preparada para la acción, se inicia la conquista y los sufrimientos; es entrega y también tribulación. La “Masonería roja”, la forman los grados 4 al 18, es el color de los maestros escoceses, simboliza la grandeza del poder que asiste al Gran Arquitecto del Universo.

Estos son algunos dioses que se han mimetizado bajo las formas “santificadas” del catolicismo:

niño de atochá luciendo la
concha luciferina
  • Eleggua es el dios que “abre o cierra los caminos” (al éxito, fama, fortuna, lo que se desee) y se disfraza de niño de Atochá, imita al niño Jesús
Benedicto luciendo el poncho  con la
concha  luciferina del niño de Atochá?
  • Obatalá es el dueño de “todas las cabezas” del mundo y se disfraza de la virgen de las Mercedes
virgen de las Mercedes
  • Changó es el dios del trueno,  Baal, Zeus, Thor y se disfraza de Santa Bárbara y siempre lleva una espada (representando  la guerra) y lleva vestiduras rojas (representando los sacrificios de sangre).                                                                      Santa Bárbara luce como la diosa Inanna-Ishtar que era la diosa de la guerra.  Celia Cruz rindió culto en sus canciones a este dios como la canción    “Changó ta veni”  o “Yemayá” y en la canción waka waka de Shakira la oimos también invocando a Changó y a Eleguga, que vienen siendo la Madre maga poderosa y su hijo metamórfico, Isis y Horus, Ishtar y Tammuz, LUCIFER!!  que se invoca en muchos trabajos, aunque su nombre no pareciera asociarse a Changó, es claro que se mimetiza bajo diferentes disfraces para no despertar sospechas.  En el vudú Changó es nada menos ni nada más que el mismo dios Damballah-Wédo, el dios arcoiris  (el de la bandera del orgullo gay!), un dios serpiente a quien los famosos rinden constante culto y veneración por sus favores recibidos.
dios serpiente concierto de Shakira

santa Bárbara
  • Oshún es la diosa del amor, la coquetería, sexualidad, el oro, la creadora del dinero y se disfraza de la virgen de la Caridad del cobre, la patrona de Cuba
  • Babalu Aye dios de las enfermedades venéreas se disfraza de san Lázaro, Yemayá diosa de las aguas  (dios del olimpo de las aguas y los mares), se disfraza de la virgen de Regla, Agayú el dios de la fuerza bruta y de los volcanes se disfraza de san Cristóbal, el dios Inle se disfraza del arcángel san Rafael y suele hacer curaciones y operaciones espirituales, Oyá la diosa del cementerio se disfraza de la virgen cuyo territorio de dominación está en Canarias y es la virgen de la Candelaria
virgen de la caridad del
cobre

Como se puede ver, el grado de engaño es inmenso e imperceptible para quienes practican la santería, la magia, el vudú, la nueva era, ya que estos “santos”, vírgenes o maestros ascendidos no son otros que los mismos antiguos dioses reptilianos metamórficos.

Extrañamente siendo Cuba una isla tan pequeña, es el octavo país a nivel mundial, con la mayoría de iniciados en la masonería, un país  donde la “diosa” tiene el mayor centro de operaciones en  latinoamérica y la religión mayoritaria es la santería.  En Venezuela actualmente más del 30% de la población practica la mezcla de catolicismo y santería.

De hecho masonería, teosofía y santería gozan de gran prestigio, apoyo y respeto en naciones como Cuba, Venezuela y Estados Unidos entre otros donde se suele perseguir a los verdaderos creyentes cristianos, pero se promueve este tipo de prácticas “religiosas y filosóficas” cuyos pilares fundamentales son la adivinación, el espiritismo y el sacrificio de animales y de humanos

La gran logia de Cuba por ejemplo utiliza a un conocido santero Babalawo que es también masón y que tiene voz “autorizada” en la radio de los Estados Unidos y financiada igualmente por este gobierno americano.  Raro que le patrocine cosas a los santeros de Fidel no?
Encontramos también con gran sorpresa que en golpes de estado que se han dado en algunas naciones,  han estado involucrados Babalaos santeros masones usando la magia a favor de esos golpes de estado. E incluso estos santeros babalawos han estado trabajando para los gobiernos para evitar revueltas y revoluciones sociales y mantener a la población bajo control mental y psíquico, subyugados espiritualmente, esa es la verdadera razón por la cual en apariencia por lo menos, la élite nos lleva ventaja y no podemos desligarnos de ellos.
El santero babalawo Paulino Baptista confirmó que Chávez era también santero y que cuando  Chávez iba de incógnito a Cuba, era rociado con sangre de toro en sus ceremonias para obtener la “protección” de Changó a quien estaba consagado al igual que Fidel Castro.La periodista y tarotista Esmeralda Queen también realizó trabajos mágicos para Chávez, incluso esta tarotista en su momento le auguró en 1996 el importante papel que iba a jugar en la vida política del país.

Ella también afirma que la “gran fortuna de Chávez” era debida a su afición y práctica de la santería

El sacerdote José Palmar y quien fuera un furibundo chavista, incontables veces ha afirmado también cómo Chávez practicaba la santería, incluso afirma haberlo acompañado incontables veces en sus rituales los jueves santo y ser testigo de canalizaciones realizadas por Chávez mismo… como quien dice… Chávez no solo era un presidente sino un médium-canalizador de estos dioses bélicos sedientos de sangre, como lo es todo el que es masón y llega al poder.

Nadie logra ver las reales implicaciones de toda esta extraña mezcla de política, sociedades secretas, magia, hechicería, la nueva era, vudú, santería, satanismo y el nuevo orden mundial luciferino, cuyas consecuencias nefastas hemos podido evidenciar en una ruda y cruenta GUERRA ESPIRITUAL que parece nadie lo nota.

Estos dioses metamórficos a través de los babalawos de Chávez, manifestaron en el 2002 que en Venezuela se estaba dando un despertar de una conciencia colectiva que estaba dándose de manera sistemática y telepática contra el sistema chavista  revolucionario y de maldad, Changó manifestó que eso era algo que había que EVITAR a como diera lugar!

Por eso estos espíritus ordenaron a Chávez impedir ese despertar mediante una maldición nacional, rociando pócimas mágicas desde su avión presidencial para evitar que ese despertar se interpusiera en el “sueño masón bolivariano”.

Como se puede ver, son muchas las implicaciones a nivel político, económico y social mediante la intervención de la magia y la invocación de estos entes interdimensionales y sus hechizos puestos sobre nuestras mentes afectando el bienestar colectivo de no solo una ciudad o nación sino del mundo entero…..

Como se puede evidenciar con el caso de este santero, mago ocultista y dictador, el mal siempre se disfrazará de bien, el mal se alimenta del mal mismo y como todo mal… solo podrá terminar mal.

Cristina Fernández presidenta de
Argentina también padeció un
cáncer de tiroides y que en enero
del 2012 se le desapareció mágicamente
Presidente Lula tenía cáncer de laringe
en marzo de 2012 no volvieron a detectarle
el tumor… se desapareció mágicamente
Fernando Lugo presidente de Paraguay
también tenía un cáncer linfático y en
enero del 2012 también se le desapareció
mágicamente
Alvaro Uribe… cáncer de piel

Creo que esto nos sirve de lección de vida, Chávez creyó tener toda la situación bajo control, creyó conocer los caminos oscuros que estaba recorriendo, creyó que hundiéndose más y más en el ocultismo podría lograr todos sus caprichos y deseos, no supo que jamás fué dictador ni presidente de nada, que los dictadores y jefes en realidad son otros…. creo que al final de cuentas se enteró que solo fué una marioneta útil más de los dioses reptilianos metamórficos que  no quieren y nunca han querido nuestro bienestar y mucho menos la salvación de nuestras almas, confiar en ellos es decisión personal, pero creo que este caso puede abrirnos los ojos, gracias Chávez por mostrarnos que el mal nunca triunfa.  Aprendimos que los dioses NUNCA cumplen lo que prometen. Recuerden que no todo es lo que parece y la próxima vez que escuchemos de niños desaparecidos que nunca aparecen, de viajes incógnitos de presidentes al África o a Cuba, recordemos que nuestra humanidad sigue y seguirá siendo manejada por personas como Chávez… ocultistas y magos que poco o nada le interesa el bienestar colectivo sino el bienestar propio. Habrá que estar atentos a ver que otro presidente “aparece con cáncer” porque no dudaría que se trate del siguiente caso de transferencia de salud mediante hechicería y conjuros. Que en paz descanse

Dilma Rousseff con cáncer linfático del cual
se curó mágicamente en febrero del 2013
Juan Manuel Santos, cáncer de próstata… enero 2013

Publicado por 

El asesinato de Hugo Chavez ya estaba Planeado, Aaron Russo lo dijo antes de que pasara.

Imagen

 

Aaron Russo avisó del 11-S, de la invasión de Afghanistan e Irak y de que uno de los objetivos de la Élite era “deshacerse” de Hugo Chávez. El próximo objetivo que anunció es la implantación del chip RFID, para controlar la vida y el dinero de toda la gente y si alguien molesta, pués se le apaga y punto. Todo esto se lo dijo Nicholas Rockefeller

Aaron Russo, director y productor estadounidense de cine, candidato a gobernador de Nevada el 2000, finalizó segundo con casi el treinta por ciento de los votos, derrotando al gobernador en ejercicio. En enero de 2004, él declaró su candidatura para la nominación presidencial de los Estados Unidos por el Libertarian Party. En la convención en mayo, Russo ganó las dos primeras rondas. El fue derrotado en la tercera y última votación.

En esta entrevista (extracto), señala, como Nicholas Rockefeller, le dijo 9 meses antes lo que iba a pasar el 11-S, ademas le expuso los planes para impulsar la falsa guerra sin fin contra el terrorismo y las guerras para el medio oriente.

Aaron Russo habló del New World Order.

Aaron Russo , después de presentarse como gobernador en Nevada y habiendo dirigido anteriormente películas como “Trading Places” de Eddie Murphy, Hollywood dio la espalda a Aaron Russo cuando comenzó a hacer uso de la palabra después de saber, a través de Nick Rockefeller, que el verdadero propósito del microchip es el control total de la población.

En la entrevista que Alex Jones le realizó al director de cine en 2006, habla del próposito último de los microchips, explica que Nicholas Rockefeller le aseguró, 9 meses antes de que sucediese el 11-S, que iba a ocurrir un suceso -nunca le dijo el tipo de suceso que sería-, a raíz del cual invadirían Afganistán, le habló de oleoductos en el mar Caspio, invadirían Iraq, establecerían un nuevo orden en Medio Oriente, y tratarían de introducirse en Venezuela.

Él habla de una amistad que al parecer comenzó durante su campaña a gobernador de 1999, que dio lugar a una invitación para participar en el Consejo de Relaciones Exteriores y revelaciones sobre el próximo Nuevo Orden Mundial, incluidos la inminencia de un “acontecimiento” como pretexto para la guerra en el Oriente Medio y la Unión de América del Norte con una moneda única , entre otros.

“El 11-S fue realizado por personas de nuestro Gobierno, y nuestro sistema bancario…La guerra contra el terror es una mentira, una farsa“.

Tuvo contacto con la élite.El 11-S fue la excusa para continuar la agenda del Gobierno Oculto. Incluida la globalización de las implantaciones de microchips con la finalidad última de esclavizar a la población mundial. La pretensión, que Nicholas Rockefeller le aseguró, que perseguían con los niños -según declara Russo en esta entrevista- es conseguir que vieran al Estado, a sus instructores, a las instituciones como su familia. No así a los padres biológicos.

Llegamos a la conclusión de que, a través de los microchips implantados en el cuerpo de las personas, las áreas de control sobre la vida de éstas serían totales: control sanitario, económico, laboral, localización 24 horas al día; posibilidad de escaneo de información sobre la vida privada, la religión, filiación política o sindical, etnia, información de ADN, … Es decir, CONTROL ABSOLUTO. Según Warwick, incluso control mental, emocional o sexual.- Gracias a Proyecto Matriz.

En enero de 2007, Russo anuncio su total apoyo a la candidatura presidencial de Ron Paul. En Agosto Falleció.

Fuente 1: Despiertate
Fuente 2: Prueba Documental
Fuente 3: MasterNewMedia

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=oSIJ0_X4DnA#!

http://tu.tv/tutvweb2.swf?kpt=aHR0cDovL3R1LnR2L3ZpZGVvc2NvZGkvYS9hL2Fhcm9uLXJ1c3NvLWhhYmxhLWRlLXJvY2tlZmVsbGVyLTExLXMuZmx2&xtp=208170&referer